¿Con o sin comentarios?

Hoy Jeremy Keith habla en Comments on community sobre lo bueno y lo malo de los comentarios. En Slashdot, en Digg, en cualquier otro sitio de comunidad o, sobre todo, en los blogs.

Comenta cómo en su opinión (y en la mía, ya puestos) la mejor conversación, en los blogs, es la que se da entre blogs, y no en los comentarios. Y que a medida que crece una comunidad de usuarios decrece la ratio señal / ruido en los comentarios (mientras que la inteligencia colectiva se dispara, y sólo hace falta fijarse en Slashdot o Digg para ver ambas ‘leyes’ en la práctica). Y, finalmente, cómo cuanto más centrada es la comunidad alrededor de un blog, mejor calidad tienen sus comentarios. En el caso de este blog, no podría ser más cierto: el 99% del blog atrae muy poco comentario, de muchísimo valor; el 1% que encanta a los buscadores atrae paja en grandes cantidades.

Sí, si yo fuera microsiervo, los comentarios se habrían cerrado hace mucho, mucho tiempo (y si algún día tengo que invertir más de un cuarto de hora al día en moderar los míos, los de otro blog más caerán como fruta madura).

El estado de la blogocosa

Aprovecho un par de enlaces para juntarlos en una entrada sobre la blogocosa…

Por un lado, David ‘Technorati’ Sifry publica la segunda parte de su último informe sobre el estado de la blogosfera (la primera parte), que merece una lectura atenta y calmada. (Por cierto, lo de Technorati Explore no tiene mal aspecto…). Nota: tampoco hay que fiarse mucho de Technorati, que sitúa a otro blog máspor encima del 22.000 de su ránking (muy arriba me parece a mí…), lo que nos colocaría en la categoría ‘The Magic Middle’.

Por otro lado, muy recomendable Blogs to Riches, un artículo sobre los bloggers ‘pata negra’ aparecido en la revista New York. Blogs con páginas vistas en los centenares de miles al día, CPMs de diez dólares, y demás historias para alucinar de los Gawkers, Dentons y Calacanis del mundo.

myComments, facilitando la conversación en los blogs

El problema es conocido. Se supone que los blogs incitan a la conversación, pero luego esta es difícil de seguir. Hace unos días apareció coComment (en beta, naturalmente) (se comentó en Error 500), una alternativa que no me convenció demasiado. Hoy me entero de la existencia de myComments, que pretende tirar de RSS para solucionar el problema. Con API abierta y todo, documentada aquí (y en español, que es un producto argentino). No es uno un gran blog-conversador, pero habrá que estar al tanto.

PS 20060214 Aun otra alternativa: co.mments.