Spook Country – 3. Volapuk

Más información, aquí­.

Milgrim, con el abrigo Paul Stuart que habí­a robado en un deli de la quinta avenida el mes anterior, observó como Brown abrí­a la enorme puerta enfundada de acero con un par de llaves que habí­a sacado de una bolsa Ziploc, exactamente el tipo de bolsa que Dennis Birdwell, el camello de Milgrim en East Village usaba para empaquetar anfetas.

Brown se irguió, mirando a Milgrim con su habitual aspecto de menosprecio alerta. «Ábrela,» ordenó, balanceando su peso sobre los pies. Milgrim lo hizo, con un pliegue del abrigo entre su mano y el pomo de la puerta.

La puerta se abrió a la oscuridad y el indicador rojo de conexión de lo que Milgrim supuso que sería un ordenador. Entró antes de que Brown tuviese la oportunidad de empujarle.
Continuar leyendo «Spook Country – 3. Volapuk»

Spook Country – 2. Hormigas en el agua

Más información, aquí.

El viejo le recordaba a Tito a uno de esos carteles fantasma, que se decoloran en lo alto de paredes sin ventanas de edificios ennegrecidos, con los nombres de productos a los que el nombre ha hecho perder su significado.

Si Tito viese uno de esos anunciando las más recientes y terribles noticias, pero supiese que siempre había estado ahí, palideciendo con todo tipo de meteorologías, inadvertido hasta hoy, se parecería a la sensación de encontrar al viejo en Washington Square, junto a las mesas de ajedrez de cemento, y pasarle un iPod, bajo un diario doblado.

Continuar leyendo «Spook Country – 2. Hormigas en el agua»

La cita del día

Hasta hace muy poco había un puñado de canales en el mercado musical que controlaban los «guardianes de la puerta». La radio, Tower Records, la MTV, cierta prensa mainstream como Rolling Stone. Así se enteraba la gente de lo que salía. Todas las discográficas estaban diseñadas para trabajar con ese modelo. En un punto, si tenías algo no muy bueno, a base de músculo y falta de alternativas, podías lanzar ese producto por esos canales. Y el negocio de la música ha funcionado así durante 50 años. Bueno, el mundo ha cambiado. Y la industria no.

El legendario productor Rick Rubin, ahora mismo colíder en Columbia, en un interesante reportaje del New York Times. Quizá con gente así en posiciones de mando la industria discográfica se reinventa y sobrevive. Ahora bien, como apunta el propio Rubin, el mundo ha cambiado y difícilmente volverán las discográficas a ser lo que fueron. Afortunadamente para la música.

Spook Country – 1. Lego blanco

Más información, aquí.

«Rausch,» dijo la voz en el móvil de Hollis Henry. «Node,» dijo.

Encendió la lámpara de la mesilla de noche, iluminando la la lata vacía de Asahi Draft, del Pink Dot de la noche anterior, y su PowerBook lleno de pegatinas, cerrado y durmiendo. Lo envidiaba.

Continuar leyendo «Spook Country – 1. Lego blanco»