Loterías, probabilidades y prensa

Una entrada más para intentar sacar los colores a los medios cuando los números aparecen por una noticia. Esta vez le toca el turno a La Vanguardia, que se hace eco de una noticia de Europa Press y titula Hay un 2% más de probabilidades de ganar con el ‘Niño’ que con el ‘Gordo’ y añade, como entradilla, que los ciudadanos tienen un 5,68% de probabilidad de ganar algo en el sorteo de Navidad, frente al 7,82% del día 6 de diciembre.

Dejemos de lado, por un momento, la confusión de diciembre con enero, y pasemos a relacionar el 2% del título con el incremento del 5,68% al 7,82% de la entradilla: eso son dos puntos porcentuales más, pero del 5,68% al 7,82% va un 37,7%… Se trata de uno de los errores más frecuentes cada vez que se cruza un [presunto] periodista con una noticia con porcentajes y eso, lejos de hacerlo excusable, debería hacer que cada vez que un [presunto] editor se mire una noticia en la que aparezca su temido % se fijase un poco más que de costumbre entre el momento del CTRL+C y el del CTRL+V (al menos, si pretende que pensemos que su trabajo no se limita a eso: apretar tres de las teclas del teclado tantas veces como sea posible a lo largo de su jornada laboral).

El pobre profesor de Matemática Aplicada de la Universidad CEU San Pablo, Miguel Córdoba Bueno debe estar preguntándose por qué dichoso motivo decidió atender la llamada de Europa Press. Porque si lo del porcentaje y los puntos porcentuales duele un poco, más adelante se le cita diciendo que en el caso del ‘Gordo’ hay 1.787 premios y 85.000 bolas en el bombo, justo a continuación de que el periodista, didáctico él (o didáctica ella) explique que Córdoba ha explicado que calcula estos porcentajes en función de “una sencilla fórmula” de probabilidad: casos favorables partidos por casos posibles. La afirmación del periodista sobre la explicación de Córdoba es perfecta… pero entonces debería haber hecho la división: 1.787 entre 85.000 da 0,02102, o un 2,1%, en profundo desacuerdo con la afirmación previa de que las probabilidades de ganar algo en el sorteo del Gordo son del 5,68%: o alguien ha metido la pata más que notablemente o alguien se ha dejado algo por explicar.

Ver cómo en una noticia tan sencilla no podemos esperar que la repasen correctamente ni el periodista de Europa Press, ni su [presunto, insisto] editor en la agencia, ni quien se haya encargado del copia-y-pega en La Vanguardia (ni en el resto de medios que se hayan hecho eco de la noticia, que deben ser unos cuantos) me hace pensar que los problemas de la prensa, a lo mejor, no son solo culpa de internet y la crisis…

(Dejaremos para otra ocasión la reflexión sobre qué significa que un ejercicio de probabilidad tan elemental sea necesario en prensa.)