Yo te dejo tu música, tú me dejas la tuya

Interesante. Parece que la Carnegie Library of Pittsburgh ha desarrollado una idea interesante para dar más ‘vida’ a su catálogo de audio: si tienes tarjeta de la biblioteca, puedes acceder vía ‘streaming’, en cualquier momento, a cualquier pieza del catálogo. Pero claro, esto implica un problema, ya que si la biblioteca sólo tiene una copia del disco, sólo puede dejar que se escuche una copia simultáneamente. Y eso hacen: el usuario se hace su ‘playlist’ y el sistema asegura que en cada instante sólo se esté reproduciendo una única copia (como máximo) de cada disco.

Y entonces llega este señor y propone elevar el sistema a la enésima potencia, montando una red P2P en la que cada usuario haga lo mismo con su propia colección de discos. ¿El resultado? Una vez alcanzada una masa crítica de usuarios se obtendría, efectivamente, una discoteca infinita en la que se podría escuchar prácticamente cualquier disco en cualquier momento… La idea le parece a este su humilde cronista, absolutamente lego en la materia, muy vinculada a la doctrina del ‘fair use’, que es aplicable en Estados Unidos y no en Europa, pero cuando menos la cosa es sugerente…

Agradecimiento por el enlace: hermanito.

Deja un comentario