Va de libros digitales

Ayer hice algo que creía que no haría nunca: me compré un par de libros digitales en palmdigitalmedia (Firebreak, novela negra de Donald Westlake bajo el alias Richard Stark, y Stardust, de Neil Gaiman, ambas en inglés).

Estoy en el experimento de leerlas (como siempre, en la Tungsten T3, a 480×320 de resolución, aunque también hay lectores para PocketPC, Windows y MacOS).

A mí me ha gustado siempre muchísimo leer en papel. Tanto libros como revistas. Pero con avantgo descubrí lo agradable que es leer prensa en un tren o metro en una agenda. Basta con una mano, y en las horas punta corres menos riesgo de que un vecino de tren te quiera pegar. A esto (ocupa bastante menos la versión electrónica que cualquier otro libro) hay que añadirle una cosilla más: desde mi casa, una librería o una biblioteca queda a bastante más distancia que los 10 minutos que pasé eligiendo y comprando los dos libros (la próxima serán 5, problemillas con el pago electrónico).

Vamos, que no me veo abandonando el papel ni loco –al fin y al cabo soy el que se lee primero Wired en la red y después se la compra en papel porque tiene otro feeling— pero si me veo comprando algunos libros al año en electrónico, para mi biblioteca de bolsillo. La jungla amazónica me lo agradecerá, como mínimo.

Un comentario en “Va de libros digitales”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.