La guerra de los formatos de audio

Está claro que hay una guerra sin cuartel en lo que respecta a los formatos de audio (en menos medida, de vídeo) en Internet.

En un vértice del cuadrilátero, Microsoft con Windows Media (Audio y Video). En otro, Apple (y ahora HP) con AAC (y QuickTime para vídeo). En el tercero, Real (Audio y Video). Y en el cuarto, el ‘sin marca’, MP3 (y, en menor medida, Ogg Vorbis). Esperando a entrar en el ring hay una cierta cola. El primero de la lista debe ser Sony con ATRAC3.

Y no está nada claro quién es el favorito.

Microsoft cuenta con la ventaja de estar en todos los escritorios Windows (una buena aproximación de todos los escritorios). Y esos cincuenta mil millones de dólares de efectivo en la reserva. Que le permiten, por un lado, pagar una fantástica investigación para mejorar los codecs día a día, y por el otro, ofrecer la tecnología gratis, tanto a las tiendas de audio como a los fabricantes de hard. Pero Microsoft es Microsoft, y da miedo a toda la industria. Y eso pesa, y mucho, en su contra.

Hay que comentar, también, que la presencia en el desktop no es tan relevante como lo fue en la guerra de los navegadores. Descargarse los muchos megas de Netscape 4.7 no era nada atractivo. Descargarse un reproductor multimedia (i) no es tan pesado, y (ii) si el usuario lo va a utilizar para reproducir archivos de sonido (y no páginas web) descargados de la red, que pesan megas y megas, ¿qué es un rato más de descarga?

Y eso es lo que hace que esta guerra la vaya a ganar el contenido. Para conseguir música hay tres caminos: capturarla de un CD, comprarla o piratearla.

Si se captura de CD, el usuario novel utilizará Windows Media: para eso lo tiene ya en el escritorio. Sin problemas. El único inconveniente sería que no lo soportase el reproductor portátil, pero actualmente todos (menos el iPod) reproducen Windows Media. O no (vuelvo más tarde sobre el tema).

La cosa cambia radicalmente si pensamos en comprar música a través de Internet. Porque entonces será la tienda la que determine el formato a utilizar. Obviando por un segundo que ni Napster ni iTunes están disponibles fuera de Norteamérica, podemos considerar que son las marcas con más presencia. Las Pepsi y Cocacola de la música en Internet. Napster me obliga a usar Windows Media, iTunes AAC. Si Apple se hubiese cerrado en banda y no hubiese sacado iTunes para Windows, no habría habido color. Pero, por una vez, se están comportando como si supieran lo que hacen y supieran qué hacer para dominar el mercado (lo primero les pasa casi siempre; lo segundo casi nunca). Y además HP venderá reproductores iPod con su marca. Y colocará iTunes en los escritorios de sus PCs. Y Microsoft no puede (después del juicio por monopolio) obligar a ningún fabricante a no ponerlo en sus escritorios. O sea que ‘aun hay esperanza’.

Y no podemos olvidarnos de Real, que tiene integrada también su propia tienda. Además, Real lleva más tiempo en el negocio de la distrubución de contenido ‘de pago’. Por ejemplo, si uno quiere ver o oir contenidos de la NBA o la NFL en la red, paga a Real (y el deporte vende, y si no que se lo pregunten a los responsables de Canal+ o Digital+…). Y eso les da una fuente fija de ingresos de las suscripciones que les permite no quedarse atrás en cuanto a investigación. Parece, además, que la última versión del reproductor es algo menos agresiva con la máquina y el usuario.

Queda el tema de la piratería. Pero aquí no hay color, de momento: es MP3 o MP3. Aunque es cierto que cada vez se ven más Windows Media corriendo por los servicios P2P, gracias a la ubicuidad de Windows Media Player… Pero la inercia está marcadamente del lado MP3. Y conseguir una herramienta para pasar CDs de audio, buena, bonita y barata, no es difícil (buscar ‘cdex’ en Google no es un mal primer paso).

En fin, que la pelota está en el aire, y que el partido se presenta interesante.

[Escuchando: Triptico – Gotan Project (en mp3 :-P)]

PS Corre por ahí el rumor de que el iPod (y el hPod (o cómo se llame el iPod de HP)) soportará Windows Media. Pero no dice nada de MP3, lo cual es a la vez lógico (ya que MP3 no tiene DRM, y por lo tanto no es una buena idea si vendes música) e ilógico (ya que MP3 es ahora mismo el formato más popular, y por tanto es una idea genial si vendes reproductores).

[Escuchando: Rock and Roll – Van Halen (también en mp3)]

Deja un comentario