¿Se vende la música por internet?

Pues va ser que sí. Informa Reuters que el número uno de la lista británica de singles, acabadita de publicar, aun no se ha editado en ningún formato físico, y por tanto nadie se la ha podido comprar más que como una cadena de unos cuantos millones de unos y ceros. Eso no ha impedido que la pista —Crazy, de Gnarls Barkley, una producción hip-hop abosultamente desconocida en esta casa— superara a sus rivales, encabezados por Ne-Yo y Morrissey.

Qué cosas. Eso sí, que nadie se anime a competir con iTunes en este país, no sea que comencemos a vender música en grandes cantidades, y ciertos corsarios (más sobre el tema) se queden sin argumentos…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.