Apreciado señor Farré

(Lo de apreciado es una manera de hablar, sí, no se me inquiete.)

Leo con atención en El País (edición digital) este texto suyo y me alegra confirmarle que, como usted pretendía, me ha subido la tensión un par de puntos. Porque es eso lo que usted pretendía, evidentemente, ¿no?

Comenta usted, en primer lugar, que les ampara a usted y a su sociedad de corsarios la ley. Las decisiones judiciales que están en mi conocimiento no acaban de ir por ahí, pero estoy convencido que sabe usted más de leyes que yo, o sea que no se lo voy a discutir. Me permitiré comentarle, por cierto, que no todo lo que es ley es justo (¿recuerda usted el apartheid en Sudáfrica? Era absolutamente legal en dicho país. Absolutamente). Y me parece a mí que su sistema de usted del canon es tirando a injusto e incongruente (al menos para el consumidor, claro, que también debería quedar protegido por la Ley, digo yo…). Pero ya volveremos sobre eso más adelante.

Nota al margen: queda un poco feo, señor Farré, que una organización como la suya dé la imagen que da: siga usted el enlace http://sgae.es y échele la bronca correspondiente a quien toca. No hace falta que me lo agradezca ahora mismo, puedo esperar.

En el siguiente párrafo me compara usted churras con merinas y me dice que al comprar un CD pago como propiedad intelectual tanto canon como las patentes correspondientes. Aha. Dejando de lado mi opinión sobre las patentes, no sé si se habrá dado usted cuenta que cada vez que alguien graba un CD o un DVD o un loquesea hace uso de esas patentes, mientras que no siempre está grabando en el soporte hacemos uso de la propiedad intelectual de sus señores defendidos. Le voy a explicar una cosa: todo esos DVDs grabables que corren por ahí… Igual también tienen algo que ver con todas esas cámaras que corren por ahí, ¿no le parece? Usamos mucho soporte digital… porque hay mucho contenido digital. Y no todo ese contenido lo generan miembros de las sociedades de corsarios… ¿No cree usted que hacer pagar a todos por el comportamiento de unos cuantos es una manera de hacer negocio un tanto barriobajera? ¿No? ¿En serio? Vaya. Me decepciona usted, señor Farré (pero no me sorprende).

A continuación me dice usted que esto ya lo llevan haciendo ustedes muchos años. ¿Sabe usted durante cuántos años no pudieron votar las mujeres? ¿Lo hacía eso justificable? Es que es usted el que acusa a los demás de demagogia, ¿sabe? (Cierto es que demuestra ser todo un experto en el tema, o sea que mejor no meterme con usted.)

Finalmente me dice usted que si prefiero que se ilegalice la copia privada. Usted. Que es responsable de nosécuántos CDs con protección anticopia. Usted, que ha olvidado de golpe que los DVD de vídeo vienen protegidos contra copia por defecto. ¡Pero si ya me la está imposibilitando usted! ¿Qué diferencia implica la ilegalización? ¿Alguna? Pues como no la veo, ilegalíceme usted, por favor. Y tiene usted las narices de decirme que me beneficia la copia privada porque se me brinda la posibilidad de hacer copias…

En fin, señor Farré, que insisto en mi felicitación: tiene usted un talento para irritarme que creía reservado a políticos, jefes y miembros de mi familia. Ay. Sí. Tiene usted razón: si es usted un político…

PS Interesante artículo sobre la justicia (o no) del reparto del botín de la SGAE.

PS 20070117 Parece que, curiosamente, la industria de la electrónica tampoco está muy de acuerdo con sus posiciones

2 opiniones en “Apreciado señor Farré”

Deja un comentario