¿HTC Advantage?

La previa: uno fue, durante muchos años, usuario de PDAs con sistema operativo Palm, desde una IIIx pasando por una Clié de Sony a una Tungsten T3. Usuario convencido, además, hasta que una pequeña catástrofe se me cargó un buen mogollón de datos, a pesar de dos copias de seguridad diarias… Como dicen los anglosajones, Fool me once, shame on me; fool me twice, shame on me. Vamos, que “nunca mais”.

Desde que abandoné la Palm (de esto hace ya algo más de año y medio) he pasado sin PDAs y sin excesivos problemas. Pero claro, últimamente ha aparecido una plétora de dispositivos (el Nokia N800, el Sony Ericsson P990, el Nokia N95, el cacareado iPhone) que me está provocando salivaciones pavlovianas. Pero. El N800 no tiene radio móvil. El P990 es un zapatófono. El N95 no tiene interfaz de puntero. Y el iPhone no me gusta.

Siguiente candidato: el HTC Advantage (página oficial en español), un dispositivo Windows Mobile 5 (lo peor de todo, en mi opinión), con una pantalla táctil de 5″ 640×480, tecladito QWERTY, WiFi y conectividad 3G (a pesar de que no es un teléfono, cosa que me convence bastante), GPS (como el N95), una cámara de 3 megapíxels (y otra VGA), 128 megas de RAM y un disquito duro de 8 gigas. La vida de batería que anuncia el fabricante es de “hasta 8 horas” y las dimensiones son 133.5×98×16 milímetros, con el grosor subiendo hasta dos centímetros con el teclado “pegado”. Y para la báscula en unos 360 gramos bastante aceptables para las características. De momento, sin buscar mucho, lo he visto por unos 1,000 euros que son del todo prohibitivos, pero que caiga a 800 y vamos a tener un dilema…

Algunos enlaces: preview en infoSync y “hands-on” de Engadget (con la cita this is a machine by and for handheld computing enthusiasts and cellphone nerds, que me llama mucho).

En fin. Seguiremos dándole vueltas al tema.

Un comentario en “¿HTC Advantage?”

  1. Una mini-correccion: la N800 si que tiene radio, tanto por red como FM. Para la segunda, necesitas ponerte los cascos, que hacen de antena.

    Hasta pronto.

Deja un comentario