Going Home

Finlandia

Pues eso, que se acaba la semana Helsinki… Para los curiosos,

  • Sí, parece que Finlandia es un buen destino para los meses de verano. Aunque al menos a mí no me ha hecho todo el fresco que habría querido: conviene no olvidar ni alguna manga corta ni la protección solar, que aquí hay muchas horas de sol al día (hoy mismo, algo más de quince).
  • La ciudad está bien, pero se ve en tres o cuatro días. Si vuelvo, me voy a Laponia :-).
  • Sí, Helsinki es caro. Una cena de restaurante difícilmente bajará de 40 euros. Pero también se puede comer barato: en los chiringuitos del puerto un plato combinado de salmón «la mar de apañao» y bebida por 10 o 12 euros. En las paradas del mercado, también junto al puerto, se encuentran cosas bastante apetecibles aún más baratas.
  • Imprescindible el paseo en barco por los alrededores de la ciudad. Y llevarse tanto protección para el viento como para el sol.
  • El idioma, ningún problema: aquí hasta el gato habla inglés. Con un acento muy curioso, bien es verdad, pero todo el mundo lo habla de forma más que decente. El finlandés, eso sí, mejor dejarlo para otra ocasión: para encontrar algo con raíces latinas o anglosajonas hay que tomárselo con mucha calma. Afortunadamente, hay una minoría que habla sueco, casi todo está etiquetado de manera bilingüe y el sueco sí se parece algo más al alemán o al inglés…

(La foto es de los alrededores de la Casa Finlandia, probablemente la pieza de arquitectura local más atractiva de la ciudad, de Alvar Aalto.)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.