Papel vs tinta electrónica

El mismo gragmento del libro Zero History de William Gibson, en un Kindle y en su edición en libro de papel de tapa dura
Lo de la derecha también es tecnología...

En el principio, la música se vendió en vinilo: un formato físicamente hermoso, voluminoso y… poco práctico (vale, no en el principio, pero si en el principio de los tiempos en que la masa se pudo permitir comprar música). Unos años más tarde llegaron las cintas de casete y los CDs. Formatos mucho más prácticos pero con poco o ningún encanto físico. Y finalmente llegó una ristra de unos y ceros sin soporte físico determinado. Hoy el CD va de baja, el vinilo no vuelve a ser el que fue pero se recupera y los unos y ceros, parece que ya lo tenemos todos claro, gobernarán la Tierra. Pasa, además, que muchas ‘disqueras’ adjuntan al vinilo un código para que te descargues los unos y ceros y los reproduzcas allí donde te apetezca.

Hacer analogías entre un medio y otro no es necesariamente una buena idea. Pero, sin embargo, llevo unos días pensando que la terna de vinilo, CD y unos y ceros se parece en bastantes aspectos a la de tapa dura, tapa blanda… y unos y ceros.

No puedes comparar hasta que tienes elementos de juicio. Hace unos días me llegó Zero History, el último de William Gibson. Como todo nuevo lanzamiento, únicamente en tapa dura durante unos meses. Y llevo unos días robándole tiempo al reloj para leerlo (de momento, bastante bien, por cierto).

Cosas del destino, ayer una búsqueda afortunada en Google me llevó a un emporio del libro “pirata”, con una perfecta digitalización del título en cuestión. Y hete aquí que, con un copia y pega y un par de minutos de trabajo poco intenso, tengo, por vez primera1, el mismo libro en papel, en una edición cuidada, y en digital, en el Kindle…

Y no se llame nadie a engaño, el libro en tapa dura es, como objeto, infinitamente superior y nada reemplazará jamás el tacto del papel… pero de aquí al final, el que voy a leer es el digital. Y es que llevar el libro en el Kindle (o el dispositivo de tinta electrónica que sea) es, en lo práctico, también infinitamente superior a la experiencia de la tapa dura. Y no sólo en el metro: en el sofá también es mucho más cómodo el Kindle que el relativamente voluminoso y engorroso ejemplar de tapa dura. Los que no se lo crean, que hagan el experimento antes y critiquen después.

Con un poco de suerte llegará el momento en que con el libro de tapa dura venga el cupón para la descarga del ejemplar digital, y así no tenga uno que recurrir bien a pagar dos veces un solo contenido, bien a la descarga de dudosa moralidad para poder disfrutar de lo mejor de ambos mundos.

PS Me apuntan (por GTalk, para ser exactos) uno de los principales defectos del libro electrónico (o al menos del libro electrónico comprado ‘legalmente’): la dificultad de dejarlo. Cierto. :-( Como en el caso de la música, eso sí, podemos tocar madera y confiar en que la industria entienda (por la experiencia ajena o cuando se den cuenta que es muy difícil competir con la piratería) que el futuro pasa por interoperabilidad y ausencia de DRM (con la posible excepción de los modelos de negocio basados en el préstamo).


1 De hecho, no la primera vez. Allá por 2004, cuando Neal Stephenson sacó su Ciclo Barroco, servidor se lo compró en papel y electrónico en eReader.com (y a finales de 2003 ya estaba yo leyendo libros en mi entonces muy ‘hi tec’ Tungsten T3). Pero nada que ver entre la ‘experiencia Palm Tungsten’ y la ‘experiencia Kindle’. Absolutamente nada.

3 opiniones en “Papel vs tinta electrónica”

  1. Buena reflexión y gran envidia la mía.
    Mi nivel de inglés es pésimo y tendré que esperar a que traduzcan el libro de Gibson para poder leerlo.
    Y lo del Kindle, lo tengo claro que si no cae estas navidades lo hará el año que viene.

  2. Pues precisamente Gibson es uno de los autores por los que merece la pena aprender inglés: el ritmo endiablado de su inglés no cabe de ninguna forma en el español. No dudo que el pobre traductor al que le caiga el marrón haga el mejor trabajo posible, pero de verdad que es toda una ‘misión imposible’…

  3. Bueno ahora mismo estoy con la página de Amazon decidiendo si añado funda azul o verde o con luz… a mi kindle 3 (aunque hasta que no pague y lo tenga en casa mio no es :)

    Yo estaba encantada con mi Palm TX pero, sufrió ya hace algún tiempo, un trágico accidente ahogándose en el cubo de la fregona (debido a mi costumbre de andar con la Palm en la mano siempre).
    Es la compra más satisfactoria que recuerdo haber hecho… la cantidad de horas de lectura que me ha proporcionado.

    ¿De verdad que me va a gustar más el kindle3 que la Palm?
    No sé, no me suponía ningún problema leer en la Palm, era con una gran diferencia el uso que más le daba pero también leía algo de internet con el WIFI, podía cargar aplicaciones, era en color… fotos, videos, ampliable con tarjeta etc. que me ha parado a la hora de comprar un lector electrónico.

    Al final me he decidido por el Kindle y no por un tablet porque lo voy a usar para leer, pero habré de esperar a ver si me convence.

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *