El pasado remoto ya no es lo que era…

…ahora está mucho más cercano. Me explico. Hace un rato me ha dado, cosas que me dan a mí, con el rediseño de Pitchfork por su decimoquinto aniversario, por mirar qué críticas publicaban hace diez años. Por aquello de revisar las notas… Y me encuentro con el White Blood Cells de los White Stripes, que salió hace poco más o menos una década justa. Y me encuentro con la siguiente joya (traduzco, énfasis mío):

De hecho, ahora el problema es encontrar tiempo para el siguiente disco a analizar; lo que quiero hace es escuchar a los White Stripes. Lo he pasado a cinta para el Walkman en el clásico formato de casete— cabe fácilmente en la cara A de mi Maxell de 90 minutos. Continuamente desperdicio preciosa energía de las pilas avanzando en fast forward por la cara B para poder volver a White Blood Cells.

Y me pregunto… si un chaval de quince años (nacido con Pitchfork, vaya) lee ese párrafo, ¿entenderá algo?


PS Sí, entrada tonta después de más de un mes sin publicar nada en el blog. A ver si me desperezo un poco y recupero ritmo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *