Mi configuración perfecta para Firefox

Dentro de nada llega Firefox 57 (marcad la fecha en el calendario: 14 de noviembre). Entre nosotros: va a ser una pequeña revolución. Los “verdaderos fans de Firefox” nunca nos rendimos a Chrome (ni siquiera a Opera, que ahora mismo es la mejor opción si queremos tener el motor del navegador de Google pero sin tanto Google y un poco más de innovación noruega-pasando-por-China (y si el pasando-por-China os sobra, también podéis considerar Vivaldi)), pero el poder de Google se ha hecho notar durante mucho tiempo y Chrome le ha hecho a Firefox básicamente la segunda parte de lo que Microsoft le hizo a Netscape… Pero. Y es un gran pero. El lavado de cara que le ha hecho Mozilla a Firefox con su versión 57 (que ya se puede probar, si queréis, descargando e instalando Firefox Developer Edition) es de impresión y, hacedme caso, el día que salga la 57, haceos un favor, descargad, instalad y disponed como navegador por defecto (si queréis luego me dais las gracias, pero no es necesario ;-)).

En cualquier caso, hoy en día un navegador no es tu navegador hasta que te lo has “tuneado” a gusto. Y eso, en esta casa, significa cargarlo con las extensiones que te van a ahorrar sangre, sudor y lágrimas. Para los que vais a volver a Firefox después de un tiempo, aquí va una lista de mis favoritas:

Primero, las prácticamente esenciales:

  • Firefox Sync, de hecho, no es una extensión, sino un componente nativo de Firefox desde hace bastante tiempo. Permite sincronizar pestañas, historial y favoritos entre el navegador de casa, el del trabajo y el del móvil (y los que hagan falta). Pero con la garantía de la Fundación Mozilla, no un servicio comercial. Y una cosa más: también nos permite enviar una pestaña de un navegador a otro. Extremadamente útil.
  • I don’t care about cookies. Contra el vicio de la UE de exigir el inútil y estúpido aviso de cookies que debe haber consumido siglos enteros en clicks para aceptar-sin-leer, esta extensión que los mata bien muertos e impide que ni siquiera lleguemos a verlos. No te das cuenta de lo maravillosa que es hasta que te sientas ante un navegador que no la tiene.
  • Tree Style Tab. Entramos en la sección para DD (Diógenes digitales). Sí, os reconocéis: los que cuando tenéis menos de 20 pestañas en el navegador os sentís como desnudos. Tree Style es el primer plato para mejorar vuestras vidas. En un mundo de pantallas panorámicas y ultrapanorámicas, de espacio horizontal excesivo y vertical limitado, tener las tropecientas pestañas amontonadas en la parte superior de la ventana, donde apenas hay espacio para leer dos o tres caracteres del título es, como mínimo, poco práctico. Tree Style os las coloca en una barra lateral (y con estructura de árbol, si queréis), un espacio que no estáis usando y donde la legibilidad de los títulos es mucho mayor.
  • Snoozetabs. Segundo plato. ¿Recordáis todas esas pestañas que guardáis ahí, valga la redundancia, como recordatorios? Sabéis que no las vais a usar hasta dentro de un tiempo, pero las queréis conservar (hasta que un día el navegador se cuelga y os las pierde, sin remedio, para vuestro profundo cabreo). ¿Por qué no decirle al navegador que las cierre y las vuelva a abrir esta noche, la semana que viene o dentro de un mes, sin consumir neuronas ni espacio visual, y fuera del alcance de los cuelgues? Eso es, sí, lo que hace Snoozetabs. De nada. (Snoozetabs es parte de Test Pilot, una extensión de extensiones que Mozilla utiliza para probar características nuevas para el navegador que están considerando incluir en versiones futuras, para que las podamos testear y recoger datos e impresiones sobre su funcionamiento. Brillante iniciativa. Dentro de dos ítems os recomiendo otra de sus extensiones, pero no dejéis de pasar por su página para comprobar lo que tienen disponible.)
  • Unload Tab. Tercer y último plato anti-DD. Os habéis librado de unas cuantas pestañas con Snoozetabs, pero quedan unas cuantas de las que no vamos a conseguir despegarnos… pero que no vamos a usar hasta dentro de bastante tiempo. Y mientras tanto consumen memoria y recursos. Unload Tab hace exactamente lo que dice: descarga la pestaña de su contenido. La pestaña y su título siguen ahí, pero el navegador no volverá a cargarla hasta que hagamos click en ella.
  • Y la última de la lista, otra extensión de Test Pilot: MinVid. Para los que consumimos vídeos de YouTube y o Vimeo mientras hacemos otras cosas con el navegador (también soporta audio de SoundCloud). MinVid nos permite arrancarle el clip de vídeo o audio de su pestaña del navegador y dejarlo en una ventana reducida y flotante que podemos dejar reproduciendo a la vista mientras seguimos trabajando (o haciéndolo ver) en otra cosa. Y quien dice un vídeo dice unos cuantos: dispone de la funcionalidad de ir agregando vídeos a la cola a voluntad.

Las optativas:

  • AddToAny. ¿Sabéis la botonera que tienen tantos sitios para compartir contenidos en Facebook, Twitter y todos los servicios de moda? Con AddToAny la botonera te la llevas puesta, y la configuras con los servicios que quieres (en mi caso, Twitter, GMail, Diigo, Mendeley, Buffer y Pocket).
  • Google Scholar solo te será útil si trabajas en entornos académicos. Pero si es el caso…
  • Unpaywall. También para académicos. Cuando llegas a la web de un artículo en revista (y con un precio de acceso habitualmente estratosférico) busca versiones gratuitas del artículo.
  • Video Speed Controller. ¿Viendo una explicación de algo en vídeo que va demasiado leeeeeenta? ¿O que corre demasiado? Solucionado.

Las que echaremos de menos. Con Firefox 57 se extingue la vieja arquitectura que daba soporte a los plug-ins y extensiones de Firefox. A pesar de que es una muerte anunciada con muchísima antelación, algunos desarrolladores han abandonado sus plug-ins (cosas que pasan, y seguro que tienen sus motivos). Estos son los que yo lloraré:

  • QuoteURLText era una pequeña maravilla que nos permitía a los blogueros enlazadores compulsivos generar enlaces a una página web de manera súper configurable.
  • Web Developer de Chris Pederick, una extensión para desarrolladores a la que uno le había cogido un cierto cariño (y no perdamos la esperanza, que amenaza con versión nueva para la salida de Firefox 57. A ver si es verdad).
  • Y Firebug… Probablemente, la extensión más amada por cualquiera que se dedique a esto de la web, cuya muerte se está certificando estos días… porque con el tiempo se ha ido integrando en las “devtools” de Firefox. Firebug ha muerto, larga vida a Firebug :-).

Ah, y como siempre, para cerrar en este tipo de entradas: ¿cuáles me he dejado? Ahí tenéis los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *