Para qué sirve Creative Commons

Una foto de la torre Agbar en un catálogo

Dejen que les cuente la historia de una foto. De la foto que ven más arriba. Una foto que salió a la luz en esta entrada de este blog, hace algo más de dos años. Cosas de la vida, antes de colgarla se me ocurrió ponerle una “mosca” con el (cc) de Creative Commons y la URL del blog.

Al cabo de un tiempo a alguien se le ocurrió montar una página para recoger firmas para que MySpace abriese su oficina europea en Barcelona, barcelonawantsmyspace.org (prometo que no he cambiado de canal y que sigo explicando la misma historia, de verdad), en la que se animaba al público a subir sus testimonios para atraer a la compañía. A alguien (su ‘nick’ es Sato) se le ocurrió subir la foto. Mi foto. Algo que hizo sin incumplir ninguna ley, gracias a la mosquita del (cc).

Casualidades de la vida, al robot de Google Images se le ocurrió otro día que la foto más relevante para la búsqueda “torre agbar” era la mía, pero albergada en aquella página (van a tener que creerme, porque a día de hoy la búsqueda sigue devolviendo mi foto como la primera pero, misterios de Google, ahora desde otro sitio).

Más casualidades: alguien más necesitaba, para un catálogo, una foto de la Torre Agbar y (especulo, que con seguridad no lo sé) buscó en Google, encontró la foto y le gustó lo suficiente. Vio la mosca con la dirección del blog, se tomó la molestia de llegar hasta él, ponerse en contacto conmigo y ofrecerme una cantidad económica por el derecho a usarla en el catálogo (no lo bastante como para jubilarme, pero más que suficiente para una opípara cena). El resultado, aquí arriba.

Así que

  • Muchas gracias a Óscar de EIX COMUNICACIÓ por elegir la foto y hacer las cosas comme il faut.
  • Un consejo: si cuelgas una foto, tómate la molestia de marcarla con tus datos de contacto. No le enchufes un logo enorme, pero márcala.
  • Si no fuese por Creative Commons, esto no habría pasado. O como mínimo, no habría pasado legalmente