P2P, desde los 80

Leo en Wired un extracto del próximo libro de Thurston Moore, de Sonic Youth, y me hace pensar (con lo mal que me sienta a mí esto…). El libro se llama Mix Tape: The Art of Cassette Culture y habla de ese maravilloso aparato que es el magnetofón, y esa maravillosa costumbre de los años 80 de grabar cintas con las canciones preferidas de uno para regalarlas posteriormente a los amigos… Vamos, no sé al resto del mundo, pero a mí esto de compartir música con los amigos me recuerda bastante al concepto P2P. Me parece genial un adhesivo que les pusieron durante un tiempo a los discos: home taping is killing music!. Anotación: la industria de la música sobrevivió, de alguna forma, a los 80.

Que levante la mano aquel a quien no le hayan pasado nunca una cinta con las canciones favoritas de alguien (los menores de 25 me cambiáis ‘una cinta’ por ‘un CD’, por favor). Vale, ya podéis bajar la mano todos, gracias…

Eventualmente, la industria comenzó a vender música en casete, y el LP sufrió lo suyo, pero la industria sobrevivirá. Y, para bien o para mal, mejor o peor, antes o después, también sobrevivirá a esta…Es posible que el CD lleno (o no) de pistas de audio deje de ser el único formato de venta de música, pero que nadie cante victoria, que sobrevivirán.

¿Y en qué me baso para decirlo? Pues por un lado, en aquello de que ‘mala hierba nunca muere’ :-P, pero es que también he leído este fin de semana este articulillo (de Reuters, aquí en su versión Yahoo!, pero diría que casi todos los medios yankis lo han utilizado para rellenar espacio este fin de semana…) en el que se habla de cómo se mueve la industria… En particular, de cómo han hecho tratos con unas cuantas universidades para ofrecer música ‘de alquiler’ y legal a sus estudiantes a través de la red a precios razonables (que, de momento, pagan las propias universidades pero que, en breve, costearán los propios estudiantes). Y cuando el estudiante salga de la facultad (bien con su título, bien con un contrato deportivo profesional…) tendrá una biblioteca de música de tropecientos gigas en el disco duro, que desaparecerá si deja de pagar a Napster (o el intermediario que toque) el correspondiente alquiler mensual. ¿Que dejarán de pagar? ¿Una vez que ya tienen la biblioteca hecha? ¿Que nadie quiere pagar sus contenidos? ¿Habéis visto lo que cuesta suscribirse a Digital+, y la cantidad de parabólicas que corren por ahí con su logo?

Vamos, que, poco a poco, la industria va encontrando caminos más eficaces, inteligentes y, si se quiere, probablemente mucho más perversos, que ir demandando a diestro y siniestro a grandes clientes potenciales.

3 opiniones en “P2P, desde los 80”

  1. Cmo que los menores de 25? Pero t qu te has credo?

    Yo tengo 24 y antes de mi primer cd, pasaron por mis manos cienes y cienes de tapetes… que-lo-se-pas

    (Que no eres tan viejo, hombre… que es psicolgico, lo tuyo).

    Un hurra por Mr Moore (Thurston).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.