Nos sobran los motivos… para el software libre

Leo en for the people que los jueces del Condado de Seminola están desestimando casos de denuncias por dar positivo en el test de alcoholemia.

¿La razón? Bien, para condenar a alguien hay que dar pruebas. Y probar que las pruebas se han obtenido legalmente.

¿Y eso cómo se prueba? Examinando la maquinita con la que se han obtenido las pruebas. Pero no solamente la maquinita, sino también el software. Y como el software es propietario y el fabricante dice que no piensa facilitar el código fuente, la prueba se invalida.

A ver qué tal me sale la traducción:

Cientos de casos concernientes a tests de alcoholemia han sido desestimados por jueces del Condado de Seminola en los últimos cinco meses debido a que el fabricante del alcoholímetro se niega a revelar el funcionamiento del mismo.

Los cuatro jueces de lo penal del Condado de Seminola se han basado en la jurisprudencia en que si el abogado defensor de un inculpado por conducir bajo los efectos del alcohol pide un informe sobre el funcionamiento del alcoholímetro — el código fuente del software, por ejemplo — y el Estado no puede facilitarlo, el test de alcoholemia es rechazado, según informaba el Miércoles el Orlando Sentinel.

Entre nosotros, no me veo yo, a alguien tan ciego de Whisky como para ver vacas por las calles, pidiéndole el código fuente al Guardia Civil que le acaba de pedir los papeles del coche. Casi que mejor no probarlo.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.