Mirrormask

Hoy la tarde la hemos invertido en irnos a Sitges a ver Mirrormask (en la IMDb, la página oficial).

La primera cosa que habría que notar es que si la superproducción típica de Hollywood se puede ir a los 150 millones de dólares, y se estima que esta película (que no es una superproducción ni de lejos, pero que está trabajadísima desde el punto de vista visual) tiene un presupuesto estimado de cuatro millones de dólares, en Hollywood tienen un problema contable más que notable…

La segunda es que si bien el propio Dave McKean confesaba, minutos antes del pase, que él no había sido demasiado consciente de estar trabajando para la compañía de Jim Henson, la película guarda un cierto parentesco (por muy accidental que sea) con las producciones de la casa, como Labyrinth, en cuanto a que no deja de ser un cuento de hadas, rebosante de fantasía por los cuatro costados. En ese aspecto, también se acerca a La Historia Interminable o, algo menos, La Princesa Prometida.

Y finalmente, que a pesar de que Dave McKean es novato en esto de la dirección, y la peli tiene algún altibajo, es muy recomendable, tanto por lo visual, que es precioso, como por la historia, si a uno le gustan los cuentos de hadas.

Ya veremos si se estrena por estos parajes, o va directamente al mercado del DVD… En Estados Unidos, de momento, sólo ha llegado a 18 pantallas, pero con muy buenos resultados, por lo que es posible que consiga más distribución.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.