Intimidad

Hoy Bruce Schneier escribe un artículo en Wired de esos de enmarcar: The Eternal Value of Privacy. Altero un poco sus palabras (pero —espero— no su espíritu):

No se puede admitir que la protección de la intimidad trate de esconder las cosas malas. No es así. La intimidad es un derecho humano inherente, y un requisito para mantener la condición humana con dignidad y respeto.

Y sigo citando:

No hacemos nada malo cuando hacemos el amor o vamos al baño. No escondemos deliberadamente nada cuando buscamos lugares privados para reflexionar o conversar. Mantenemos diarios privados, cantamos en la intimidad de la ducha, y escribimos cartas a amantes secretos y después las quemamos. La intimidad es una necesidad humana básica.

Propongo que al próximo político que proponga algo que limite el derecho a la intimidad, le propongamos nosotros a su vez ponerle una cámara siguiéndole 24 horas al día, a ver qué dice…

Y de regalo, un enlace relacionado: más de 250 proxies (para navegar segura y anónimamente).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.