El backup, ese gran amigo. O no

Que levante la mano el que nunca haya perdido nunca nada por no haber hecho la correspondiente copia de seguridad… No, no se ven muchas manos. Hoy mismo comentaba que conozco a una persona realmente rigurosa con las copias de seguridad de su trabajo diario. No quiero ni pensar en cuánto tiempo hace que no hago copia de seguridad de la base de datos del blog. La serie de tiras que hubo en User Friendly hace unos días es de libro. Pero hay veces en que ni hacer copias de seguridad regularmente te salva de la quema (y sí, lo digo por experiencia). Y es que además de hacerlas hay que comprobarlas. Que se lo digan a los responsables de la revista Business 2.0, que se han pasado unos días la mar de divertidos rehaciendo la gráfica y remaquetando su próximo número a la carrera después de que se “muriese” el servidor en que estaba almacenado… y la copia de seguridad fallase. Y aún tuvieron suerte y pudieron recuperar los textos… a partir del correo electrónico.

En fin, que sirvan de ejemplo. Fuente, vía.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.