¿Qué software gastas? (Pen edition)

…o 60 programas sin los que no deberías salir de casa

Captura de pntalla de un gestor de aplicaciones para montar en llaves USB, geek.menu
La de cosas que caben en un 'pen', tú...

Decíamos el otro día que tenía pendiente explicar cuál es el software que me llevo a todos lados en el bolsillo, el software que vive, listo para ejecutarse, en un pen… A ello.

Comencemos por el principio: el software que lo gestiona todo. Creo haber dicho en alguna ocasión que uno es ‘muy fan’ de PortableApps.com, una web dedicada al mundo de las aplicaciones ‘de bolsillo’, que actúa como repositorio/agregador y, a la vez dispone de un lanzador de programas muy útil (permite la gestión e instalación de software de manera sencilla, por ejemplo)… pero limitado. Es por ello que, como buen ‘road warrior’ (o, mejor ‘pocket warrior’), uno tira de geek.menu, que hace todo lo que hace la suite PortableApps (es un ‘branch’ del código, de hecho) pero que, además, permite lujos como crear carpetas para organizar las aplicaciones que coleccionamos o, por ejemplo, arrancar determinadas cosas en función del ordenador en el que estemos.

Y una vez solventada la previa, vamos al listado…

Cosillas para la red

  • Firefox, tanto en su versión actual (disponible en versiones políglotas, no sólo en inglés; y desde ese enlace también se puede descargar la 3.0, para poder mirar atrás, si hace falta) como Namoroka, la versión de pruebas.
  • Más navegadores: Opera, Iron Portable (basado en la versión ‘open source’ de Chrome), OperaTor (la suma de Opera 9.63 con Tor, para navegar ‘lento pero seguro y anónimo’) y QtWeb (basado, como Chrome y Safari, en WebKit, y que se anuncia como ‘ligero y seguro’, además de portable).
  • Las utilidades: FileZilla Portable para el FTP, PuTTY Portable para telnets y SSH’s, NetWorx, un monitor de ancho de banda, para cuándo no sabes qué pasa con tu conexión y NetSetMan, ideal para cambiar deprisa entre diversas configuraciones de WiFi.

Las aplicaciones

Las utilidades de audio y vídeo

Además de las ya citadas en el punto anterior…

  • El visor de imágenes IrfanView.
  • FastStone Capture, una utilidad de captura de pantallas. O la alternativa Lightscreen Portable.
  • BonkEnc Portable, para extraer, convertir y codificar audio. Y CoolPlayer+ Portable para reproducir todo ese audio. También son útiles mp3DirectCut, para hacer pequeñas ediciones básicas a archivos MP3 y Mp3tag que, como su propio nombre indica, edita tags de archivos MP3 (y unos cuantos formatos más).
  • Para los iPod-habientes (y familia), SharePod, bastante más útil que iTunes, al menos para mi gusto (permite, entre otras cosas, sacar música del cacharro).
  • GSpot, para identificar ese códec que no tenemos instalado y que no nos permite mostrar el archivo de vídeo. O la alternativa MediaInfo. Aunque, claro, si no lo puedes reproducir con VLC Media Player Portable, mejor abandonar toda esperanza…
  • Y, ya para cerrar, un conversor de formatos de vídeo: XMedia Recode.

El resto de utilidades

  • De salida, un antivirus (a poder ser, con la base de datos actualizada regularmente): ClamWin Portable.
  • 7-Zip Portable, para descomprimir prácticamente cualquier cosa.
  • Dexpot, un gestor de escritorios virtuales.
  • Para los muy maniáticos, Taskix, que permite cambiar el orden en que tienes las aplicaciones en la barra de tareas de Windows. Para los amantes del ‘customizado’, también son interesantes TweakUI (para XP) o Ultimate Windows Tweaker (para Vista y 7).
  • No podía faltar un editor de texto: Notepad++ Portable, aunque si lo que buscas es una solución minimalista, quizá mejor Q10.
  • ArsClip, un ‘gestor de clipboards’ (recuerda las n últimas cosas que hemos copiado, entre otras cosillas). En la misma línea, Texter o AutoHotkey: macros de sustitución de texto que pueden ahorranos mucho tiempo si tecleamos cosas repetidamente (como una dirección postal, por ejemplo).
  • La calculadora SpeedCrunch Portable.

Para controlar los discos

  • Para comprobar el estado de los pens (memorias flash, o como se las quiera llamar), Check Flash. Para discos duros convencionales, Crystal Disk Info.
  • Si lo que hay que hacer es copiar montones de archivos, FastCopy, mucho más rápido que la utilidad nativa de Windows o Roadkil’s Unstoppable Copier, para archivos que no se dejan copiar por las buenas. Mientras que para hacer copias de seguridad ‘estilo Ghost’, DriveImage XML. Si se busca una copia de seguridad ‘más al uso’, Toucan.
  • Por el contrario, para asegurarse de que un disco queda borrado (todo lo bien borrado posible, al menos), Darik’s Boot And Nuke.
  • Y para [intentar] recuperar archivos borrados, Recover Files.
  • Para ver gráficamente cuáles son las carpetas que más espacio se están comiendo de un disco, Scanner.
  • Para desfragmentar discos, MyDefrag
  • Para grabar CDs y DVDs, InfraRecorder Portable

Para toquetear el sistema

  • CCleaner, para limpiar de basura el ordenador. Y Revo Uninstaller, para desinstalar los programas que no quieren ser desinstalados.
  • Para saber qué hay dentro del ordenador exactamente, System Information for Windows.
  • Para ver lo que se está ejecutando, Process Explorer o Process Monitor.
  • Si lo que nos interesa es saber qué programas lanza Windows al arrancarse, Autoruns.
  • Para saber qué ficheros están abiertos o bloqueados (y desbloquearlos, ideal para esos archivos que ‘no se pueden borrar porque están en uso’), OpenedFilesView.
  • Y, finalmente, para recuperar las claves de la WiFi, WirelessKeyView.

Cosas que probablemente solo me interesen a mí

  • Eigenmath, una simple calculadora científica.

‘Final remarks’

¿Muchos programas?
Sí. Y la probabilidad de que uses alguno en un momento dado es baja, muy baja. Pero, en disco, un poco menos de un giga ocupado. Vale la pena llevar una caja de herramientas así de completa siempre encima, ¿no?
La importancia de un ‘pen’ rápido
Jamás podrá hacerse suficiente énfasis en este punto: no todos los pens corren lo mismo. Desafortunadamente, prácticamente en ninguno encontraremos información sobre su velocidad de lectura y escritura. Y ni siquiera comprar uno más caro garantiza que vaya a ser más rápido. Pero si uno tiene la intención de arrancar algo como OpenOffice desde un pen…. más vale que corra, si no quiere perder la cordura en el intento. Personalmente, me gasté una pasta en un Sandisk Cruzer de 16 gigas (esto es, mucho más de lo que valian los que había a su alrededor, mucho menos de lo que hubiesen costado cuatro megas de RAM hace unos cuantos años) y no me he arrepentido todavía…

Qué, ¿me dejo algo? (Recordad que tiene que correr desde un pen, sin instalar, eso sí.)

PS Cosas que hemos encontrado desde que escribimos la entrada…

Deja un comentario