Medios y enlaces

No se puede fiar uno de nadie… Observad la siguiente captura de pantalla de Facebook, hace un rato…

Se muestra un enlace a una noticia de The Guardian. La URL que muestra el navegador al pasar por encima del enlace es la correcta
Un enlace sin más. ¿No?

¿Qué pasará al hacer clic sobre el enlace? Llegaremos a la noticia en la web del Guardian, ¿no? ¡No!

Captura de pantalla de la app del Guardian en Facebook, que exige hacer log in para seguir
¿¡Perdón!?

Ahora resulta ser que el Guardian se siente con derecho a enseñarme un enlace pero mandarme a otro sitio… Os habréis fijado en la primera captura que me he tomado la molestia de recortar para mostrar que el Guardian le ha dicho al navegador que muestre una URL ‘correcta’ y que después me ha enviado a un sitio absolutamente distinto. Dice mucho de un diario (que por otro lado es de mis favoritos) que no se tome ni la molestia de decir la verdad en los enlaces que publica. Violando la confianza del lector, como debe ser…

En cualquier caso, hago ‘log in’ en la ‘app’. Siguiente parada, la web del Guardian y las dichosas fotos…

Se muestra la noticia a la que pretendíamos acceder, pero no en la web del diario, sino dentro de la app de Facebook
Pues tampoco

Agua de nuevo. Sí hemos accedido a las fotos que pretendíamos ver en primer lugar, pero seguimos en el planeta Facebook, y no en la web del Guardian a la que esperábamos llegar hace un par de clics. El diario británico está ahora mismo en posesión de mucha más información sobre mí que si me hubiese dejado seguir el enlace sin más (le ha durado poco: mi siguiente paso, naturalmente, ha sido desautorizar la app de marras), pero a cambio ha perdido la posibilidad de tenerme en su telaraña y me ha cedido amablemente a Facebook. Ahora ya no solo me molesta que me hayan mentido, también me preocupa que un medio que vive de la publicidad de su sitio sea capaz de mentirme… para mantenerme lejos.

Misión: matar la URL

El ejemplo anterior no deja de ser (relativamente) inofensivo, pero es preocupante porque indica una tendencia: uno de los elementos vitales sobre el que se apoya la web (si no el elemento vital) está perdiendo, a gran velocidad, el respeto de los editores de contenidos. Una cosa es que los editores se sientan atraídos por el proceso de “appificación” y que huyan del medio web. Me parece una decisión estúpida, pero es su decisión. Otra cosa bien diferente es que quieran imponer las normas “app” a la web: eso es vulnerar las normas del juego, y no puede traer nada bueno :-S.


PS1: Curiosamente, botón derecho, copiar la dirección del enlace, abrir pestaña nueva y pegar funciona perfectamente. Sólo es que yo pensaba que podría haberlo hecho con un clic…

PS2: Mirémoslo por el lado bueno: me ha servido para hacer limpieza de apps en Facebook (podéis hacer lo propio desde la URL https://www.facebook.com/settings?tab=applications). Ahora “sólo” quedan 21…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *