Privacidad: lo que pienso y lo que hago no siempre coinciden…

…o me encanta tener razón. Hace casi un mes tuiteaba

en respuesta a

Y es que me “encantan” las encuestas en que se pregunta a la gente por estas cosas (y las opiniones de la sociedad son tremendamente importantes, naturalmente)… pero ignoran lo que hace la gente en la práctica.

Y hoy me encuentro con este episodio del podcast Note to Self:

El podcast habla de la “paradoja de la privacidad”. Se queda un poco corto, para mi gusto (hacer clic en el reproductor os llevará a la fuente, y servidor no es muy fan de Note to Self), pero me descubre el término. Llego a él tarde, tardísimo: se acuñó, si no me equivocó, en 2006, en un artículo homónimo en First Monday, cuando nos preocupaba mucho más MySpace (¿os acordáis?) que Facebook. La paradoja de la privacidad explica (o intenta explicar, mejor) cómo es perfectamente compatible pensar que proteger nuestra privacidad es importante con el irla cediendo poco a poco a cambio de pequeñas recompensas inmediatas a través de actualizaciones de estado en Facebook o similares.

(Lo más curioso, de salida, de leerse el artículo, es lo actual que sigue sonando. Nos encanta pensar que vivimos en un mundo absolutamente diferente al que habitábamos hace diez años. Y lo es. Pero parece que nosotros seguimos siendo los mismos… (De hecho, ya en 2000 teníamos libros anunciando la muerte de la privacidad en el siglo XXI))

En cualquier caso, una buena lectura académica sobre el tema es el artículo Privacy attitudes and privacy behaviour: A review of current research on the privacy paradox phenomenon. Si no estáis en una universidad, <irony>estos chicos tan majos de Elsevier</irony> os pedirán que os dejéis 36 dólares de nada para leerlo; afortunadamente yo sí estoy en una universidad y aún no nos han arrebatado el derecho de cita, o sea que os destaco algún fragmento…

Acquisti (2004) claims that “[p]eople may not be able to act as economically rational agents when it comes to personal privacy.” He argues that privacy-related decisions are affected by incomplete information, bounded rationality and psychological biases, such as confirmation bias, hyperbolic discounting and others.

Sí, Acquisti es el mismo Acquisti del podcast y la investigación sobre el tema es anterior al término “paradoja de la privacidad”. La cita del artículo en cuestión es Acquisti, Alessandro. “Privacy in electronic commerce and the economics of immediate gratification.” Proceedings of the 5th ACM conference on Electronic commerce. ACM, 2004. En Google Scholar.

Si queréis algo más reciente…

Beresford et al. (2012) conducted a field experiment, in which subjects were asked to buy a DVD from one of two competing stores. The two stores were almost identical. The first store asked for income and date of birth, whilst the second store asked for favourite colour and year of birth. Obviously, the information requested by the first store is significantly more sensitive. Nevertheless, when the price was the same subjects bought from both stores equally often. When the price was set to be 1 Euro less in the first store, almost all participants chose the cheaper store, although it was asking more sensitive information. A post-experimental questionnaire tested if subjects were unconcerned about privacy issues. 75% of participants indicated that they had a strong interest in data protection and 95% said that they were interested in the protection of their personal information.

Beresford, Alastair R., Dorothea Kübler, and Sören Preibusch. “Unwillingness to pay for privacy: A field experiment.” Economics Letters 117.1 (2012): 25-27. En Google Scholar.

Los artículos que dan evidencias a favor de la existencia de la paradoja son numerosos, pero alguno hay que dice que en determinadas circunstancias los usuarios están dispuestos a rascarse un poco el bolsillo para proteger su privacidad:

Egelman et al. (2012) performed two experiments with smartphone users and found that when choosing among applications with similar functionality, privacy-conscious participants were willing to pay a premium of $1.50 over an initial price of $0.49. However, this occurred only when users were presented the requested permissions of each application side-by-side.

Egelman, Serge, Adrienne Porter Felt, and David Wagner. “Choice architecture and smartphone privacy: There’sa price for that.” The economics of information security and privacy. Springer Berlin Heidelberg, 2013. 211-236. En Google Scholar.

En fin. Que la próxima vez que alguien defienda su propio interés por proteger su privacidad, o que afirme que la gente, en general, está interesada en ello… tomáoslo con un cierto escepticismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *