¿Google Chrome?

Fragmento de una página del comic-presentación de Scott McCloud para Google Chrome

Cualquier cosa que lance Google hace ruido en cantidades industriales. Pero ya no hace falta que lo lancen: en www.google.com/chrome aún no hay nada y la blogosfera ya ha entrado en ‘modo warp-speed’. Todos los detalles están en Google Blogoscoped y el comic-anuncio (de Scott McCloud) quizá sea un mecanismo de comunicación discutible pero a mí me ha llamado positivamente la atención (no debo ser el único, porque el servidor de Blogoscoped está estresado hasta el punto de echar humo). Se me plantean, imagino, las mismas reflexiones que a casi cualquiera…

  • ¿Necesitamos otro navegador más? El motor de render de páginas será WebKit (el mismo que usa Apple para Safari y Symbian para sus navegadores) y, por tanto, probablemente no sea un gran dolor de cabeza para los sufridos desarrolladores web del mundo pero, con Mozilla, Microsoft, Apple y compañía intercambiando golpes con fluidez… ¿va a tener un efecto real en el ritmo al que aparecen innovaciones en el espacio de los navegadores?
  • ¿Demasiado poder para Google? Dicen que no es bueno poner todos los huevos en una cesta. Con Microsoft, la integración de sistema operativo y navegador tenía innegables efectos positivos… pero también negativos. Aquí la integración “excesivamente buena” puede darse entre el navegador y las aplicaciones web. En un mundo “cloud computing” eso también puede tener efectos perniciosos para el resto de navegadores. Google no tiene el monopolio ni con GMail ni con Google Docs, pero aún así hace pensar. También cabe preguntarse, aún con todo el poder de Google, a qué cuota de mercado pueden acceder a corto, medio y largo plazo frente al coloso IE y el “colosito” Firefox.
  • Todo el mundo quiere mejorar el rendimiento de JavaScript. Para la próxima “actualización de punto” de Firefox se promete una mejora brutal, Microsoft anuncia las bondades del motor JavaScript de IE8, Safari y Opera no son mancos, precisamente… y Google dice que nada como su máquina virtual. Que además será de código abierto y, parece ser, no debería costar mucho integrarla en cualquier otro navegador. Me da a mí que en nuestro entorno “cloud computing”, dependiente cada vez más del JavaScript para el lado cliente de las aplicaciones, esta es la innovación de Chrome. Pero entonces, ¿por qué no trabajar en el desarrollo de esa máquina y cederla amablemente al resto de fabricantes de navegadores?
  • Indudablemente —y aun sin tener en cuenta la máquina de JavaScript— Chrome trae bastantes mejoras. Las innovaciones en gestión de memoria (cada pestaña es un proceso independiente) se agradecen (Firefox 3 sigue comiéndose demasiada memoria con determinadas páginas, y acaba muriendo de ataques de ‘obesidad’ en sesiones de navegación intensas y prolongadas; pasa mucho menos que antes, pero sigue pasando). Y, de paso, eso hará realidad un sueño: poder arrastrar una aplicación web de una ventana del navegador a otra sin interrumpir su funcionamiento (en serio, es algo muy interesante, sobre todo si trabajas con más de un monitor). Tampoco está mal que sea un navegador pensado desde el inicio para luchar contra las páginas web con malware o los ataques de phishing.
  • ¿Y Mozilla? Hace nada que han renovado su jugoso contrato con Google hasta 2010. ¿Cómo les afecta la presencia de un nuevo navegador que, además, pertenece (mientras no se demuestre lo contrario) a su principal patrocinador?
  • ¿Qué pasa con Adobe y Air?. Dado que ya funcionan sobre Webkit, no debería costarles demasiado implementar la máquina de JavaScript y conseguir que sus “pseudoaplicaciones de escritorio” (o al menos las que funcionan sobre “HTML+JS”) tengan un tremendo incremento de rendimiento por la cara. Pero claro, Google integra Gears con Chrome, como podría esperarse. Y eso, combinado con un navegador que le pone poco cromo a la cosa (en inglés ‘Chrome’ y ‘chrome’ dan aún más lugar al equívoco), les puede doler y mucho.
  • Después del anuncio de IE8, parece que un modo porno “incógnito” es requisito imprescindible para todo navegador que se precie.
  • ¿Por qué? Siempre tiene que haber un por qué… Google dice que ellos “viven” en la web y que, por tanto, les interesa mejorar el funcionamiento de la web en general. Eso explica el interés por una máquina virtual extremadamente eficiente, el funcionamiento de Gears y muchas otras cosas. Pero, como ya apuntábamos antes, ¿qué necesidad hay de combinarlo todo en forma de un navegador? ¿Por qué no trabajar en los componentes por separado? ¿Es solo para espolear al resto de jugadores, o hay algún otro interés?

Y todo esto después de una lectura rápida del tebeo. En fin, habrá que permanecer atentos…

PS el blog anuncio oficial.