Google, su índice y los sitios “mobile friendly”

Nota breve, hoy. Tenemos a “media” internet (la parte que hace webs y se preocupa por su posicionamiento en Google) revolucionada por el anuncio de que va a comenzar a tener en cuenta si una web se ve bien en dispositivos en sus resultados. El anuncio es de 26 de febrero y avisan que la cosa se pondrá en marcha el 21 de abril. A medida que se acerca la fecha, los webmasters sin versión responsive se ponen nerviosos e incluso los que la tienen echan humo por la presión que mete Google…

Algunas puntualizaciones:

  • La noticia no es que Google añada un factor a su algoritmo. Esto, al fin y al cabo, lo hacen con una cierta frecuencia. El algoritmo de Google tiene más ingredientes que la receta de CocaCola y, además, cambia bastantes veces al año. De hecho, os podéis jugar lo que queráis a que ese factor ya es parte del algoritmo. El 21 de abril, como mucho, le darán más relevancia.
  • La noticia es que Google avise con tanta claridad y antelación, algo que, con esta intensidad, diría que no ha hecho nunca.
  • ¿Por qué? Google cambia su algoritmo para seguir siendo el mejor o, como mínimo, parecerlo. Y eso, al fin y al cabo, es lo mejor para sus usuarios y para los usuarios, en general (si estoy buscando desde el móvil, yo también prefiero que la web a la que me vayan a llevar se vea bien en el móvil). Google anuncia cambios en el algoritmo para ejercer presión sobre los webmasters. A Google, que obtiene más del 90% de sus ingresos de vender publicidad en sitios web, le interesa que, desde cualquier dispositivo, el usuario navegue, cuanto más mejor. Cuando el usuario “consulta una web” desde una app Google pierde la oportunidad de vender un anuncio. Cada app de medio de comunicación es un montón de dinero que Google deja de ingresar. Y eso duele en la cuenta de explotación. Y van a hacer todo lo posible por que, al menos para los sitios “de contenido”, la web móvil plante batalla a las apps (que, para la categoría “de contenido”, apenas le suponen ingresos a Google a través de su tienda de aplicaciones para Android).
  • Webmasters del mundo hartos del yugo de Google, la única solución que os queda es hacer todo lo posible por “repartir juego” y que el indexador de Google pierda al menos parte de su relevancia en favor de los Bings y DuckDuckGos del mundo. Eso sí… si pensáis que Bing y DuckDuckGo no cambian su algoritmo con frecuencia, preparaos para llevaros una profunda decepción. La única manera de luchar contra la ley de Campbell es cambiar la receta con frecuencia. Al menos mientras haya SEOs. Y podemos estar de acuerdo todos en que mientras haya buscadores y la gente los use habrá SEOs…
  • (Y si la solución iba a ser el social media, recordad que los Facebooks del mundo también tienen sus algoritmos de ordenación.)
  • Conspiranoicos del mundo: hay, desde luego un motivo excelente para sospechar de Google: que uno de los factores para ordenar la relevancia de una página sea “contiene publicidad AdSense”. Nadie ha demostrado que eso sea así. Si fuese así, Google estaría jugando con fuego, se merecería arder y, dicho sea de paso, yo me apuntaría encantado a rociar gasolina.

Ale. Suficiente por hoy. Y suerte que he dicho que iba a ser una “nota breve”…

Los caminos del buscador son inescrutables

(Una entrada que también podría haberse llamado “es la naranja la que cuenta, y no la azul” (pero eso habría sonado a competición entre bancos) o “los usuarios miran antes de hacer clic” (pero tengo tantas evidencias de que no lo hacen que he preferido dejarlo como está))

En fin, a lo que íbamos. Ayer el aburrimiento estival me llevó a echarle una ojeada a mi informe de las Google Webmasters Tools, a pesar de que nada indicaba que me fuera a encontrar nada de la más mínima importancia. Imaginad mi sorpresa al ver esto al mirar las cadenas de búsqueda más usadas para llegar al blog:

Gráfica. Del 19 de julio hasta el dos de agosto se mueve entre 3,500 y 4,500 impresiones diarias. Sube hasta 8,100 el 4 de agosto y entonces se dispara a 27,000 el seis de agosto, nivel en el que se mantiene durante una semana
WTF?!

Por una vez, interpretar el qué ha pasado (que no el por qué ha pasado, que se me escapa en buena parte) es fácil: de golpe han aparecido dos ‘queries’ que no lo habían hecho nunca: ‘sign in’ y su versión mal escrita ‘sig in’, que se corresponden con mi anterior entrada en el blog, Finalmente, “Multiple Account Sign-In” en Google, publicada el 3 de agosto (que en la gráfica se corresponde con un ligero repunte) y, por algún extraño motivo el 6 de agosto Google decide que debe aparecer en el “top 5” de resultados para esas cadenas de búsqueda cuando se tiene al buscador priorizando las páginas en español (en un primer momento pensé que se debía a haber aparecido en una semana en los blogs de Error500, pero eso no sucedió hasta el día 8, dos días después de el ataque de locura de Google). Por aquello de separar, veamos esas dos cadenas más separadas del resto:

Separando los dos términos, vemos que el día 8 pasan a representar más de 20,000 apariciones en los resultados
Y olé

(Nota: Incluyo una tercera ‘query’ porque si no Google no me dejaba dibujar nada antes del día en que entró la entrada de marras en sus índices)

Más allá de la simple anécdota, recuperemos el título de la entrada y sus dos posibles alternativas:

  • Los caminos de el buscador son inescrutables: ¿Qué narices aporta esa entrada para subir casi instantáneamente hasta el “top 5”? Yo díria que, básicamente, nada.
  • Es la naranja la que cuenta, y no la azul: en las gráficas de Google, la línea azul representa impresiones en los resultados (y ahí rompo todos mis récords) pero la azul representa lo que verdaderamente cuenta: cuánta gente hace clic en ese resultado (en mi caso menos de 40 clics en más de 200,000 impresiones, una muy buena aproximación del 0). Cosa que parece indicar que, efectivamente…
  • Los usuarios miran antes de hacer clic: mi entrada, claramente, no es de interés para quienes hacen esas búsquedas: salir en el “top 5” de una cadena de búsqueda popular (afortunadamente) no significa que vayas a recibir una avalancha de clics…

Y aún podríamos añadir una última conclusión:

  • Google no reacciona muy rápido: el día 8 el algoritmo me pone en el “top 5”, y entonces me regala diez días seguidos con más de 19,000 impresiones diarias (22,000 los días de diario, 15,000 los fines de semana) y menos de diez clics diarios antes de recapacitar y decidir que igual no se trataba de un resultado muy relevante. Y aún así, el día 19 (último del que me da datos) aún me imprime unas nada modestas 9,000 veces (que se agradecen pero, teniendo en cuenta que no le han servido de nada a nadie…).