Segundas impresiones de Google Chrome

Y prometo cambiar de tema durante una temporada…

En resumen, y después de usar el dichoso navegador intensamente y durante unas cuantas horas, dos cosas:

  • La novedad real es el tema de los procesos-pestaña. Y aún así, IE8 ya hace algo similar, aislando las cosas. La máquina de JavaScript correrá mucho pero, por un lado, yo no he notado ninguna diferencia sobre GMail y Google Reader e imagino que el efecto solo se notará sobre la siguiente generación de aplicaciones web y, por el otro, donde acabo de decir ‘notará’ igual mejor decir ‘a lo mejor se nota’: todos los navegadores están en la mejora del rendimiento del JavaScript y Firefox anuncia, por ejemplo, un incremento del rendimiento de algo así como el 7000% para la versión 3.1… Y de los temas de la interfaz, lo único que no está en ningún otro navegador (de momento) es lo de las pestañas por encima de la barra de direcciones.
  • Un navegador NO es un sistema operativo. No lo es, no lo es y no lo es. ¿Ya? ¿Sí? Gracias. Pero por si acaso: los navegadores corren sobre sistemas operativos. Además, si lo que quieres hacer es matar a Windows, efectivamente, es una gran idea desplazar las aplicaciones a la web y el navegador. Pero para hacerlo, lo que hay que hacer es asegurar que hay [al menos] un competidor de nivel, multiplataforma y de código abierto en el mercado. Cuando dicen lo de ‘divide y vencerás’, se refieren a dividir a la competencia, no a los aliados… Lanzar un navegador más no es la mejor táctica para acabar con Internet Explorer y, por tanto, tampoco para luchar contra Windows y Microsoft en general.

Acto seguido, algunos detalles de interfaz y funcionamiento que chirrían un poco.

  • He visto dos ordenadores, ambos con XP Service Pack 2 y el ClearType activado, sobre los que Chrome mostraba las tipografías de una misma página web de maneras muy diferentes (con y sin ‘antialiasing’, para ser exactos). ¿Poltergeist? En cualquier caso, lo mínimo que se puede esperar de un navegador es consistencia…
  • A pesar de correr sobre Webkit, como Safari, el render de las páginas no es idéntico. Corren por ahí teorías que dicen que Chrome corre sobre una versión anticuada de Webkit. Podría ser, pero yo sospecho que tiene más que ver con que Safari sobre Windows utiliza el mismo motor para escribir las tipografías a pantalla que sobre Mac OS X. Sin tener el más mínimo fundamento, me voy a atrever a aventurar, además, que es probable que Apple no haya hecho público ese código…
  • De especial interés para los que usamos más de un idioma. Chrome viene con un impecable soporte para tropecientos idiomas… pero cambiar de idioma implica un viaje a las preferencias. En Firefox basta hacer clic con el botón derecho. ¿Lo podemos implementar para la próxima versión? ¿Por favor?
  • Como mínimo mi instalación de Chrome (ya hemos dicho que este no es el navegador más consistente del mercado) es alérgica a los ‘checkboxes’: solo los muestra si se le pide por favor y se le coge de buen humor…
  • En Firefox, si haces clic con el botón del medio y desplazas el ratón tienes un scroll extremadamente cómodo. En Chrome no solo no lo tienes: el scroll de la ruedita del ratón da unos saltos que son un atentado de primer orden contra la usabilidad…

Pero, curiosamente, como dicen los Rolling Stonesit’s only rock n’ roll… but I like it. Qué quieren que le haga, me gusta, aún con todos sus defectos (y que me haya pasado una mañana entera sin mis apreciadísimas extensiones de Firefox no es más que una demostración de ese hecho).

En fin, lo dicho: procuraré cambiar de tema durante una temporada.

Bueno, sí, una última cosa: Extreme Tracking ya da 49 visitas con el ‘user-agent’ nuevo… pero Google Analytics (con el acento en Google) aún no lo reconoce. Manda… :P

4 opiniones en “Segundas impresiones de Google Chrome”

  1. Hombre… Vamos a dejar ese punto en lo que es: el resultado de lanzar un producto demasiado deprisa y que el abogado de turno no tuviera tiempo de leer lo que copiabaypegaba de la licencia de algún servicio web de Google.

    De colleja fuerte, desde luego. Muy fuerte, que para eso son Google. Como para tomárselo en serio, en absoluto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *