Estándares Web 2008: Los Tres Círculos del Infierno

(Esto es una traducción, bien intencionada aunque seguro que imperfecta, del artículo Web Standards 2008: Three Circles of Hell, de Molly E. Holzschlag, aparecido en A List Apart el 23 de septiembre de 2008, de acuerdo con el permiso que se da aquí. Nótese, además, que las ideas de la autora se parecen en algunas cosas a las del traductor, pero la coincidencia no es total.)

La culpa es la cura, cúralo todo — Mike Doughty

Los lectores y los participantes en conferencias saben que cuanto más escribo y hablo de estándares web, más señalo que, en realidad, no existen. Demos un paso atrás por un momento: ¡no necesitaríamos un movimiento por los estándares web si los hubiese! Seguimos haciendo el mejor trabajo que podemos para llegar a un estándar de calidad y profesionalismo. Pero, tristemente, a pesar de una década o más de evangelismo de los estándares web, nos enfrentamos a la posibilidad de perder la influencia que hemos ganado estos últimos años.

Compartiré aquí algunas de mis opiniones sobre la problemática y las influencias constructivas de la mayoría de gente que trabaja hoy en los estándares web. Os reto a contraargumentar estos pros y contras desde vuestro punto de vista y a discutir sin buscar culpables cómo hacer avanzar la web protegiendo a la vez los ideales y buenas prácticas que tanto apreciamos.

(Esto es una traducción, bien intencionada aunque seguro que imperfecta, del artículo Web Standards 2008: Three Circles of Hell, de Molly E. Holzschlag, aparecido en A List Apart el 23 de septiembre de 2008, de acuerdo con el permiso que se da aquí. Nótese, además, que las ideas de la autora se parecen en algunas cosas a las del traductor, pero la coincidencia no es total.)

La culpa es la cura, cúralo todo — Mike Doughty

Los lectores y los participantes en conferencias saben que cuanto más escribo y hablo de estándares web, más señalo que, en realidad, no existen. Demos un paso atrás por un momento: ¡no necesitaríamos un movimiento por los estándares web si los hubiese! Seguimos haciendo el mejor trabajo que podemos para llegar a un estándar de calidad y profesionalismo. Pero, tristemente, a pesar de una década o más de evangelismo de los estándares web, nos enfrentamos a la posibilidad de perder la influencia que hemos ganado estos últimos años.

Compartiré aquí algunas de mis opiniones sobre la problemática y las influencias constructivas de la mayoría de gente que trabaja hoy en los estándares web. Os reto a contraargumentar estos pros y contras desde vuestro punto de vista y a discutir sin buscar culpables cómo hacer avanzar la web protegiendo a la vez los ideales y buenas prácticas que tanto apreciamos.

Los sospechosos habituales

La frustración lleva con facilidad a señalar con el dedo. Pero la culpa, pese a que el cantante y poeta Mike Doughty nos diga que es la cura, cúralo todo, sabemos que no lleva muy lejos.

Pero eso no significa que no sea justo echar una ojeada a las fuerzas del diseño y el desarrollo de ‘front-end’, especialmente en relación con el HTML y el CSS. Es especialmente cierto para los que creemos que la web nos pertenece a todos y no a ninguna compañía, gobierno u organización de otra clase.

Como experta invitada del W3C, colega frecuente y amiga de muchos de los miembros del WHATG, y después de un chapuzón de 18 meses en lo más profundo de la piscina de Internet Explorer, comencé a pensar que tocaba señalar con el dedo un rato. Hay fallos y cosas mal hechas en todos los aspectos de lo que hacemos, como el software desarrollado por nuestro encargo y las tecnologías que se supone que debemos llevar de la teoría a la práctica. Estos temas generan tanto malestar que hacen nuestro trabajo uno de los peor entendidos del planeta.

Primer círculo: académico y científico — el W3C

Al W3C se le enseña con frecuencia el dedo corazón cuando tenemos problemas con las especificaciones. Creo que esto se debe a especificaciones poco claras escritas para académicos y científicos. Acusado de ser la “torre de marfil” a pesar de sus esfuerzos en los últimos años de orientarse más a la comunidad, el W3C es un grupo de científicos y académicos de la industria que trabajan para compañías miembro tales como IBM, Microsoft, Opera Software, etc. El señalar de dedos viene porque como comunidad nos sentimos excluidos.

Estás invitado. ¿Te lo puedes permitir?

Sí, hay expertos invitados que mitigan el sesgo, pero cada vez es más complicado que se apunten. Como experta invitada, me hago responsable de todos los gastos relacionados con el trabajo, incluyendo las llamadas de larga distancia o los gastos de viaje al sur de Francia para una semana de reuniones intensivas. Estos gastos pueden suponer una barrera económica que impide participar a los independientes.

Como resultado, muchos grupos de trabajo se acaban centrando en los intereses de las compañías miembro. Para ser justos, es cierto que el W3C solo admite un cierto número de votos por compañía miembro y tema, pero aún así las agendas de las compañías se promocionan—a menudo con éxito.

Llevarse la pelota e irse a casa

Hace poco fui testigo de cómo un representante de una compañía miembro cerró toda una línea de discusión simplemente diciendo Esto compromete varias de nuestras patentes. Si seguís nos vamos del W3C. Con una historia de modelo de negocio a largo plazo no viable, el W3C no puede permitirse perder miembros, especialmente cuando son críticos para la misión de muchas especificaciones en evolución.

Me abatió mucho presenciarlo, sabiendo de la dificultad para el W3C de crear un entorno en que sea fácil lidiar con estos temas. Pero el hecho es que el mundo —gracias a la web— está cambiando. Esto significa que la forma en que tratamos con la propiedad intelectual también va a tener que cambiar. Pero hasta ese momento, no estoy segura de que podamos decir realmente que el W3C sea abierto, ni creo que merezca la culpa, per se.

Pros y contras del W3C

Pros:

  • Global
  • Cuerpo académico y científico
  • Múltiples intereses representados, pero la mayoría de compañías miembro de pago
  • Intenta ser más abierto a través de ciertos equipos como los grupos de trabajo de HTML5 y CSS
  • Intenta ser más atractivo al mundo profesional a través de rediseños, blogs y un lenguaje más comprensible en su sitio

Contras:

  • Crea “estándares abiertos” de ideales, no necesariamente de hechos
  • Increíblemente lento de movimiento en un entorno en evolución rápida
  • Mal modelo económico que depende de las membresías
  • Desanima a los independientes y los procesos abiertos
  • Pasivo: solo crea especificaciones y recomienda, no tiene verdadero alcance
  • Percepción de “torre de marfil”

Algunos han sugerido que el W3C está obsoleto y que la verdadera solución es desmantelarlo. Creo que sin una alternativa muy fuerte preparada, eso sería desastroso: actualmente, el W3C es el único lugar en que las compañías miembro discuten y trabajan los problemas.

Una infraestructura nueva y auténtica, junto con nuevos modelos económicos y alguna forma de incorporar a los independientes podría ser muy útil. De hecho, el domingo 14 de septiembre de 2008 se anunció una nueva fundación para hacer exactamente eso. La World Wide Web Foundation ha recibido dinero para ayudar al W3C y espera tener un plan completo preparado para 2009. Aunque es un plan esperanzador, cómo funcionará más allá del W3C e influenciará a la comunidad en sentido amplio es algo que no podrá verse hasta dentro de un cierto tiempo.

Segundo círculo: revolucionario y disruptivo—grupos de trabajo independientes

Un cierto número de organizaciones ha nacido fuera del W3C por la frustración que siente la gente en los grupos de trabajo del W3C. Dos excelentes ejemplos son WCAG Samurai, un grupo cerrado sin lista publicada de miembros, y el WHATWG, un grupo abierto que trabaja de forma transparente. Ambos grupos ofrecen una respuesta interesante a los temas planteados en la discusión sobre el primer círculo: ambos son revolucionarios y disruptivos.

Otros grupos nacidos de la comunidad, como The Web Standards Project (WaSP) y el Web Standards Group (WSG) se centran en el proselitismo más que en escribir especificaciones. Hoy en día es incuestionable la necesidad de estos grupos, puesto que realizan una tarea de difusión de la que no se encargan ni el W3C ni el resto de grupos independientes.

¿WHATWG?

Por la naturaleza abierta y no anónima del WHATWG, les usaré en nuestra discusión, puesto que su trabajo ya ha sido en parte adoptado por el W3C y los fabricantes están implementando partes de HTML5.

El WHATWG se formó por frustración con el W3C por negarse a evolucionar HTML y porque XHTML, que debía ser la lingua franca de la siguiente generación, nunca se ha implementado en Internet Explorer.

Cierta cantidad de tipos inteligentes, como Ian Hickson, Lachlan Hunt, Henri Sivonen, Anne van Kesteren, Dean Edwards y otros líderes y pensadores, creían que esto era inaceptable. Creen que HTML necesita evolucionar tanto semántica como funcionalmente (pongamos por ejemplo los formularios). El WHATWG trabajó deprisa, demostrando que las organizaciones independientes sin financiación pueden lograr cosas deprisa y bien.

El trabajo del WHATWG es ahora la base del nuevo y “abierto” HTML5 Working Group del W3C que, citando a Dorothy Parker, es un “infierno fresco.” Pero el WHATWG y el HTML5 Working Group siguen trabajando de manera separada a pesar de compartir muchos recursos.

Pros y contras de los grupos independientes

Pros:

  • Revolucionarios
  • Disruptivos: exigen cambio
  • Sin sesgos económicos
  • Muchos puntos de vista representados (idealmente)
  • Increíblemente ágiles
  • Resulta más fácil crear y publicar especificaciones independientes de código abierto
  • Meritocracia: las acciones se basan en pasión y visión, más que en la orientación a beneficios

Contras:

  • Ausencia de liderazgo claro—demasiadas manos
  • Falta de soporte económico—basados en voluntarios
  • Demasiada agilidad también puede traducirse en falta de tiempo para la investigación o la discusión colegiada con otros grupos (por ejemplo, el WHATWG y la comunidad de Accesibilidad)
  • Riesgo muy alto de ser excesivamente agresivos
  • Riesgo muy alto de convertirse en monoculturales, liderados por una sola persona o un pequeño grupo y que la mayoría siga sus ideas porque es “lo correcto”

Tercer círculo: interés propio y beneficios—tecnologías propietarias

Adobe, Microsoft, Apple y Google están entre los negocios más poderosos implicados con la propiedad intelectual propietaria. Comparten una filosofía sobre la compartición de la información menos-que-cooperativa puesto que buscan crear plataformas ricas que, citando a Steve Ballmer, “ganen” la web. Flex, Silverlight e incluso a evolución de WebKit suelen tener lugar fuera de la comunidad, con el interés propio y el beneficio como objetivos—no una web flexible y abierta.

Pros y contras de las tecnologías propietarias

Pros:

  • Globales
  • Iniciativa económica fuerte
  • Un único punto de vista representado
  • Más ágiles
  • Mayor facilidad para llegar primero al mercado
  • Mayor facilidad para innovar

Contras

  • Cerrados
  • No comunicativos
  • Agresivos
  • Orientados al beneficio—no necesariamente a la calidad
  • Un obstáculo significativo al proceso de interoperabilidad

Amplias latitudes

Así que, ¿qué hacemos como diseñadores, desarrolladores, administradores de contenidos y evangelistas a la búsqueda de una web verdaderamente mejor de una forma abierta e interoperable?

Hemos intentado cosas. WaSP, WSG… Estos grupos han ayudado con la educación y la difusión, y son la cola que mantiene la comunidad unida. Pero estos grupos también corren el riesgo de volverse irrelevantes (hay gente que ya los ve así) porque parece que no hagan nada para resolver los problemas fundamentales de la web.

¿Deberíamos crear otro grupo más? Esa fue mi primera idea, pero eso solo añade otra capa de confusión al problema. Si en vez de eso meditamos sobre los pros y contras de los tres círculos, puede que encontremos realmente a la gente adecuada, identifiquemos los problemas clave y posiblemente encontremos la forma de unir y no dividir aun más nuestra comunidad.

Puntos de inflexión

En el momento en que las tecnologías propietarias ganen una posición dominante, nos separaremos aun más de los estándares web. No existe mejor demostración que Internet Explorer. No existe mejor demostración que el esfuerzo de Apple por implementar aspectos de CSS3 que aún no llegan a recomendación en WebKit (comprometiendo potencialmente la forma de operar del W3C en el futuro). No existe mejor demostración que la incapacidad de Mozilla y Opera de aumentar su base de usuarios más allá de un cierto punto.

¿Podemos resolver el problema? Nunca he sido adivina, pero soy optimista. Creo que tenemos a gente fantástica en cada uno de los círculos que se puede unir y hacer que pasen cosas. El truco es centrarse en los pros, encontrar formas de tratar con los contras, encontrar a gente que realmente logra cosas y mantener la conversación tan abierta como sea posible.

Si solapamos los círculos, vemos que comparten puntos en común sobre los que construir. Es ese el centro que necesitamos fortalecer—y no agravar el problema con más comités en este momento. La sobreburocratización será el lecho de muerte de todo el bien que hemos causado hasta ahora.

Cómo arreglamos la web. Discutir.

¿Podemos pensar cómo agregar los tres círculos en un mecanismo útil? ¿Quién sabe? Hará falta movilización. Y compromiso. Más allá, harán falta unas cuantas horas del copioso tiempo libre de cada uno para prestar atención y participar de alguna forma. Escribir entradas de blogs. Comentar exhaustivamente en entradas de blogs. Ganar la atención del WaSP e implicarse. Pedir asistir a las reuniones del W3C. Si no hacemos algo pronto, me temo que la web se convertirá más en un producto comercial que un don.

No tenemos una web interoperable. Lo que tenemos es una acumulación de cosas propietarias, cerradas y protegidas. Aunque es sofisticado y a veces interesante, se opone al corazón de lo que vinimos a construir: una web accesible e interoperable para todos.

Translated with the permission of A List Apart Magazine and the author.

1 opinión en “Estándares Web 2008: Los Tres Círculos del Infierno”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *