Firefox 3, about:config y el Acer Aspire One

En una entrada anterior explicamos cómo hacer una pseudo-instalación de Firefox 3 en el Acer Aspire One (más sobre el aa1 en obm). Y ayer Make Tech Easier publicaba 28 Coolest Firefox About:Config Tricks. Combinándolos, podemos mejorar un poco la experiencia de usuario de FF3 en el AA1 (viva los acrónimos :-P). En la barra de direcciones del navegador tecleamos about:config, le decimos que sí, que somos unos atrevidos y vamos buscando (con la ayuda del ‘filtro’ que aparece en lo alto de la página) los siguientes elementos:

  • browser.cache.disk.enabled decide si el navegador usará o no una caché en el disco duro local. Teniendo en cuenta que el disco SSD del AA1 no es ninguna maravilla, ponerlo a false incrementa notablemente el rendimiento del navegador.
  • En una pantalla pequeña como la del AA1 ahorrar espacio es vital. Es por ello que vale la pena trabajar en modo pantalla completa (se activa y desactiva con F11). Pero FF3, a diferencia de FF2, esconde la barra de herramientas cuando está a pantalla completa. Además, hace una animación que le sienta fatal al procesador Atom. Para minimizar el impacto del problema podemos hacer dos cosas: desactivar la animación, poniendo browser.fullscreen.animateUp a 0 o, directamente, decirle al navegador que no la esconda, poniendo browser.fullscreen.autohide a false.
  • browser.sessionstore.enabled. Se trata de una opción muy útil de FF3, que cada cierto tiempo guarda la sesión para poderla recuperar en caso de cuelgue. Pero en un ordenador pequeño y poco potente puede ir bien ponerlo a false y ahorrar un poco de rendimiento. O, en su defecto, cambiar el valor por defecto de browser.sessionstore.interval (el tiempo entre guardado de sesiones) del valor por defecto (10000 milisegundos) por 600000, por ejemplo…
  • Los que venimos de Windows estamos acostumbrados a que un clic en la barra de direcciones seleccione todo el texto que hay en ella. Ese no es el comportamiento por defecto de FF en Linux. Para cambiarlo, cogemos browser.urlbar.clickSelectsAll y lo ponemos a true.
  • Otra cosa que cambia de Windows a Linux es el comportamiento de la tecla backspace (alias ‘la flecha que borra para atrás’). En Windows vuelve a la página anterior mientras que en Linux no hace nada. Para dejarlo como en Windows buscamos browser.backspace_action y lo ponemos a 0.

De nada…

Dos cosillas para el Acer Aspire One

La primera, la instalación de VLC. Decíamos ayer que al reproductor de vídeo que viene por defecto con el Aspire One se le atraganta más de un códec, incluyendo algunos de los más frecuentes. La respuesta: instalar VLC. Para ello, después de abrir un terminal (cosa que explicamos en el capítulo anterior):

#> su
#> rpm -ivh http://rpm.livna.org/livna-release-8.rpm
#> yum install vlc

Con ello descargaremos e instalaremos el reproductor. A partir de este momento, al hacer clic con el botón derecho sobre cualquier archivo de vídeo nos aparecerá la opción de reproducirlo con VLC (Tras la orden su deberemos entrar la contraseña de administración que creamos la primera vez que arrancamos la máquina. Y al acabar la operación, hacer exit dos veces, la primera para salir de la cuenta de administrador y la segunda para cerrar el terminal).

Fuente: http://www.aspireoneuser.com/forum/viewtopic.php?f=5&t=167.

Y la segunda, cómo instalar Firefox 3, que es bastante mejor navegador que el Firefox 2 instalado por defecto y que, además, debería consumir menos recursos, algo que se agradece especialmente en una máquina de estas características…

Advertencia En los repositorios de software oficiales aún no está Firefox 3. Muy probablemente este entre en conflicto con la actualización que saque Acer para pasar a Firefox 3, en su momento. Y es un parche muy parche… Vamos, que ni que se os derrita el cacharrito voy a hacerme cargo.

Tras abrir el consabido terminal:

wget “http://download.mozilla.org/?product=firefox-3.0.1&os=linux&lang=es-ES”
tar -jvxf firefox*bz2
su
mv firefox /opt
mv /usr/bin/firefox /usr/bin/ff2
ln -s /opt/firefox/firefox /usr/bin/firefox
ln -s /usr/lib/mozilla/plugins/* /opt/firefox/plugins

Aquí cerramos el navegador (en caso de tenerlo abierto) y arrancamos Firefox 3 con

firefox -ProfileManager &

Fuente: http://macles.wordpress.com/2008/07/22/firefox-3-on-the-acer-aspire-one-a110/.

PS 20080814 Para los más aventureros (la cosa es no apta para cardíacos), tnkgrl Mobile ha colgado un vídeo de media horita sobre cómo abrir el Aspire One, añadirle más memoria y un módulo Bluetooth. También hay fotos y, en la correspondiente entrada de blog “amenaza” con explicar cómo cambiar el disco SSD por un disco duro “convencional” de 1.8″. Seguiremos informando.

PS 20080816 Ya tenemos cómo montar un disco duro dentro del AA1: entrada de blog y vídeo. En el sigiente capítulo, módem 3G interno…

Habemus Acer Aspire One

No sé cuándo se puso a la venta en España, pero debe hacer algo más de 24 horas que hermanito informaba que estaba a la venta en la fnac el Acer Aspire One 110 por unos bastante razonables 300 euros, con 512 megas de RAM y 8 gigas de disco SSD… y algo más de 22 que uno es propietario de un flamante modelo azul :-D.

Para el que no haya visto ninguno de los nuevos “netbooks” o “ultraportátiles baratos”, se trata de una gama iniciada con el Asus Eee de ordenadores portátiles baratos (a partir de 250 euros), ultraportátiles (pantallas de 7 a 8.9 pulgadas, pesos típicamente por debajo de un kilo), sin lector de CD, pero con WiFi, basados en la familia de procesadores Atom de Intel (relativamente poco potentes, pero una auténtica virguería en cuanto a tamaño, consumo y, sobretodo, precio) y con sistemas operativos ligeros (alguna variedad de Linux o Windows XP) que corren sobren unos recursos limitados.

En el caso del Acer Aspire One, el precio de la configuración básica, como ya hemos comentado, es de 300 euros, que dan derecho a 512 megas de RAM, un disco duro de estado sólido de 8 gigas (que el sistema ve como 6,4 gigas, tan solo 3,7 disponibles para el usuario) y una pantalla de 8.9″ y 1024×600 puntos de resolución. En los laterales del sistema encontramos un puerto VGA, un ethernet, un USB y un lector de tarjetas SD en el lado izquierdo y, en el derecho, otro lector de tarjetas (esta vez multiformato, aceptando también xD y Memory Stick), dos puertos USB más, entradas y salidas de audio y un conector para cerraduras Kensingston. ¿Por qué dos lectores de tarjetas? Porque el de la izquierda es “especial”: si insertamos una tarjeta de memoria, el sistema la trata como si fuera una ampliación del disco SSD, con lo que podemos doblar el espacio disponible en el sistema por los treinta euros que viene a costar una tarjeta SD de ocho gigas. Aún no lo he podido probar, por lo que ya os contaré más sobre el tema otro día… Por lo que respecta a los puertos USB, ningún problema en enchufar un ratón, como era de esperar, pero tampoco para colocarle un disco duro USB de 250 gigas (variedad “no necesito fuente de alimentación”): aunque el sistema ha tardado unos segundos en reconocerlo, después se ha comportado de maravilla. La batería es de tres celdas y Acer le anuncia tres horas de vida, que yo dejaría más bien en “entre dos y dos y media”. Y de regalo, una webcam de 0.3 megapíxels (esto es, 640×480). El sistema operativo, una variedad de Linux llamada Linpus.

En cuanto al aspecto externo, pasa con nota el “test de las amigas”: al enseñarlo a las amigas, en lugar de la típica reacción “el tipo este ya se ha comprado otro cacharrito raro” obtenemos un arqueo de cejas, una dilatación de pupilas y un “qué mono” sonriente… :-P. Le falla, eso sí, el ‘touchpad’, más pequeño que los habituales incluso en esta gama (y por lo tanto, bastante “nervioso” en el manejo) y con los botones a ambos lados, y no debajo, como es habitual. Estamos en el proceso de habituarnos, pero creo que lo lograremos. A cambio, llevar los botones a los lados reduce el tamaño del “reposamuñecas”, cosa que permite, a la vez, un tamaño un pelo más compacto que otros rivales de gama pero un teclado un poco más grande, cosa que se agradece profundamente (aún así, que nadie espere batir récords de mecanografía con el teclado).

Como decíamos, el sistema operativo es la distribución Linpus de Linux (efecto colateral: el teclado carece de tecla ‘Windows’, que se ve sustituida por una tecla ‘Casa’). Al arrancar tenemos acceso a un menú básico con cuatro categorías: Conectar, Trabajo, Diversión y Archivos. En Conectar tenemos el navegador (Firefox 2.0.0.14), cliente de mensajería instantánea (compatible con las redes de MSN, Yahoo!, Google Talk y AIM) y cliente de correo electrónico, más un lector de RSS y accesos directos a la Wikipedia, Google Maps y Hotmail en un segundo nivel. En Trabajo tenemos acceso al procesador de textos, la hoja de cálculo y la herramienta de presentaciones de OpenOffice.org (en su versión 2.3), más gestor de calendarios y contactos, calculadora y bloc de notas en el segundo nivel. En el apartado de Diversión tenemos un reproductor multimedia (al que se le han atragantado unos cuantos códecs ya, tendré que investigar cómo actualizarlo) muy al estilo de un “Windows Media Center” más algunos juegos y acceso a la cámara web y un muy básico programa de dibujo. Finalmente, a través de Archivos tenemos acceso a las carpetas en que almacenar nuestros documentos.

Como ya hemos dicho, el menú por defecto del Aspire One es suficiente pero un tanto básico de aspecto y limitado si uno quiere acceder al sistema. Para meterle mano, una buena manera es hacer clic en “Mis Documentos”, acceder al menú Fichero, hacer clic en Terminal y teclear xfce-setting-show, que da acceso a la personalización del escritorio Xfce que usa la distribución de Linux. Un primer paso llegados ahí es hacer clic en Desktop, acceder a la pestaña “Behavior” y activar “Show desktop menu on right click”. Esto nos dará acceso a un menú que resultará más familiar a cualquiera que esté acostumbrado a una distribución Linux básica (y en cuyo apartado Sistema encontraremos un “Agregar/Quitar Software” que nos da acceso a un repositorio desde el que añadir más software al sistema). Ya puestos, también es conveniente pasarse por “Window manager” y seleccionar un aspecto para las ventanas que no se coma tanta pantalla como el estilo “Windows XP” que trae por defecto. En las preferencias del teclado descubriremos, además, algunas combinaciones de teclado útiles, como ctrl+alt+delete para acceder al monitor del sistema.