Cómo esconder un ordenador en tu móvil o tableta: Ubuntu vs OnLive

La tendencia se veía venir y comenzó a materializarla Motorola en el CES de 2011 (lo contábamos por aquí hace algo más de un año), lanzando el Atrix, un móvil Android que, al conectarlo a un ‘dock’, con teclado y pantalla, se convierte en un navegador Firefox de escritorio que debería ser, hoy, capaz, de ejecutar buena parte de las aplicaciones que uno ‘necesita’ para vivir. Un año más tarde, nada indica que el Atrix haya sido un éxito (una lástima, en mi opinión). Pero ello no evita que se atisben un par de alternativas interesantes en el horizonte más próximo…

Canonical: Linux dentro de tu Android

Canonical, los de Ubuntu, siguen por la vía abierta por Motorola, pero más, si cabe, y anuncian como eslogan A full Ubuntu desktop, on your docked Android phone, una descripción bastante aproximada de lo que quieren vender (de hecho, como cuentan en The Verge, están haciendo sus pruebas sobre un Atrix 2).

Tal y como puede verse en vídeos que corren por YouTube, una de las gracias es la fuerte integración entre Ubuntu y Android: desde el escritorio se puede acceder a las aplicaciones del móvil, así como a los datos que uno tenga guardados, e incluso ser notificado de los SMS entrantes…

Dicen los que lo han probado, eso sí, que la cosa, de momento, necesita bastantes mejoras en potencia

OnLive: virtualización multimedia

OnLive, por su lado, ataca exactamente el mismo problema desde una perspectiva más ‘cloud’ (que está de moda, oiga). Comenzaron vendiendo “virtualización para jugar” (y siguen en ello, véase): una ‘app’ iPad se conecta a un servidor virtual y te permite jugar con videojuego potente desde la tableta. Dicen las críticas (el servicio, de momento, sólo está disponible en Estados Unidos, Canadá y Reino Unido) que la cosa es interesante pero que más vale disponer de un ancho de banda más que notable si se pretende que la experiencia sea agradable, pero eso, por otro lado, era de esperar.

Y claro, una vez tienes un escritorio capaz de correr videojuegos la pregunta obvia es ¿y por qué no lo hacemos con un escritorio convencional (que seguramente necesitaremos menos recursos por máquina y el público potencial será más amplio)? Y en ello están, con OnLive Desktop (de momento ‘iPad only’, aunque prometen aplicación Android en breve. Podéis ver demos en YouTube, para haceros una idea

¿Y quién gana?

  • La opción uno es que, desafortunadamente, lo que a mí me gustaría tener y lo que a mucha gente le gustaría tener no sea lo mismo, que el nicho de mercado sea demasiado pequeño y esto quede en agua de borrajas.
  • La segunda opción es que pase lo que siempre ha pasado en informática: que se imponga la ley de Moore y que el procesador y la RAM que caben en un móvil sean, en un futuro cercano, capaces de mover con comodidad un sistema de escritorio. En ese caso, Canonical y Ubuntu llevarán un par de cuerpos de ventaja en la carrera. Pero que nadie dude que, si Ubuntu cabe en un móvil y es una opción interesante, la mismo pasaría con Windows y Mac OS…
  • Y finalmente queda la opción de que gane la nube y las soluciones de virtualización. De hecho, con una conexión de verdadera banda ancha en casa, no sería mala opción para muchos usuarios gastarse ciento cincuenta o doscientos euros al año en un ordenador virtualizado en vez de 600 o más cada tres o cuatro.

En fin. Que habrá que permanecer alerta.

Netbooks, Linux y devoluciones…

Uno de los efectos positivos que le veía uno a la moda esta de los ‘netbooks’ (sean Eees, Aspire Ones, MSI Winds o lo que sean) es que iban a popularizar Linux (quien le quiera dar la lectura, un poco más malintencionada, de que limitará las ventas de Windows, que lo haga, desde luego): 300 euros por el ordenador con Linux, 350 por lo mismo con Windows… como para pensárselo. Más aún si tenemos en cuenta mi propia experiencia con el Aspire One: para lo que lo quiero, aún no se me ha pasado nunca algo que me hiciese pensar en Windows: tiene su navegador, su cliente de mensajería instantánea, su OpenOffice y, con un poquito de trabajo, Gimp y Skype. ¿Qué más voy a querer?

Pues va a ser que no. Como mínimo, parece ser, para el caso de las ventas en Estados Unidos de los MSI Wind, las tasas de devolución de los modelos Linux cuadriplican las de Windows. Sorprendente, insisto, al menos para mí. ¿Tiene el usuario medio tan asumido que un ordenador tiene que tener “aspecto Windows”? ¿O quizá haya otros factores explicativos? Habrá que mantener los ojos abiertos. Vía.

Dos cosillas para el Acer Aspire One

La primera, la instalación de VLC. Decíamos ayer que al reproductor de vídeo que viene por defecto con el Aspire One se le atraganta más de un códec, incluyendo algunos de los más frecuentes. La respuesta: instalar VLC. Para ello, después de abrir un terminal (cosa que explicamos en el capítulo anterior):

#> su
#> rpm -ivh http://rpm.livna.org/livna-release-8.rpm
#> yum install vlc

Con ello descargaremos e instalaremos el reproductor. A partir de este momento, al hacer clic con el botón derecho sobre cualquier archivo de vídeo nos aparecerá la opción de reproducirlo con VLC (Tras la orden su deberemos entrar la contraseña de administración que creamos la primera vez que arrancamos la máquina. Y al acabar la operación, hacer exit dos veces, la primera para salir de la cuenta de administrador y la segunda para cerrar el terminal).

Fuente: http://www.aspireoneuser.com/forum/viewtopic.php?f=5&t=167.

Y la segunda, cómo instalar Firefox 3, que es bastante mejor navegador que el Firefox 2 instalado por defecto y que, además, debería consumir menos recursos, algo que se agradece especialmente en una máquina de estas características…

Advertencia En los repositorios de software oficiales aún no está Firefox 3. Muy probablemente este entre en conflicto con la actualización que saque Acer para pasar a Firefox 3, en su momento. Y es un parche muy parche… Vamos, que ni que se os derrita el cacharrito voy a hacerme cargo.

Tras abrir el consabido terminal:

wget “http://download.mozilla.org/?product=firefox-3.0.1&os=linux&lang=es-ES”
tar -jvxf firefox*bz2
su
mv firefox /opt
mv /usr/bin/firefox /usr/bin/ff2
ln -s /opt/firefox/firefox /usr/bin/firefox
ln -s /usr/lib/mozilla/plugins/* /opt/firefox/plugins

Aquí cerramos el navegador (en caso de tenerlo abierto) y arrancamos Firefox 3 con

firefox -ProfileManager &

Fuente: http://macles.wordpress.com/2008/07/22/firefox-3-on-the-acer-aspire-one-a110/.

PS 20080814 Para los más aventureros (la cosa es no apta para cardíacos), tnkgrl Mobile ha colgado un vídeo de media horita sobre cómo abrir el Aspire One, añadirle más memoria y un módulo Bluetooth. También hay fotos y, en la correspondiente entrada de blog “amenaza” con explicar cómo cambiar el disco SSD por un disco duro “convencional” de 1.8″. Seguiremos informando.

PS 20080816 Ya tenemos cómo montar un disco duro dentro del AA1: entrada de blog y vídeo. En el sigiente capítulo, módem 3G interno…

Instalando Linux en un Pentium II

Hace unos días una asociación sin ánimo de lucro de mi barrio pedía algún ordenador de segunda mano con el que poder usar una conexión wifi a internet que un vecino les dejaba.

Tenía en casa un Pentium II abandonado, ocupando sitio y decidí cederlo a la asociación. Pero, ¿con qué sistema operativo? La primera opción que se me ocurrió fue ponerle un W98, pero siendo un ordenador que debía estar conectado a internet, no acababa de hacerme gracia. La solución era poner Linux, sí, pero, ¿qué Linux? La máquina es un PII 433 MHz con 384 Mb de RAM, así que no podía poner un Ubuntu porqué necesita al menos un Pentium III. Además, no quería nada que fuese excesivamente pesado o no se iba a poder usar.

En mi búsqueda por la red encontré varias soluciones interesantes.

Por un lado encontré antiX, un LiveCD realmente ligero y que corría sin problemas en la máquina. Sin embargo tiene algunas pegas. Por un lado no encontré la manera de instalarlo, lo cual significaba arrancar siempre del CD, cosa que no me parecía adecuada. Además, tiene un entorno gráfico un tanto curioso, pues para cargar las aplicaciones se usa el botón derecho del ratón. Pero lo peor es que no me reconocía la tarjeta wifi, una Conceptronic C54Ri. Así que descartado.

La siguiente opción fue Damn Small Linux, una opción muy parecida a antiX, con la ventaja de que es capaz de correr en un 486 DX con 16 Mb de memoria, ocupando sólo 50 Mb. De nuevo, el entorno, junto con la imposibilidad de usar la tarjeta wifi me obligó a buscar otra opción…

La tercera posibilidad fue VectorLinux 5.8 Standard Edition, una distribución que con un escritorio Xfce ofrece un gran rendimiento en equipos a partir de Pentium II, con un mínimo de 128 Mb de RAM y 3 Gb de espacio en disco. Una muy buena alternativa que funcionaba de maravilla en mi Pentium II. Sin embargo a pesar de intentarlo varias veces de varias maneras diferentes, no conseguí hacer funcionar la tarjeta Wifi :-( . Estoy seguro de que se puede hacer, pero no fui capaz.

Finalmente la distribución seleccionada fue Mandriva Linux 2007 Spring. Sin duda es la distribución más completa de todas, pero por eso sus requerimientos son algo más elevados. Necesita al menos 256 Mb de RAM (512 recomendados) y 3 Gb de disco. En cuanto al procesador, la página de Mandriva no indica nada, pero en el Pentium II va razonablemente bien (teniendo en cuenta sus 384 Mb de RAM). Por supuesto la tarjeta wifi la reconoció enseguida y la única pega que puedo ponerle es que Mandriva no soporta el procesador Pentium II y, en consecuencia, los repositorios de software de Mandriva no están accesibles. Eso quiere decir que si quiero añadir algún programa o utilidad tengo que hacerlo bajando directamente el programa, sin posibilidad de que el gestor del sistema lo haga de manera automática. Pero es un mal menor en una máquina que se va a usar para escribir algunos documentos, hacer alguna hoja de cálculo (todo ello en OpenOffice) y, sobre todo, a navegar internet (con Firefox).

Actualización 16/10/07 En los comentarios explican como hacer funcionar los repositorios de Mandriva con el PII. A ver si mañana puedo probarlo :)