Cómo sobrevivir a Google Buzz en dos cómodos pasos

O tienes Google Buzz o lo vas a tener, en tu cuenta de GMail, en cuestión de horas… Así entre nosotros, el invento tiene sus usos efectivos pero, sin el control adecuado, puede convertirse muy rápidamente en un arma de comunicación masiva que puede acabar de convencer al mundo de que el correo electrónico ha muerto…

Para proteger nuestro GMail de tan brutal ofensiva de ruido, dos pasos imprescindibles:

Quita de mi correo, bicho

No sé a quién se le ocurrió la “brillante” idea de generar un correo cada vez que alguno de mis contactos “buzzea” algo pero, desde luego, no conocía ni a mis contactos ni, peor aún, a los verborreicos contactos de mis contactos… O sea que la primera contramedida a tomar es la eliminación sumaria de todo ese correo no deseado. Veamos cómo:

  1. A la derecha de la barra de búsqueda de GMail, en pequeñito, hay un enlace “Crear un filtro”. Haced clic en él.
  2. Aparecerá un cuadro con diversas opciones (“De”, “Para”…). La que nos interesa es “Contiene las palabras”. Rellenad el cuadro que os ofrece con el texto “label:buzz”. Una vez relleno, dadle al botón “Búsqueda de prueba”. Si no habido ningún problema, veréis por debajo cómo os aparecen todos esos molestos mensajes de Buzz. Haced clic en “Paso siguiente”.
  3. Después de una advertencia sobre etiquetas a la que debéis decir que “OK”, pasaréis al siguiente paso, en el que indicaremos a Google qué debe hacer con esos mensajes. Esto es, “Omitir Recibidos (Archivarlo)”. Activad esa opción. Si lo deseáis, también podéis darle a “Aplicar también el filtro a las tropecientas conversaciones siguientes.” y comenzar a hacer limpieza. Una vez hecho, le dais a “Crear un filtro”.
  4. ¡Tachán! Fin de la primera parte y buzón a salvo.

No sigas al señor Martínez

Ni a la tía María. Ni al jefe. Ni…

Otro brutal error de Buzz es tomarse todas las libertades del mundo con tu grafo social y seguir por defecto (lo de defecto, nunca mejor dicho) a la mitad de tus contactos GMail. Hay que hacer limpieza como sea… Para ello, dos opciones:

  • La primera, hacer clic sobre el “Sigues a (demasiadas) personas” que hay justo encima de los “buzzes”. Ahí os saldrá una lista de toda la gente que estáis siguiendo. Vuestro mejor amigo, el enlace “Dejar de seguir” que aparece a la derecha de cada uno de los pesados de la lista. Que, no lo dudéis, son muchos. Sin piedad y a degüello. Si alguien se molesta, que le zurzan. Y prometo que yo no me molestaré con nadie que tome la sabia decisión de no seguirme.
  • Pero claro, eso puede ser muy drástico. Quizá sea mejor huir de los bombardeos masivos y optar por la táctica francotirador. También es fácil. Al enésimo “buzz” inane del primo Andrés, os vais al triangulito que hay a la derecha del correspondiente “Comentar”. Y os aparecerá, de nuevo, el maravilloso “Dejar de seguir a ElPesadoDeTurno”. Adelante, sin titubear…

Mucho mejor, ¿eh? De nada, ha sido un placer…