Cómo declarar una “miniquiebra” en GMail

No todo el mundo es tan desastre como yo gestionando su buzón de correo electrónico como yo, pero tampoco voy a ser el único… ¿Os ha pasado alguna vez que el ‘inbox’ de GMail se os dispara? Páginas y páginas de correo que es imposible que limpiéis nunca. Y, de regalo, un poco de ansiedad cada vez que veis el número de mensajes por leer o la cantidad de mensajes acumulados…

Una solución (parcial y bestia, pero solución) es aceptar que los correos que llevan ahí más de cuatro meses (pongamos por ejemplo) no los vais a llegar a limpiar nunca, y que es mejor archivarlos como buenamente podamos. Y, por tanto, se plantea la pregunta: ¿es posible hacerlo simple y rápidamente? Afortunadamente, la respuesta es que sí, gracias a esos grandes desconocidos que son los operadores de búsqueda de GMail. Y, en especial, el older_than, al que podemos especificar parámetros como 100d si queremos los mensajes de más de 100 días o 4m si lo que queremos son cuatro meses. Si lo combinamos con in:inbox podremos seleccionar, de una sola tacada, todos esos mensajes que hemos aceptado que no limpiaremos de manera sistemática y que nos estresan en el “inbox”:

Mi buzón, después de aplicar la búsqueda older_than:4m in:inbox
La palabra clave es, desde luego, muchas

Una gracia adicional es que si le damos a el “checkbox” de seleccionar todas las entradas GMail selecciona todas las que aparecen en la primera pantalla… pero nos ofrece también la posibilidad de seleccionar todas las que cumplen el criterio de búsqueda:

Después de dar al cuadro para seleccionar todas las conversaciones, GMail nos pregunta si queremos seleccionar no solo las que salen en pantalla, sino todas las que siguen el criterio de búsqueda
Sí. Todas.

Una vez hecho esto, diversas opciones:

  1. Archivar directamente, marcando o no como leídos los mensajes (se puede ser más bestia aún y borrar, claro, pero ante la duda, yo soy un poco más conservador).
  2. Mi opción: etiquetar con un “archivados”, marcar como leídos (o no, de nuevo, a gusto del lector) y archivar.
  3. Añadir niveles de sofisticación: siempre podemos añadir, por ejemplo, un older_than:4m in:inbox label:unread, por ejemplo, para seleccionar los mensajes no leídos y aplicarles a estos una determinada etiqueta (y otra a los label:read, si se quiere) antes de archivarlos. Las posibilidades son casi ilimitadas…

Y, ahora, a intentar mantener el buzón en mejores condiciones.

Porque se ha hecho así toda la vida

Jueves. Madrugón para llegar al aeropuerto. Cruce de neuronas mientras esperas para embarcar. Idea y, como vivimos en los tiempos en que vivimos, en vez de consultar a expertos o buscar en internet, tuiteas…

Tres retuits, siete corazoncitos, seis réplicas. Puedo prometer y prometo que esos no son mis números habituales en Twitter. La cosa, claramente, suscita un cierto interés.

También puedodebo prometer que conozco a algún que otro experto en el tema de la logística a quien preguntar en caso de duda pero, cabezón que es uno, me pongo a buscar por internet y encuentro, sin mucha dificultad, un artículo (de hace nada más y nada menos que diez años), Loading an Airliner Is Rocket Science que exclica que, efectivamente, no voy mal encaminado: a pesar de que la inmensa mayoría de líneas aéreas con que he volado embarca con alguna variedad del método “clase business primero, después el resto del avión de atrás hacia adelante”, hace años que se hace investigación sobre el tema (quién se lo habría imaginado, cualquiera diría que es un asunto en el que potencialmente se pueden ganar millones de euros optimizando recursos) y una de las propuestas más eficientes es el método Wilma que consiste, oh sorpresa, en embarcar ventanas, después asientos del medio y finalmente pasillos. Como me apuntan en las respuestas, hasta hay un episodio de Mythbusters sobre el tema:

Por si nos os apetece seguir el enlace: algo más de 24 minutos con el método de toda la vida, quince con un par de variantes del Wilma y (como confirma la investigación que cita el artículo del Times) casi un minuto menos si embarca primero business y luego el resto sin asiento asignado (el caos aparente, aunque nos parezca terrible, es muy eficiente en muchas ocasiones). Nueve minutos no parecerán tantos, pero si multiplicamos por, pongamos, ciento cincuenta personas por avión, son más de veinte horas persona perdidas cada vez que embarcamos. Y, especialmente en trayectos cortos (estilo Barcelona Baleares), para ciertas líneas aéreas sería la posibilidad de sacarle un vuelo más al día a algún avión. Y eso es una pasta.

¿Por qué seguimos empeñados en hacerlo de una manera claramente no óptima? Los humanos somos cabezones como nadie, incluso ante la evidencia de que estamos malgastando, no sólo recursos de las líneas aéreas, sino, lo que es mucho más importante, nuestro propio tiempo. Y las cosas se hacen, naturalmente, como se han hecho toda la vida. Así nos luce.

GMail 10

Captura de pantalla del mensaje de bienvenida al darse de alta en GMail
It was 10 years ago today…

Pues sí, GMail tiene ya diez años y 20 días (se lanzó el 1 de abril de 2004), pero yo tardé casi tres semanas en obtener mi cuenta, o sea que esta no ha cumplido los diez años hasta hoy. Noventa y pico mil conversaciones más tarde (más, de hecho, que yo soy de los que borra correos) cuánto me costaría sobrevivir sin ese buzón.

Cómo pasa el tiempo…

¿Pueden los hackers ser héroes?


Un vídeo bastante interesante del fantástico Off Book. Los subtítulos en castellano, cortesía de un servidor (se aceptan sugerencias de mejora) :-)

Una de screencasts

Si no pasa nada, dentro de un rato me toca dar una charla sobre screencasts con usos didácticos, en el marco de las jornadas Pickup Idees. Os dejo aquí la presentación:

Como mis presentaciones no suelen tener demasiado sentido por sí solas, y porque prefiero que los asistentes no tengan que tomar apuntes durante la charla, dejo aquí parte de mis notas. Espero que os sean de utilidad (y que uséis los comentarios para hacer sugerencias de mejora).

  • En primer lugar, un agradecimiento explícito a un amigo, Carles Caño, que comparte en Presentástico, en Twitter y en YouTube un buen montón de recursos de los que se nutre esta presentación.
  • Un screencast es una grabación digital de la salida por pantalla de la computadora, a veces conteniendo narración de audio (Wikipedia). Además de para capturar interacciones con software, que es el caso que usaré en la presentación, es la técnica tras todos los vídeos de la Khan Academy. Y también podemos, por ejemplo, capturar lo que mostramos en un aula convencional con el proyector.
  • Una presentación muy interesante sobre los formatos de los recursos de aprendizaje es Never Mind the Content, What About the Format? (cuya lectura me recomendó Jordi Cabot).
  • Contra lo que podría indicar la intuición, más que capturar toda la pantalla, en un screencast suele ser útil capturar la ventana más pequeña posible, porque esto mejorará la legibilidad de lo que mostraremos en pantalla finalmente. Y, de regalo, si no capturamos barras de herramientas y demás elementos, nos ahorramos divulgar información irrelevante y poner en riesgo nuestra intimidad difundiendo qué otros programas estamos ejecutando o los favoritos de nuestro navegador…
  • En ocasiones no podremos quedarnos con un trozo pequeño de pantalla (por ejemplo, porque estamos trabajando con software complejo, como Photoshop). En estos casos es conveniente hacer zoom en la zona de pantalla en que estemos trabajando. En los Macs esta funcionalidad viene de serie con el sistema operativo. En Windows tenemos utilidades gratuitas como ZoomIt o AlwaysMouseWheel que realizan la misma función (el zoom puede hacerse a posteriori, en el proceso de edición, pero es muhco menos engorroso hacerlo así, especialmente si no dominamos el software de edición).
  • La variedad de capturadores de pantalla es enorme. A mí me gusta la combinación de precio, potencia y facilidad de uso de la versión gratuita de Expression Encoder 4, de Microsoft. Una buena alternativa gratuita para Mac es la funcionalidad de captura de Quicktime Player. Podréis encontrar herramientas para Linux en 5 Ways to Screencast Your Linux Desktop. E incluso contamos con servicios web como Screenr, que aunque no ofrecen la misma calidad, pueden sacarnos de un apuro porque sólo necesitan una conexión a internet y un navegador con Flash. De entre el software comercial, el que suele tener mejor prensa es Camtasia.
  • Las opciones universales en los programas de captura son los cuadros por segundo y el ‘bitrate’ al que queremos capturar. Por poco que tengamos una interacción mínimamente rápida, es conveniente capturar a 30 cuadros por segundo y con un bitrate alto (ya nos encargaremos luego de rebajarlo).
  • Una vez capturado el vídeo, querremos editarlo, para eliminar todos los errores que podamos. En Windows, yo suelo usar el editor de Expression Encoder, que ya he enlazado antes. En Mac, una opción no gratuita pero que suele venir por defecto con la máquina es iMovie. Existen soluciones de código abierto como Kaltura, y hasta las herramientas de edición de YouTube pueden resultar útiles. En general, a la hora de elegir herramientas de edición, primaremos la facilidad de uso: este tipo de programas suele venir con millones de botones, y nosotros no queremos hacer un montaje sofisticado, sino sencillamente eliminar las “tomas falsas” y, si acaso, añadir algún título o algún recurso gráfico.
  • Y una última recomendación: si os interesan herramientas que permiten añadir información a posteriori a un vídeo, e incluso añadirle elementos interactivos, no dejésis de explorar con Popcorn Maker, de Mozilla. Interesantísma herramienta. De verdad :-).

¿Algo que añadir? ¿Sugerencias? ¿Críticas constructivas? No dejéis de usar los comentarios.