El sensor

Se acerca el PMA, la feria internacional de la fotografía digital, y como era de esperar los fabricantes del mundo están inundando la red a base de notas de prensa. Probablemente los cacharritos más interesantes del lote sean las réflex digitales de Canon y Nikon para el mercado masivo, en especial la 450D y la D60 (ver en Xataka)).

Pero de todas las novedades, me voy a quedar con un sensor. El sensor. Y es que Sony ha anunciado (nota de prensa en dpreview) un sensor de tecnología CMOS, tamaño negativo 35 milímetros (36×24 milímetros) con 24 megapíxels efectivos y la capacidad de tomar hasta 6 imágenes por segundo.

Las primeras cámaras que lo usen no serán baratas, pero van a acabar de matar las réflex de película…

¿Cuántos megapíxels?

Interesante página 6mpixel.org. Defienden (y es una posición que me parece bastante aceptable) que para cualquier cámara digital, si metemos demasiados píxels en el sensor cada uno de los elementos del sensor se hace excesivamente pequeño y acabamos perdiendo calidad y no ganándola. En la página afirman que el tamaño de cada uno de los elementos debería ser de al menos 3 µm. Y proceden a dar una tabla con las resoluciones máximas que debería dar una cámara en función del tamaño del sensor. Los resultados más importantes son los siguientes:

  • Para las cámaras con sensores de 2/3 de pulgada, que son las más habituales (y casi universales) en las cámaras compactas la resolución máxima debería ser de seis megapíxels.
  • Si el sensor de la cámara es de 4/3 de pulgada (el habitual en las réflex digitales) hay mucho margen para la mejora en las cámaras actuales: hasta los 27 megapíxels no debería haber problema.
  • Y para los sensores de formato «grande» la cosa queda aún más lejos: en el caso de los sensores APS-C se podría llegar hasta los 37 megapíxels, y si el sensor es del tamaño del negativo de 35 milímetros, el tope teórico estaría en unos astronómicos 96 megapíxels.

Uno se tomaría los resultados con una cierta precaución: no se distingue en ningún sitio entre sensores CCD y CMOS, por ejemplo, pero parece un muy buen punto de partida.

Por otro lado, otro dato: para imprimir una foto a 15×10 sobra con dos megapíxels. 6 megapíxels son más que suficientes para un 22×15 y también deberían dar para un 30×20 más que decente. Y yo, de hecho, tengo un 40×30 en el despacho sacado de una cámara de cinco megapíxels y de momento no se ha quejado nadie…