Vigila a tu proveedor con ‘Switzerland’

Uno de los principales problemas a la hora de contratar un proveedor de acceso a Internet es que carecemos casi absolutamente de información sobre sus servicios y prácticas. No sabemos de qué ancho de banda real disponen, no sabemos si van a limitar las descargas P2P si la red se les sobrecarga, no sabemos si censuran los paquetes que corren por su red ni si respetan los principios de la “network neutrality”…

Parece, afortunadamente, que comenzamos a disponer de herramientas para controlar qué pasa con nuestros paquetes por “esos mundos de dios”. La primera (comentada en Ars Technica y en webmonkey y disponible para descarga en SourceForge, aunque solo para valientes, que es una alfa muy alfa todavía) lleva el nombre de Switzerland (se nota que sus creadores, la EFF, andan muy preocupados por la neutralidad, ¿no?). En la nota de prensa afirma que incluso la todopoderosa FCC estadounidense carece de medios para controlar el comportamiento de los proveedores y que, por tanto, corresponde a los “ciudadanos concienciados”, en un esfuerzo de “crowdsourcing”, asegurar la honestidad de estos…

Más información sobre Switzerland y sobre el proyecto Test Your ISP de la EFF en que se engloba.

Net Neutrality USA

Interesante debate el que se está celebrando ahora mismo. No. No me refiero al de Rajoy y Zapatero (aunque también sea interesante, he decidido pasar de él en prevención de futuras úlceras y aprovechar las virtudes del diferido, que no son pocas). Hablo del que se está celebrando en Estados Unidos sobre ‘net neutrality‘, auspiciado por la FCC. No solo porque lo que salga de allí acabará teniendo eco en las legislaciones de todo el planeta tarde o temprano, sino también porque la red no entiende de fronteras y si una operadora yanqui aletea, el hipotético huracán no se detendrá hasta haberse propagado por toda la red (basta ver cómo, hace unas horas, una “mariposa paquistaní” dejó a YouTube a oscuras en todo el planeta, en un ejemplo más de la preocupante fragilidad de la red de redes).

¿De qué va la cosa? Uno de los grandes proveedores de acceso a la red en Estados Unidos comunicó recientemente que en ocasiones frenaba determinado tipo de tráfico (léase, vídeo YouTube, tráfico P2P y similares) para evitar que la red se les cayese. Las asociaciones de protección del consumidor se alzaron en armas ante tamaña sinrazón (al menos desde su punto de vista) y el pastel ha llegado hasta las más altas instancias. Los unos dicen que no hay discriminación y que son medidas absolutamente imprescindibles en pro del bien común. Los otros, que sí la hay y que son acciones innecesarias. Y a la FCC le cae encima el muy poco envidiable marrón de decidir dónde está el equilibrio. La decisión no es baladí: si peca por defecto y no permite a los proveedores regular el tráfico por sus redes, corremos el riesgo de que el atasco de tráfico colapse la red, mientras que si les da vía libre, el peligro es que Internet quede en manos de un grupo reducido de cabezas pensantes que puedan coartar la libertad de la red, comenzando por las redes P2P, pero siguiendo con el futuro del vídeo sobre la red que podría poner un cierto límite al poder de las grandes cadenas de televisión y monopolios mediáticos…

En cualquier caso, mientras cruzamos los dedos y tocamos madera, podemos esperar que del debate surja una mayor transparencia en las operaciones de los proveedores de acceso, que como mínimo deberían comunicar qué acciones toman, y cuándo, para evitar posibles colapsos (por no hablar de comunicar cuáles son sus prácticas de ‘overselling‘ y las condiciones reales de sus infraestructuras). Quién sabe: a lo mejor podrían llegar hasta aquí medidas similares y tendríamos alguna posibilidad más de tomar decisiones informadas a la hora de elegir entre uno u otro proveedor de cable o ADSL…

Vía.

Torrentes y proveedores

El mercado de los proveedores de acceso a la red, como tantos otros, se rige por criterios que van más allá de lo comprensible por el mero mortal. “Usa xxx, que me ha dicho la vecina del primo de Paquito que va muy bien” parece ser el criterio número uno de elección. Algo comprensible, de hecho, si tenemos en cuenta que acertar el mejor proveedor depende de un sinfin de parámetros que, no nos engañemos, el usuario no conoce. Qué ancho de banda real tiene el proveedor. Cuál es su infraestructura en mi centralita, si se trata de ADSL. ¿Limita de alguna manera el tráfico P2P? Muchos de esos factores nunca los conoceremos, pero en el wiki de Azureus (un cliente para el protocolo BitTorrent) lo intentan, desde la página Bad ISPs, que lista el comportamiento de una buena cantidad de proveedores con respecto al tráfico P2P. Claro está que (i) para España listan un total de tres ISPs y (ii) nadie te dice cómo han obtenido los datos. Pero aún así, está bien que alguien mueva un dedo…

El tema del traffic shaping me recuerda, no puedo evitarlo, al de los seguros de coches: un mercado en el que un inmenso colectivo de “buenos” usuarios (que no tienen accidentes / usan poco ancho de banda) paga (i) por si las moscas y (ii) por los “malos” usuarios (que sí tienen accidentes / consumimos acho de banda en cantidades industriales). Y en el que todas las compañías anuncian la mejor cobertura al menor precio. Con la diferencia de que sabemos que determinadas aseguradoras no aceptan cualquier tipo de cliente y que en el mundo de los seguros se pagan bonus (y “malus”) por el comportamiento. Y, además, que las condiciones, al menos en principio, están en negro sobre blanco. Como usuario intensivo del ancho de banda de mi proveedor que a todos nos cobren igual me parece genial, pero me inquieta que la cosa cambie…