Spook Country, de William Gibson (II)

En una entrevista reciente, con motivo del lanzamiento de Spook Country William Gibson comentaba que cualquier adolescente que cogiese hoy Neuromancer no dejaría de notar que no aparece ningún móvil por ninguna parte, y que menudo horror de libro de ciencia ficción. Supongo que se le “escapó” en la entrevista pero que es algo que flotaba en el subconsciente del autor desde hacía mucho tiempo. Como lo que dijo el colega de Gibson, Bruce Sterling, de que el futuro ya está aquí, aunque mal distribuido. El primer resultado es que hacer ciencia ficción estilo Max Headroom (esto es, five minutes into the future) es una misión imposible. El segundo resultado es que Gibson, que es un tipo inteligente, ha comenzado a hacer novelas “five minutes into the past” y ambienta así su último libro en noviembre de 2006, diez meses antes de su publicación. Y es que la vía ciencia ficción se le estaba agotando, por un lado, y por el otro resulta que para reflexionar sobre la sociedad actual que quiere retratar Gibson ya no es necesario saltar al futuro inmediato y basta con observar los múltiples presentes en que vivimos. Y eso hace, intensamente, en su último libro.

Country, pues, es aún menos una novela de ciencia ficción que su anterior Pattern Recognition y es cada vez más un “thriller” que podría haber escrito cualquiera de los maestros del género. Está plagado, eso sí, de reflexión, implícita y explícita, sobre la sociedad post 11S en que nos movemos (algo que, de nuevo, ya comenzó con su anterior novela). Conserva, pues, la intención que ha tenido el autor en toda su obra, pero le aleja de la literatura de genéro (o quizá mejor, continúa el viaje emprendido desde un género a otro). Y no se mueve mal Gibson en el nuevo terreno. Quizá no sea un libro que coge ritmo desde el primer momento, pero sí atrapa al lector (a este lector, al menos) y le lleva por un camino interesante y plausible (con una excepción notable, hacia la conclusión, para poder acabar de atar las líneas argumentales, pero se le puede perdonar por tangencial a la historia). Recomendable, aunque algo menos que Pattern Recognition, y no tan imprescindible como aquella o su primera obra, un Neuromante que, para bien o para mal, inició muchas cosas y es una de las novelas más importantes de la segunda mitad del siglo XX, cuya influencia se nota en multitud de creaciones posteriores y que ha dado forma al imaginario común.

Comentaba al comenzar a leer el libro que le falta la hipertextualidad: se queda uno continuamente con las ganas de seguir las notas al pie que el texto no tiene, y ver dónde, cómo y qué con más detalle del permitido por el ritmo de la historia. Es por ello que lanzo un miniexperimento de fin de verano. Dentro de un rato publico aquí el primer capítulo del libro, traducido e hiperenlazado. Le seguirán mañana y pasado dos más, que totalizan las primeras veinte páginas del libro, para aquel que quiera hacerse una idea. No es una gran traducción, seguro, pero en ausencia de una oficial (diría que aún no hay traducción al español ni de su libro anterior (véase el comentario de manuti))… Las anotaciones son las que a mí me han parecido convenientes (y, además, casi siempre a páginas en inglés) y, por tanto quizá no satisfagan al lector. Pero a caballo regalado…

Naturalmente, sé que infrinjo la letra de la legislación de derechos de autor, aunque no creo que lesione realmente los intereses de nadie. En cualquier caso, si los propietarios de los derechos quieren que retire los textos, que me avisen (a la dirección de correo blog arroba corcoles punto net, por ejemplo).

5 opiniones en “Spook Country, de William Gibson (II)”

  1. Hola y Felicitaciones por el blog! Excelente!
    Hacia bastante que estaba siguiendo con mucha expectativa lo que seria “Spook country”, y la verdad quede fascinado de encontrar una resea tan interesante en castellano , como asi el postre con los primeros capitulos traducidos, por alguien “cercano” al mundo de Gibson, la verdad no me animo a lerrlo en ingles , pero me da muchisima lastima que las ultimas traducciones (especialemnte la de “todas las fiestas del maana”)sean tan insoportables y burdas.
    de todas maneras…. alguien sabe la fecha de publicacion de la traduccion al espaol… espero que tengamos suerte esta vez.
    Me encanto el blog, felicitaciones nuevamente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.