¿Apple a por Adobe?

Parece bastante claro, aunque habrá que confirmar acontecimientos… Según cuenta John Gruber (que no suele equivocarse en estas cosas) con los anuncios de hoy de Apple también se han producido cambios en el ‘acuerdo de licencia del programa de desarrolladores para iPhone’, al que se ha añadido (la traducción es mía, y sin garantías, pero no creo equivocarme mucho):

Las aplicaciones deben haberse escrito originalmente en Objective-C, C, C++, o JavaScript tal y como lo ejecuta el iPhone OS WebKit engine, y sólo el código escrito en C, C++ y Objective-C puede compilarse y enlazarse directamente contra las APIs documentadas (por tanto, las aplicaciones que enlacen a APIs documentadas a través de una traducción o capa de compatibilidad intermedias quedan prohibidas).

Esto niega automáticamente (me gustaría que Gruber se equivocase, pero no tiene la pinta) la principal novedad que iba a traer Flash CS5 (cuya salida al mercado es inminente): la capacidad de compilar aplicaciones de forma que corran en el iPhone y el iPad. Nótese, además, que aunque la versión 4 del iPhone es para dentro de unos meses, el cambio en la cláusula del contrato es de efecto inmediato, con lo que parece (llámenme malpensado) lanzado directamente contra la línea de flotación de Adobe. Y, a fe mía, que se trata de un tiro extremadamente certero y doloroso. Siempre según Gruber, además, parece que es fácil distinguir una ‘app’ creada con Flash, con lo que no hay manera de hacer trampa.

En primer lugar, tengo que decir que no creo que haya ningún recurso legal para luchar contra la medida tomada en Cupertino: Apple no tiene ningún monopolio y, por tanto, no se puede decir que esté abusando de ninguna posición dominante. En segundo lugar, que no se me ocurre tampoco cómo pueda ser una mala decisión para Apple, que apenas cuenta con un puñadito de aplicaciones en la App Store desarrolladas con Flash. En el peor de los casos, Adobe podría decidir dejar de lanzar toda su suite CS5 para OS X, pero me da a mí que eso le iba a hacer más daño, al menos a corto plazo, a la propia Adobe que a Apple, o sea que dudo mucho que suceda. Y en tercer lugar, que Adobe no tenía ninguna garantía de que el proceso que usaban para compilar ‘hacia el iPhone’ fuese a seguir funcionando, puesto que se basaba, de arriba a abajo, en la ingeniería inversa y eso tiene sus riesgos.

Y, a pesar de ello, de que no se me ocurre nada racional en contra de la decisión, me parece que demuestra el grado de obsesión por el control y de la mala baba que se gasta Steve Jobs cuando se pone (lo cual no niega que sea un tipo genial y que su compañía le pase la mano por la cara al resto del planeta en todo lo que se refiere a experiencia de usuario). Fijémonos que no se están rechazando aplicaciones por su bajo rendimiento, mal funcionamiento o abuso de recursos del sistema (que ya podría ser que las aplicaciones que generase Flash CS5 pecaran de ello, pero ya hay unas cuantas aprobadas en el App Store, o sea que no creo que esa sea la excusa) sino de cerrar el paso a cualquier método de desarrollo que no provenga directamente de Cupertino (Gruber comenta que hay un manojo de otras herramientas de desarrollo ‘no oficiales Apple’ que también se van a quedar por el camino).

Víctimas colaterales van a ser los pequeños desarrolladores (pocos serán, ciertamente) que pretendiesen explotar Flash CS5 para crear aplicaciones con una lógica única y que con relativamente poco esfuerzo en el diseño de la interfaz pudiesen ejecutarse sobre Windows, OS X y Linux en el escritorio (gracias a Air) y sobre iPhone/iPad, Android, Blackberry y lo que saque Nokia en el campo móvil/tabletas. También se queda por el camino mi sueño de que Adobe decidiese crear una herramienta de autor simple sobre la tecnología de Flash y volviésemos a la época de HyperCard o Amiga Vision, pero eso era soñar despierto y no tiene demasiada importancia.

Pues bien, si lo que pretendía Jobs era hacer mucho daño a Adobe sólo queda felicitarle por el golpe que acaba de dar (digo yo que en Apple tendrán bastante a punto una alternativa ‘de la casa’ a Photoshop, que creo que es la única herramienta Adobe cuya desaparición podría doler un poco a Apple si Adobe decidiese retirarla).

Eso sí, apúntenme al campo antiApple. Y, por favor, que nadie defienda modelos ‘open loquesea’ mientras esgrime algo con el logo de la manzana en mi cercanía, porque me va a oír hablar de coherencia con, digamos, bastante vehemencia.

6 opiniones en “¿Apple a por Adobe?”

  1. Y en tercer lugar, que Adobe no tenía ninguna garantía de que el proceso que usaban para compilar ‘hacia el iPhone’ fuese a seguir funcionando, puesto que se basaba, de arriba a abajo, en la ingeniería inversa y eso tiene sus riesgos.

    Yo no lo denominaría ingeniería inversa- entiendo que el sistema debía basarse en compilar el Flash a, por ejemplo Objective C (perfectamente especificado y documentado) y que emplee las API del sistema operativo del iPhone (supongo que las especificadas y documentadas- no veo motivo para que usen APIs “ocultas”).

    Así pues, creo que Apple no podría “romper” las aplicaciones hechas de esta guisa sin romper otras “legítimas”…

  2. “no se están rechazando aplicaciones por su bajo rendimiento, mal funcionamiento o abuso de recursos del sistema”

    Ese es el problema, de hecho Steve Jobs ha llegado a llamar ‘perezosos’ a los de Adobe por no ponerse las pilas. Flash es inestable y consume muchos recursos, solo hay que ver lo que carga en una simple web. Como hasta ahora Flash no tiene apenas competencia (veamos qué pasa con html5) se ha dormido en los laureles.

    Supongo que para Apple, el hecho de sacrificar Flash en post de mantener los equipos más estables y eficientes es lógico, dejar que funcione algo que puede dar problemas empañaría la calidad de la marca.

  3. Si yo fuera Adobe no solo retiraría la versión Mac OS X de Photoshop, sino que lanzaría una versión de Photoshop para Linux y entonces si que habría guerra.

  4. @nadie, un apunte:

    (i) programar mal se puede hacer mal con cualquier IDE, lenguaje y compilador (o intérprete). Entre ellos en JavaScript, en ActionScript y, desde luego, en Objective C. Ese es uno de los motivos que Apple esgrime (con razón, desde luego) para reservarse la capacidad de vetar cualquier aplicación del App Store;

    (ii) ya hay aplicaciones creadas con la beta de Flash CS5 en el App Store. Que quiere decir que, a pesar de estar hechas con una de las herramientas que ha vetado Apple, han pasado los rigurosos controles de calidad de la App Store.

    Luego ese no es el problema. Si ese fuera el problema, vetarían las aplicaciones individuales, no cualquier manera de desarrollar ajena a Apple.

    Insistiendo siempre en que creo que Apple [desgraciadamente] está en su derecho de actuar como lo ha hecho.

  5. estoy bastante de acuerdo, pero creo que obvías el resto de aplicaciones de la suite, yo uso a diario mac e indesign y evidenteme si descontinúan las versiones de adobe, a corto o medio plazo me buscaría un pc de marca para trabajar… normalmente la competencia es buena pero estas peleas de niños a mi, profesionalmente, me dan bastante desconfianza

Deja un comentario