Una de podcasts

Cuando no tengas contenido para el blog, tira de listas de recomendaciones. He dicho. Dicho lo cual, si alguien me hubiese anunciado hace un par de años que me iba a aficionar al formato podcast, no le habría hecho caso ni durante un segundo. Sirva de demostración de mis capacidades como futurista. Y sirva también de homenaje al iPod, el cacharrito que dio nombre a un medio…

Y es que en el podcasting, efectivamente, es el dispositivo el que posibilita la existencia de un medio (seguramente no sea medio la palabra más adecuada) nuevo. En mi caso, eso sí, no fue el iPod el que trajo la revolución (y mira que tuve un Touch de primera generación), sino el Dell Streak que compré hace un año aproximadamente. En cualquier caso, el podcasting funciona gracias a los dispositivos categoría iPod: portátiles y con la capacidad de encargarse solos (o con la ayuda invisible del ordenador) de descargarse los programas y gestionar la cola.

Un medio (tercera vez que uso la dichosa palabra que no me convence, prometo que la última) que chupa de la radio (lo que habría dado yo por podcasts a mediados de los 90, cuando los sábados y los domingos se paraban al principio de la tarde porque en Radio 3 de 4 a 6 era la hora de De cuatro a tres con Paco Pérez Bryan, por ejemplo, y veréis que la mayoría de ‘mis’ podcasts son básicamente radio reempaquetada) pero que en ocasiones va más allá. Nada mejor que poder escuchar tus programas favoritos cuando te da la gana, donde te da la gana, sin preocuparte de si hay cobertura ni de la distancia te separa de la emisora y… con la posibilidad de saltarte los trozos que no te gustan.

En cualquier caso, vamos a por las recomendaciones, que era a lo que íbamos…

Los de Radio 3

La emisora favorita de esta casa, desde hace un par de décadas…

  • Siglo 21 (RSS). Podríamos hablar durante horas de Siglo 21. Por un lado, de su muy poco común capacidad, en el panorama FM actual, de pinchar música nueva con un cierto criterio. Por otro, de parecer a veces el órgano oficial de un par de festivales (radicados en la costa mediterránea) e ignorar todos los demás. Además, el ejemplo perfecto de que el botón de avance rápido le hacía falta a la radio. Sobre todo cuando un bloque de una hora contiene siempre del orden de diez minutos que no te interesan en absoluto. En FM, esos diez minutos son una [pequeña] tortura. En podcast sólo representan la ínfima molestia de saltártelos.
  • Rock Reaktor (RSS). Viva la asincronía. El programa de rock duro (energético como pocos) va en directo a las dos de la madrugada de los lunes. Y no son horas. En podcast, suele sonar una tarde de día laborable, en el metro, volviendo a casa de la oficina :-).
  • Cuando los elefantes sueñan con la música (RSS). Música brasileña y jazz, siempre a ritmos moderados. Delicioso y relajante. Advertencia: ingerido en grandes cantidades puede provocar empalago.

(A partir de ahora nos pasamos al inglés, advierto.)

Los de WFMU

Decíamos que hace tiempo que nos hemos dejado de preocupar de si nos alcanzan las ondas de las emisoras (WFMU ‘vive’ a caballo de Nueva York y Nueva Jersey, en Estados Unidos) y de los horarios (la tarde-noche de la costa este americana coincide con la madrugada de por aquí). Demos gracias. Con intensidad.

  • Downtown Soulville with Mr. Fine Wine (RSS). Mr. Fine Wine tiene una voz que podría haber sonado perfectamente en la radio de la escena de la oreja de Reservoir Dogs. Y dedica una hora a la semana a pinchar 45s de soul. Qué más se puede pedir.
  • Mudd Up! with DJ/Rupture (RSS). Rupture es un DJ con un programa ecléctico en grado sumo, que suele tirar de electrónica sofisticada pero que con una cierta frecuencia se lanza de cabeza a la world music (especialidad ‘chumba chumba’), en algunas ocasiones buscando el Magreb y en otras Sudamérica. Prefiero, de largo, su faceta electrónica más convencional (aunque tampoco es ‘mainstream’, precisamente), pero se deja escuchar siempre.

Los de deportes

Sé que suena raro, pero consumo deporte vía podcast (mi deporte favorito es el fútbol americano, además, ganas de llamar la atención…).

  • Una diferencia notable entre los deportes yanquis y los de aquí es que allí se pueden escuchar entrevistas a estrellas del deporte en horario muy matutino. Tan matutino como a las siete de la mañana, pongamos por caso. Best of Mike and Mike (RSS) es el resumen diario del programa matinal de la ESPN, que va de las 6 a las 10 de la mañana (en la costa este). La radio deportiva americana suele ser un festival de gritos, pero Mike & Mike (Greenberg y Golic) son una de las excepciones que confirman la regla. Dependiendo del momento del año, la cosa se inclina más por el fútbol (americano), el baloncesto (NBA) o el béisbol, aunque el fútbol suele ser el rey.
  • The B.S. Report with Bill Simmons (RSS). Bill Simmons es un exponente de la tradición yanqui del ‘periodista deportivo’, un columnista que escribe a destajo (desde que hay web, la columna típica del género se cuenta en miles de palabras, no en centenares), partiendo del deporte pero tocando una buena diversidad de temas. Los tres que consumo habitualmente son Peter King, de Sports Illustrated (que no sólo es la revista de fotos de bañadores que publican anualmente), Gregg Easterbrook y el propio Bill Simmons, al que ESPN le ha concedido su propia plataforma para albergar este tipo de periodismo, Grantland, que presume de tener como ‘consulting editors’ nada más y nada menos que a Dave Eggers y Malcolm Gladwell. En el podcast (que tiene unos números astronómicos, con centenares de miles de descargas de cada programa) habla de fútbol, béisbol y baloncesto, pero también de televisión y ‘pop culture’ en general.

Los divulgativos

Una vez cerrado el paréntesis friqui-deportivo, un poco de divulgación científica:

  • The Infinite Monkey Cage (RSS) es una de esas cosas que sólo pueden nacer en Gran Bretaña y en el seno de la BBC: un programa científico de humor (o de humor científico, que nunca me ha quedado claro), llevado por el físico de partículas Brian Cox (colabora en el acelerador de partículas del CERN y es miembro de la Orden del Imperio Británico) y el cómico Robin Ince. Confieso que se me escapa con una cierta frecuencia, a veces por el nivel del idioma y a veces por el nivel de la discusión, pero es un hartón de reir y lo defenderé como el mejor programa de radio que haya oído nunca tanto como sea necesario. Su mayor problema, que sólo hacen una docena de programas al año.
  • More or Less: Behind the Stats es, a su vez, un programa la mar de entretenido (en serio) sobre estadística (y estadísticas) que conduce Tim Hartford, periodista y economista (y aún así buen comunicador científico, difícil de creer, lo sé) y autor de libros como El economista camuflado y Adáptate. Muy recomendable.
  • Science Weekly (RSS), del también británico diario The Guardian es un programa bastante más convencional (léase: a veces puede resultar aburrido, aunque pasa con poca frecuencia) que repasa la actualidad científica de la semana.

¿Sugerencias?

La gracia de mis entradas de listas de recursos en el blog es, sobre todo, preguntar a los lectores por sus gustos. Hay miles de podcasts por el mundo. ¿Cuáles son vuestros imprescindibles y debería probar de todas todas?

2 opiniones en “Una de podcasts”

Deja un comentario