Off to London

El mensaje de costumbre. El fin de semana me lo paso en Londres y tan desconectado como pueda (¡ni siquiera me llevo portátil!). Avisaría de que esto va a tener un efecto negativo sobre la frecuencia de posteo de este blog que es el suyo, pero teniendo en cuenta que esta ha sido un tanto errática últimamente, igual ni se nota. En cualquier caso, aprovechen el fin de semana para apartarse de sus pantallas y celebrar de manera original el Día de Internet :-D.

PS Sí, me llevo la cámara, pero la previsión del tiempo anuncia días grises y con posibilidad de lluvia (es Londres, al fin y al cabo), o sea que a lo mejor os libráis de las consabidas fotos.

Hala…

From Quebec, Quebec

Porque Quebec es la capital de la provincia de Quebec, Canadá. Así, muy deprisa, algunas cosas que se me pasan por la cabeza:

  • Estados Unidos es grande. Canadá, enorme.
  • Simplemente intolerable que una cadena de hoteles como Hilton, que cobra unos precios escandalosos por unas habitaciones que no los valen, no ofrezca internet en sus servicios de salida. 12 dólares canadienses, más impuestos, por 24 horas de conexión, forzándote, además, a usar un cable Ethernet. Digno del paleolítico superior.
  • Si quieres saber a qué le prestas realmente atención, haz el experimento de pasar un par de días sin leer correo ni RSS. Esa es la situación en la que hay que priorizar. Mis disculpas a toda la gente a la que debo correo (y atención). Intentaremos solventarlo a lo largo de la semana…
  • La ciudad de Quebec, por lo poco que he podido ver hasta ahora, digna de visitarse. Eso sí, mejor no venir entre diciembre y febrero, a no ser que bajar de 10 bajo cero prácticamente a diario no te suene tan mal como a mí.
  • El otro día pensaba que ya no veo televisión. Ni siquiera en forma de series bajadas como torrentes. Me resarzo, eso sí, cuando me voy de hotel. Ayer, el último cuarto de un partido de fútbol americano en la NBC, y hoy toca el Monday Night Football, que comienza dentro de un ratillo.

Off to Québec

Pues eso. La hora es intempestiva (el despertador ha debido sonar a eso de las cuatro de la mañana, que es más hora de volver a casa un sábado por la noche que de despertarse) pero es lo que tienen los viajes intercontinentales… Si no pasa nada, ahora mismo debo estar despegando desde el aeropuerto de El Prat con rumbo a Frankfurt, desde donde, sin hacer parada en la Feria del Libro, un 767 nos llevará a Montreal (pronúnciese con la t muda, que es el Canadá francófono). Un rato para acostumbrarnos al cambio de horario (y al clima, que se prevén mínimas de entre 2 y 4 grados) y cogeremos un tren (¡con wifi!) que tardará unas tres horitas en dejarnos en la ciudad de Québec. El motivo, la E-Learn Conference, donde el viernes toca hacer una «short presentation». Ese mismo viernes cogeremos tren de vuelta a Montreal, invertiremos el fin de semana en hacer un poco de turismo y el martes desharemos el resto de la ruta, para volver a caer por Barcelona a media mañana del miércoles.

Me temo que el wifi es más ubicuo por Canadá que por aquí, con lo que me parece que no se van a librar ustedes de mí. Voy armado, como es habitual, de cámara o sea que, quién sabe, igual algún día se encuentran algún día alguna foto por aquí, quedan avisados.

Going Home

Finlandia

Pues eso, que se acaba la semana Helsinki… Para los curiosos,

  • Sí, parece que Finlandia es un buen destino para los meses de verano. Aunque al menos a mí no me ha hecho todo el fresco que habría querido: conviene no olvidar ni alguna manga corta ni la protección solar, que aquí hay muchas horas de sol al día (hoy mismo, algo más de quince).
  • La ciudad está bien, pero se ve en tres o cuatro días. Si vuelvo, me voy a Laponia :-).
  • Sí, Helsinki es caro. Una cena de restaurante difícilmente bajará de 40 euros. Pero también se puede comer barato: en los chiringuitos del puerto un plato combinado de salmón «la mar de apañao» y bebida por 10 o 12 euros. En las paradas del mercado, también junto al puerto, se encuentran cosas bastante apetecibles aún más baratas.
  • Imprescindible el paseo en barco por los alrededores de la ciudad. Y llevarse tanto protección para el viento como para el sol.
  • El idioma, ningún problema: aquí hasta el gato habla inglés. Con un acento muy curioso, bien es verdad, pero todo el mundo lo habla de forma más que decente. El finlandés, eso sí, mejor dejarlo para otra ocasión: para encontrar algo con raíces latinas o anglosajonas hay que tomárselo con mucha calma. Afortunadamente, hay una minoría que habla sueco, casi todo está etiquetado de manera bilingüe y el sueco sí se parece algo más al alemán o al inglés…

(La foto es de los alrededores de la Casa Finlandia, probablemente la pieza de arquitectura local más atractiva de la ciudad, de Alvar Aalto.)

Off to Helsinki

Pues hala. Nos vamos de excursión de nuevo, en la que parece que será la penúltima escapada de 2007. Rumbo a Helsinki, para trabajar un poco con la red temática JEM en un taller sobre nuevas tecnologías en educación matemática. Aprovecharemos para hacer unos días de turismo al fresco, desde luego. Volvemos para Barcelona en una semana, pero algo me dice que, en el país de Nokia, no llegaremos a desconectar del todo ;-).

PS 2:40AM No son horas de llegar a una ciudad, pero (i) así no hay tráfico y (ii) ¡no he perdido ninguna conexión! (sí, el vuelo era directo ;-) ).