Categorías
Leído por ahí... Propiedad intelectual

El canon digital como la mejor alternativa posible… o no

El País publicaba ayer una noticia titulada Un informe identifica el canon digital como la mejor alternativa posible donde se hace eco de un estudio, realizado por una consultora española, asegura que autores y consumidores se benefician del sistema, mayoritario en la UE.

A nuestro entender, el sesgo del estudio (y de la noticia) es múltiple:

  • Que sea la mejor alternativa posible no quiere decir que sea necesariamente una buena opción
  • Por el redactado de la noticia, parece deducirse que el canon es mejor alternativa entre las existentes, es decir, es posible que haya opciones mejores que todavía no se han diseñado o puesto en marcha
  • Se afirma que es la mejor alternativa desde el punto de vista económico. Pero… ¿y desde el punto de vista social? ¿Es la investigación teórica en el ámbito de las Matemáticas la mejor forma, desde el punto de vista económico, de gastarse el presupuesto en I+D? Probablemente no. Desde el punto de vista social ¿habría avances en el campo de la ingeniería (industrial, informática, etc.) sin avances en la Matemática Teórica? Probablemente tampoco.
  • Por último, el estudio compara por primera vez los costes económicos de las distintas alternativas para compensar a los artistas y propietarios. Y la pregunta es: ¿es necesario compensar a artistas y propietarios? O bien puede haber otras opciones que gratifiquen a artistas y propietarios sin que necesariamente sean una «compensación» (fuera del mercado)?

Desde mi punto de vista: cuánta demagogia y qué poca amplitud de miras, visión de futuro, adaptación al cambio, interpretación de la realidad, capacidad de generar debate objetivo y constructivo, etc, etc, etc.

Categorías
Media doscero Propiedad intelectual

Lessig, la creatividad y la ley

El siempre interesante (aunque quizás a veces un puntito demagógico) Lawrence Lessig en una de sus últimas charlas sobre propiedad intelectual. Muy recomendable. Fuente.

Muy interesante la historia de ASCAP y BMI. Ojalá se aplique el cuento a la SGAE y demás monopolios de la explotación de la propiedad intelectual.

(Nótese, por cierto, cómo en la tercera parte de la presentación Lessig ya apunta la que iba a ser su próxima batalla: la lucha contra la corrupción…)