Nokia 5800, el Nokia con pantalla táctil

Aún no ha salido al mercado, pero ya lo han probado a fondo en AllAboutSymbian y no les ha decepcionado…

De salida, avancemos que este no es el rival de Nokia para el iPhone: se trata de un móvil de 280430 euros sin subvención (que incluyen 100 para gastarse en la tienda musical de Nokia), muy muy lejos del coste de un iPhone libre. Resumamos características:

  • 111×51.7×15.5 milímetros y 109 gramos de peso;
  • pantalla de 3.2″, 360×640 píxeles de resolución (16:9), de buena calidad pero que, parece, no se comporta tan bien al sol como la del iPhone y con un sensor de proximidad que la desactiva cuando te la acercas a la oreja (como el iPhone);
  • S60 5th Edition sobre el sistema operativo Symbian OS 9.4 (el primer móvil con esa combinación);
  • tres botones físicos: llamar, colgar y ‘home’;
  • almacenamiento microSD (128 megas de RAM, la caja probada llevaba una tarjeta de 8 gigas, que esperemos que no se ‘caiga’ antes de llegar a las tiendas, y debería aguantar tarjetas de 32 (el día que salgan));
  • puerto miniUSB (desde el que parece que no se carga) y salida de cascos/tele de 3.5 mm;
  • WiFi y Bluetooth;
  • altavoces estéreo (para torturar a nuestros vecinos de metro/tren/bus… :-( );
  • cámara de 3.2 megapíxeles (Carl Zeiss) con flash LED;
  • batería para 9 horas de llamada, según fabricante (dicen que, aún con uso intensivo, aguanta un día entero, algo que se está convirtiendo, tristemente, en habitual, y que llega hasta las 35 horas de reproducción de música, con la pantalla apagada).

En cuanto a lo táctil, la pantalla es sensible tanto al dedo como al uso de punteros (o uñas), puesto que la tecnología es resistiva, y no capacitativa como en el caso del iPhone (ello redunda en la peor calidad de pantalla que comentábamos antes). La quinta edición de S60, como es natural, ha sido adaptada para ser usada así, pero conservando la ‘experiencia S60’. Comentan en AllAboutSymbian que se nota que la cosa, de todas formas, viene de una interfaz ya existente y “de botones”, pero que eso no es ni bueno ni malo ni todo lo contrario: que dependiendo de los gustos del usuario resultará positivo o negativo y que, si bien hay puntos mejorables (o al menos evolucionables), no hay defectos notables. Nokia adapta, también, el feedback “háptico” (el teléfono vibra cuando se “pulsa” un botón) que ya usan LG y Samsung, entre otros, para sus móviles con pantalla táctil. En cuanto a la entrada de texto, se cuenta con una simulación de T9, teclados QWERTY horizontales y verticales y, como era de esperar en un dispositivo que admite el uso de punteros, reconocimiento de escritura, que parece que funciona bastante bien.

Remarcan en la ‘review’ que, como era de esperar y de la misma forma que sucede con Android, Nokia no diseña una interfaz para un solo móvil (como hace Apple), sino para toda una gama. Hasta el momento la táctica Nokia (lanzar modelos a docenas cada trimestre) ha funcionado bastante bien… De nuevo, como en el mundo de los ordenadores personales, hay quien se inclina por una gama reducida de dispositivos y quien ofrece todo un abanico del que elegir, ganando en diversidad pero perdiendo en cohesión de la experiencia de usuario. La táctica que mejor se aplica al mundo móvil habrá que verla en los próximos meses.

A la review aún le falta una segunda parte, pero de momento el cacharrito no pinta mal (aunque no, seguimos sin tener ninguna intención de comprarnos un teléfono sin botones)…