Douglas Adams, sobre interactividad

Durante el siglo XX, por primera vez, nos han dominado las formas no interactivas de entretenimiento: el cine, la radio, la música grabada y la televisión. Antes de que llegaran, todo el entretenimiento era interactivo: teatro, música, deportes ? los protagonistas y la audiencia estaban en ello juntos, y hasta un público respetuosamente silencioso ejerce una poderosa presencia que da forma al desarrollo de cualquier drama que presencie. No necesitábamos una palabra especial para la interactividad de la misma forma que no necesitamos (todavía) una palabra especial para las personas con una sola cabeza.

Supongo que la historia mostrará los medios masivos “normales” del siglo XX como la aberración en todo esto. ‘Por favor, señorita, ¿quiere decir que solo podían sentarse y mirar? ¿No podían hacer nada más? ¿No se sentía todo el mundo terriblemente aislado o alienado o ignorado?’

“Sí, pequeño, por eso se volvieron todos locos. Antes de la Restauración.”

“Disculpe, señorita, ¿me recuerda qué fue la Restauración?”

“El fin del siglo XX, pequeño. Cuando comenzamos a recuperar la interactividad.”

Amén. Es una traducción (libre, como siempre), de lo dicho por Douglas Adamsen 1999 en How to Stop Worrying and Learn to Love the Internet. Imposible ser más visionario. Y, de regalo, toda un arma que añadir al arsenal para cuando la SGAE (y demás fauna) dice que “las cosas siempre han sido así” (donde “las cosas” se refiere al status quo de los grandes medios y las industrias de la cultura masiva). No. En el siglo XX las cosas fueron así. Porque no vivíamos en una aldea global, sino en una inmensa sala de cine global: era relativamente fácil emitir información de una fuente a todo el planeta si uno disponía de un capital importante. La web nos ha devuelto a la aldea en la que es posible hablar con cualquier vecino (que nos interese hablar con todos los vecinos es otra cosa y tampoco nadie garantiza que el vecino con quien queremos hablar quiera oírnos, por no hablar de escucharnos, pero la capacidad tecnológica está ahí).

Nota 1. No conocer a Douglas Adams y llamarse a uno mismo ‘geek’ es digno de colleja virtual. De las fuertes. Pasará a la historia como el alma de La Guía del Autoestopista Galáctico, de lectura (y visionado y escuchado y jugado y…) absolutamente imprescindibles.

Nota 2. La cita la rescata Joshua Porter en Bokardo, después de usarla para abrir uno de los capítulos de su libro Designing for the Social Web.

Citas de película

Leo por ahí que el American Film Institute ha publicado otra de sus listas (que son ideales para adictos a las listas (como yo), más si son bloggers (como yo) y últimamente están un poco faltos de inspiración (como yo), más que nada por que no hay nada más fácil que no estar de acuerdo con una lista.

Esta vez se trata de las 100 mejores citas de película. En el número 1 han puesto al Frankly, my dear, I don’t give a damn., de Gone With The Wind (en Otro Blog Más somos grandes defensores de las versiones originales…). Que a mí no me parece la mejor, pero qué se le va a hacer. Mis 20 citas…

  • En el 90, A martini. Shaken, not stirred., de GOLDFINGER (1964).
  • En el 85, My precious., de THE LORD OF THE RINGS: TWO TOWERS (2002). Ni siquiera me gusta El Señor de los Anillos, pero hay que reconocer que la frase es mítica. Es, además, la cita más reciente de la lista.
  • En el 78, Open the pod bay doors, HAL., de 2001: A SPACE ODYSSEY (1968). Aunque habría preferido una cita de HAL…
  • En el 76, Hasta la vista, baby., de TERMINATOR 2: JUDGMENT DAY (1991). Qué se le va a hacer, todo el mundo tiene sus defectos…
  • En el 69, They’re here! POLTERGEIST, 1982.
  • En el 67, Of all the gin joints in all the towns in all the world, she walks into mine., de CASABLANCA (1942). Personaje mítico, actor mítico, película mítica.
  • En el 65, Elementary, my dear Watson., de THE ADVENTURES OF SHERLOCK HOLMES (1929). Aquí hay un problema con el enlace, por que la IMdB opina que en el 29 se hizo The Return of Sherlock Holmes, y que The Adventures of Sherlock Holmes es del 39. Supongo que es lo que corresponde a una cita apócrifa…
  • En el 59, As God is my witness, I’ll never be hungry again., de GONE WITH THE WIND (1939). Por qué motivo no es esta la que está en el 1 es algo que no voy a explicarme nunca.
  • En el 51, You’ve got to ask yourself one question: ‘Do I feel lucky?’ Well, do ya, punk?, de DIRTY HARRY (1971). Esta es la que habría puesto yo en el 1 (confieso).
  • En el 50, Houston, we have a problem., de APOLLO 13 (1995). Probablemente, la frase más repetida de la lista.
  • En el 37, I’ll be back., de THE TERMINATOR (1984). Dos citas de ‘Gobernator’… Doctor, ¿es grave?
  • En el 34, You know how to whistle, don’t you, Steve? You just put your lips together and blow., de TO HAVE AND HAVE NOT (1944). Lauren Bacall…
  • En el 33, I’ll have what she’s having., de WHEN HARRY MET SALLY (1989). Si no recuerdas la escena, es que no has visto la película.
  • En el 32, Round up the usual suspects., de nuevo de CASABLANCA. POrque, por un lado, toda la película podría citarse y, por otro, dio lugar al título de otra gran película.
  • En el 28, Play it, Sam. Play ‘As Time Goes By.’. Prometo que no hay más citas de Casablanca.
  • En el 22, Bond. James Bond., de DR. NO (1962). Luchando con Clint Eastwood por mi número uno personal…
  • En el 12, I love the smell of napalm in the morning., de APOCALYPSE NOW (1979). Otra enorme fuente de citas.
  • En el 8, May the Force be with you., de STAR WARS (1977). Aunque para mí la cita de la peli sería el ruidito de los sables de luz…
  • En el 6, Go ahead, make my day., de SUDDEN IMPACT (1983). Dos de ‘Gobernator’ y dos de Harry el Sucio… Doctor, es muy grave, ¿verdad?
  • Y en el 2 I’m going to make him an offer he can’t refuse., de THE GODFATHER (1972).

Ahí queda eso. Cuando se me vuelva a activar el cerebro retomaremos la programación habitual.