Cómo hemos cambiado (II)

Alarmante falta de originalidad la de este blog: hace poco más de un mes montábamos una entrada alrededor de unas slides «robadas» a una presentación de Kleiner Perkins Caufield Byers… y hoy hacemos lo propio con unas slides «robadas» a una presentación de Andreesen Horowitz (a16z para abreviar): Mobile: It Changes Everything (siguiendo el enlace accederéis al pepeté completo y a un vídeo con la presentación que valen bastante la pena…

La primera, muy en la línea de lo que comentábamos en la entrada que os comentaba…

El final de los desconectados. Evolución del porcentaje de la población adulta no conectada desde 1995 (100%) a 2018 (estimado, aproximadamente un 30%) y del porcentaje de la población adulta que no tiene un smartphone (100% en 2005, aproximadamente un 30% estimado para 2018). Las dos líneas se solapan a parir de 2018. Fuentes: a16z, Banco Mundial, Apple, Google, Nokia
Connecting people…

La verdadera joya, eso sí, llega en la segunda diapo que os extraigo:

La CPU de un iPhone 6 tiene 625 veces más transistores que un Pentium de 1995. Fin de semana del lanzamiento del iPhone: Apple vendió aproximadamente 25 veces más transistores de CPU de los que había en todos los PCs de la Tierra en 1995. Todos tenemos un superordenador
W. T. F.

¿Hiperventilando? ¿Un poco mareados? Sí, ¿no? Esperad que traduzco:

La CPU de un iPhone 6 tiene 625 veces más transistores que un Pentium de 1995.

Fin de semana del lanzamiento del iPhone: Apple vendió aproximadamente 25 veces más transistores de CPU de los que había en todos los PCs de la Tierra en 1995.

Pondría negritas en todo el texto… Si seguís sin hiperventilar ni con sensación de vértigo, hacedme caso: no lo habéis entendido.

El resto de diapositivas de la presentación no están a la altura (básicamente, porque… cómo superar eso…). Aún así, destaco unas pocas más.

Respuesta a la pregunta "¿dónde usas internet en el teléfono?" (Reino Unido, primer trimestre de 2014): eñ 66% responde que tanto en casa com fuera
Efectivamente: dispositivo móvil no significa uso móvil
Diferentes cuotas de mercado. Si hablamos de unidades vendidas, iPhone es (todos lo valores son aproximados) un 10% y Android un 50%; para la navegación global, iPhone es el 50% y Android un 40%; en Delhi, menos del 10% de los usuarios de Facebook usan iOS y algo más del 50% usa Android, mientras que en San Francisco más del 50% usa iPhone y un 30% Android. En cuanto a ingresos de tiendas de aplicaciones, cerca del 70% es para iOS y casi todo el resto para Android
Como vienen a decir en la presentación: si no te gusta esta cuota de mercado, tengo más…

A quién le importa cuál es porcentaje de usuarios globales de cada plataforma. Si estás en Delhi, deberías comenzar preocupándote de Android. En San Francisco, primero manzanita y después, mucho después, el resto del mundo. Y si tienes suerte y eres tan grande como Facebook, «everything first».

Y cómo medir la dominación de las pantallas… ¿Qué tal en superficie de pantalla anual?

Evolución de las ventas globales de pantallas medidas en superficie total. En 2005 se llegan a los mil millones de pies cuadrados. Desde entonces sube linealmente. La estimación para 2015 es de casi cinco mil millones de pies cuadrados
Un km2 viene a ser 10 millones de pies cuadrados. Cuatro mil millones de pies cuadrados son, pues, unos 400 kilómetros cuadrados. Algo así como cuatro veces la superficie de la ciudad de Barcelona

Casi ná.. El resto de la presentación (que, realmente, vale la pena bastante).

Cómo hemos cambiado

Del último Internet Trends de Kleiner Perkins Caufield Byers (bastante interesante en general) me quedo con tres diapositivas…

La población internet ha pasado de unos 35 millones de usuarios en 1995 (el 0.6% de la población global) a 2800 millones (el 39%). El 23% de esos 2800 millones reside en China. Y otro 28% en el resto de Asia, para un total del 51%
¡Bum!

Espectacular, ¿no?

En 1995 había 80 millones de usuarios de teléfonos móviles. En 2014 eran 5200 millones. Un 40% de los cuales usa 'smartphones'
¡Doble bum!

Porcentualmente, Internet ha crecido algo más deprisa que el uso del móvil, pero pasar del 1% al 73% de la población mundial en menos de 20 años es increíble (y buena parte del crecimiento de internet en los últimos años sólo se explica gracias a los móviles).

Y naturalmente, ese crecimiento brutal tenía que notarse en Wall Street…

En diciembre de 1995 las quince compañías públicas más grandes del ámbito internet sumaban una capitalización de 16572 millones de dólares. Lideraban Netscape, con 5415 millones, y Apple, con 3918. En 2015 la capitalización del top 15 es de 2.4 billones de dólares, desde los 763567 millones Apple en el 1 a los 23965 millones de Twitter en el 15
Crecimiento exponencial, cambio radical

…y en el resto del mundo, claro: en un mundo internet que es asiático al 51% es casi curioso que sólo cuatro de las 15 compañías más grandes sean chinas.

Me resulta curioso que, aún con el crecimiento brutal de Apple, su parte del pastel sea muy parecida a la de Netscape en el 95 (de hecho «gana» Netscape, con un 32,32%, por el 31,86% de Apple hoy) o que la compañía 15 de hoy (Twitter) tenga más capitalización que las quince de 1995 (o casi: si actualizamos el precio del dinero de 1995 a 2014, 16,752 millones de 1995 son 25,707 millones de hoy, o un 7% por encima del valor de Twitter). Ah, y aún teniendo en cuenta esa actualización el top 15 de hoy vale casi 94 veces más que el top 15 de 1995. Ahí es nada.

Ah, y a pesar de que Apple es la única compañía que repite desde el 95, la situación de las que aguantan del resto tampoco es tan dramática: Axel Springer vale hoy unos cuatro mil novecientos millones (doblar en 20 años no es tan malo), mientras que IAC vale ahora algo más de seis mil millones (cerca de 19 veces lo que valía en el 95). RentPath es hoy parte de un conglomerado pero valía en 2007 más de mil millones, y la actual Web.com también anda por encima de los mil millones…

Cómo hemos cambiado.

Bill Gates, sobre MOOCs y educación

El MOOC, por sí mismo, en realidad no cambia las cosas, excepto para los estudiantes más motivados. Sólo es un elemento a combinar para obtener todos los pasos para superar un programa de grado entero. Y, así, la mayoría de estos sistemas serán híbridos. Después de todom un estudiante capaz de enfrentarse al MOOC en sí, sin necesidad de contacto y mentoría cara a cara, es el tipo de estudiante que, cuando teníamos libros de texto, también era capaz de avanzar leyendo el material. El MOOC no se basa en nuevo conocimiento educacional. Simplemente se presenta en una forma más interactiva y más fácil de entender que puede ser fantástica. Así que, he ahí una oportunidad.

Como currante UOC lo del «cara a cara» no me parece imprescindible, y creo necesario anotar que Gates se refiere (no sé si por simplificar o por desconocimiento) a los MOOCs en el sentido de edX o Coursera, y no a los MOOCs conectivistas de George Siemens & co.

Pero aún así, lo que dice Gates sobre MOOCs, y sobre educación en general, y en especial la importancia del acceso universal a la educación superior, y de los retos organizativos y administrativos que este supone para la universidad, en The Future of College (o lo decía, que es de agosto) me ha parecido lo suficientemente remarcable como para recogerlo y enlazarlo y recomendarlo aquí.

El futuro hace veinte años…

Cada vez que leo algo sobre cómo va a ser el futuro me pregunto cómo verá la historia la predicción. Y siempre me ha parecido que volver sobre lo que se escribió hace unas décadas sería un buen ejercicio para contextualizar lo que hacemos, decimos y pensamos hoy. Y es un ejercicio fácil, además, o sea que…. ¿por qué no?

Echemos una ojeada al número de julio/agosto 1993 de Wired (fuente)…


Temas eternos

La privacidad es un tema de moda y reciente… o no. Por eso en Privacy is my life hablaban con Janlori Goldman, de la ACLU, precisamente sobre el tema. Según Goldman, la protección de la privacidad era el tema de los 90, y el artículo contiene citas que no parecen tener 20 años:

En nuestra cultura del nanosegundo, en que los gobiernos estado cruzan referencias de sus bases de datos de matrículas y las compañías de las tarjetas de crédito venden tu dirección al mejor postor…

Una encuesta de Harris de 1990 sobre la privacidad encontró que el 79% de los entrevistados estaban «muy preocupados» porque algún aspecto de sus vidas privadas se vea atacado a diario. «Si una industria o gobierno no trata esos miedos, asegurando la privacidad del público, acabará perdiendo,» dice Goldman. Si un negocio no es capaz de convencer al consumidor de que tiene protecciones para la privacidad, los consumiodres, simplemente, se llevarán el negocio a otra parte, dice Goldman. «Todo se reduce a la cuenta de beneficios… la privacidad es buena para el negocio,» dice.

Por otro lado, Richard Stallman (quién si no) hablaba de propiedad intelectual en un artículo titulado Copywrong, que comenzaba (en 1993, muchísimo antes de Napster)…

A los magnates de las compañías discográficas no les gusta la cinta digital ni otros medios digitales capaces de hacer copias perfectas de grabaciones musicales, porque temen que los consumidores copien la música ellos mismos y dejen de comprar música pregrabada.

El tema: la legislación que pasaba por el congreso estadounidense en aquellas fechas para limitar las capacidades de los dispositivos de consumo y compensar a los artistas por la copia privada. Plus ça change…

Y claro, lo de Stuxnet y demás ciberguerra también es un tema moderno… 1993 al habla:

Hoy, cuando casi cada detalle de la vida moderna lo controlan los ordenadores y sistemas basados en las telecomunicaciones, nuestra infraestructura tiene un vientre vulnerable: el software. Intenta pensar en algo importante que no dependa de un sistema de software de algún tipo.

Los Estados Unidos estan horriblemente preparados para la i-guerra. Cuando Clifford Stoll, en El huevo del cuco, monitorizó la penetración soviética de bases de datos clasificadas no encontró ninguna agencia gubernamental –incluídas CIA, FBI, NSA y DIA– encargadas de proteger o impedir esos ataques.

(La cita es de Soft Kill.)

Tecnologías e interfaces

Los 80 fueron una era de interacción entre humanos y máquinas –PCs, portátiles, teléfonos de coche, Game Boys. Los 90 serán una era de interacción persona-persona y máquina-máquina.

Make the Machine Invisible

Predicciones

Dicen que toda predicción tecnológica exagera a corto plazo y se queda corta a largo…

Mototola afirma que para el año 2000 veinte millones de trabajadores estadounidenses andarán por ahí con algún tipo de terminal de datos inalámbrico. El mercado de dispositivos interactivos debería valer cinco mil millones de dólares para entonces, dice Motorola.

(Flux)

Cacharritos

En su Fetish del mes (la sección que yo habría llamado Cacharritos), la versión CD-ROM del Oxford English Dictionary a $895, una estación de trabajo DEC con un chip a Alpha a 200 megahercios por $69,995 (no es broma) o una grabadora de CDs de Tandy (1x) por $3,995.

Adiós, doctor Engelbart

…que la efectividad intelectual ejercida hoy por un humano dado tiene poca versemblanza de estar limitada por su inteligencia —que hay docenas de disciplinas de la ingeniería, las matemáticas y las ciencias físicas, de la vida y sociales que pueden contribuir mejoras al sistema de medios para aumentar el intelecto; que de cualquiera de esas mejoras puede esperarse que dispare una cadena de mejoras coordinadas; que hasta que cada una de esas disciplinas se detenga y hayamos agotado todas las posibilidades de mejora que podamos extraer de ella, podemos esperar seguir desarrollando mejoras en este sistema del intelecto humano; que no hay una razón particular para no esperar mejoras en la efectividad intelectual personal de una aproximación orientada al sistema comparable a las conseguidas en la movilidad personal geográfica desde los días de montar a caballo y navegar a vela.

Ya deberíais saber que el martes, 2 de julio, falleció Douglas Engelbart, uno de los pioneros de la informática. En algún momento puede que le hayáis visto reducido a ser «el inventor del ratón» en alguno de los artículos que la prensa le está dedicando. No es que inventar el ratón sea poco, desde luego, pero la figura de Douglas Engelbart va muchísimo más allá, como podéis deducir de las líneas que abren esta entrada, que salen de su AUGMENTING HUMAN INTELLECT: A Conceptual Framework, de 1962 (hay un escaneado en PDF del documento original que es una pequeña joya en sí misma). Apenas he comenzado a leerlo, pero ya puedo asegurar que vale la pena dedicarle el tiempo necesario.

Si os da pereza (no debería), leed, al menos, estas palabras de Bret Victor (que son las que me han llevado a mí hasta el documento) o el obituario en el New York Times —honra al diario poder enlazar al articulito sobre los orígenes del ratón que hicieron hace apenas unas semanas, pero también a artículos de 1988, o este que le dedicaron a Engelbart y a Ted Nelson (otro enorme pionero) en 1991.

(Me encanta comprobar de primera mano que la perspectiva de Engelbart cuadra bastante con algo que comentamos por aquí el año pasado: Por qué Google no nos está volviendo estúpidos… ni inteligentes. Y también me alegra pensar que de la alucinante «madre de todas las demos» ya habíamos hablado por aquí, hace casi cinco años, en la ocasión de su 40 aniversario.)