Más ‘free cooking’

Al hilo de lo que “decíamos ayer”, Steven Frank habla de algunas libertades esenciales al publicar software. Parafraseando…

  • La libertad de escribir la aplicación que me dé la gana, sin la aprobación de nadie.
  • Todo el mundo debe poder descargarla. O no descargarla.
  • La libertad de ponerle el precio que quiera (incluido el cero), sin intermediarios.
  • La libertad de establecer políticas de reembolsos, cupones u otras promociones.
  • La libertad de publicar una actualización inmediatamente (si un error serio lo exige).
  • La libertad de publicar el código.
  • La libertad de participar en el proyecto de código abierto de otros.
  • La libertad de hablar de problemas y soluciones de programación con otros desarrolladores.

Y sí, (i) está hablando de la tienda de aplicaciones de iTunes y (ii) a mí me fastidia casi tanto como a él el bosque cerrado de tito Steve… (Si leéis la entrada veréis que tampoco escatima felicitaciones por los puntos positivos del modelo, que alguno hay :-) )