Más ‘free cooking’

Al hilo de lo que “decíamos ayer”, Steven Frank habla de algunas libertades esenciales al publicar software. Parafraseando…

  • La libertad de escribir la aplicación que me dé la gana, sin la aprobación de nadie.
  • Todo el mundo debe poder descargarla. O no descargarla.
  • La libertad de ponerle el precio que quiera (incluido el cero), sin intermediarios.
  • La libertad de establecer políticas de reembolsos, cupones u otras promociones.
  • La libertad de publicar una actualización inmediatamente (si un error serio lo exige).
  • La libertad de publicar el código.
  • La libertad de participar en el proyecto de código abierto de otros.
  • La libertad de hablar de problemas y soluciones de programación con otros desarrolladores.

Y sí, (i) está hablando de la tienda de aplicaciones de iTunes y (ii) a mí me fastidia casi tanto como a él el bosque cerrado de tito Steve… (Si leéis la entrada veréis que tampoco escatima felicitaciones por los puntos positivos del modelo, que alguno hay :-) )

iPods y canon privado

El rumor corre por internet desde esta mañana: Apple podría estar negociando con las discográficas una especie de canon: Apple estaría dispuesta (insisto: es un rumor) a compartir ingresos con las discográficas a cambio de música de suscripción para sus iPods. Apuntes que se me ocurren…

  • Steve Jobs y música de suscripción. Iba a ser uno de los saltos mortales más impresionantes que ha dado ‘tito Estif’. Me gustaría ver cómo lo justificaría, después de decir alto, claro y en numerosas ocasiones que a los usuarios no les interesaban los modelos de suscripción.
  • Como suscriptor de Pixbox (suscriptor con bastantes problemas técnicos últimamente, por cierto) sería una novedad que me encantaría (y no solo por lo que me iba a reir, véase el punto anterior).
  • La cosa podría ir o bien por un sobreprecio inicial o bien con un servicio de suscripción de coste mensual (probablemente los primeros doce meses vendrían incluidos con el sobreprecio inicial). No sabemos si podría haber de una opción de comprar el iPod sin el servicio y ahorrarnos ‘el canon’.
  • Si funcionase la cosa, parte del sobreprecio vendría a descontarse del dichoso canon ‘de iure’, ¿no? (Por soñar, que no quede).
  • Y, sobre todo, vendría a demostrar que un canon bien montado tiene sentido. Y bien montado implica: un coste razonable, que se cargue a los dispositivos que realmente van a hacer uso de la ‘copia privada’, que faciliten esa ‘copia privada’ y que el dinero se reparta de manera adecuada entre los diferentes jugadores (fabricantes de dispositivos y discográficas pero, sobre todo, los artistas, que son los verdaderos protagonistas y a los que se debería retribuir en función de su verdadero éxito (que no necesariamente miden correctamente las listas de éxitos convencionales)).

En fin. Me parece un rumor un tanto descabellado, pero soñar es barato…

PS Para los que piensen que los números no saldrían… Apple ha vendido hasta el momento algo así como cuatro mil millones de canciones y 140 millones de iPods. O lo que es lo mismo, menos de 30 dólares de canciones por iPod. Pongamos que cobran cincuenta dólares más por iPod por un año de servicio (una discoteca con seis millones de pistas durante un año por el precio de cinco discos no suena mal). Ya han salido los números. Y a partir del primer año, 25 dólares anuales de servicio (o 50, y aún estarían muy por debajo de lo que pago por eMusic)… ¡bingo! Sí, ¿no?

PS 20080320 Se me olvidó ayer. Algo así, ¿no despertaría las alarmas antimonopolio del resto de tiendas de música? Pues va a ser que sí. Y también algún que otro anuncio en líneas similares de otros jugadores, como que EMI está hablando con Nokia