Adobe a por el mercado móvil con Distributable Player y Mobile Packager

Adobe sigue posicionándose en el mercado de herramientas de desarrollo de aplicaciones para móviles y otros dispositivos “no convencionales”. Esta vez se trata de un par de anuncios:

  • Por un lado, el Adobe Mobile Packager, una aplicación de escritorio (aún en prerelease) que permite empaquetar archivos SWF, un comprobador de versiones de Flash Player, un icono y metadatos para dispositivos con sistemas operativos Symbian o Windows Mobile, de manera que el proceso de instalación de aplicaciones sea el ‘de toda la vida’ para esas plataformas.
  • Por el otro, el Flash Lite 3.1 Distributable Player que es, precisamente, eso: un ‘runtime’ redistribuible que podemos empaquetar con nuestras aplicaciones de forma que podemos obviar la necesidad de que el móvil del cliente tenga instalado Flash Player, pagando el cada vez menor precio de aumentar el peso del paquete a distribuir e instalar.

El objetivo, obvio, comprensible y previsible, de Adobe, es disponer de una plataforma equivalente a Air, pero para móviles: toda la autoría y programación con herramientas de Adobe y un proceso de ‘write once, package many times’. Esto hace cada vez más atractiva la ‘plataforma Flash’ (esto es, Flash y Flex y aditamentos como el futuro Flash Catalyst (el artista anteriormente conocido como Thermo)) para el desarrollo de aplicaciones conectadas y/o sincronizables y ricas en contenido multimedia, generado, cómo no, con las otras herramientas de la casa: Photoshop, Premiere, After Effects…

No es seguro que la apuesta funcione, por múltiples motivos…

  • El primero, que hay que convencer a los desarrolladores “clásicos” que las herramientas de Adobe son válidas. Flex ya lleva unas cuantas iteraciones y cosas como el uso de Eclipse como entorno de desarrollo deberían ayudar, pero hay una mucha inercia contra la que luchar.
  • La competencia no es manca: cierto es que Silverlight de momento no es más que una mota de polvo en la pantalla del radar, pero obviar los esfuerzos de Microsoft en un campo tan jugoso equivaldría al suicidio. Los de Redmond, además, aunque ‘no existen’ en el campo, cuentan con la inercia de una masa innumerable de desarrolladores muy acostumbrados a sus herramientas, a los que Microsoft seguirá tratando con el esmero habitual de la casa.
  • En los dispositivos móviles, les falta la joya de la corona, el iPhone. De momento el ‘pique’ de Apple contra Adobe y la no inclusión de un Flash Player en el smartphone que ha roto todas las barreras de adopción tiene que estar doliendo mucho por San Francisco. De todas formas, parece que Adobe ya tiene desarrolladísimo su Flash Player para iPhone y eso significa, con los nuevos anuncios, que solo necesitan añadir un empaquetador que escupa código para iPhone (y iPod Touch) y colar unas cuantas aplicaciones (esto último igual les cuesta más…) para ser también una herramienta viable en el mundo de ‘tito Estif’.

Si les sale, puede ser la carambola de la década, al menos: una única suite capaz de producir todos los recursos y escupirlos para, a todos los efectos prácticos, todas las plataformas del mercado: Windows, Mac, Linux, la web, Symbian, Windows Mobile y iPhones y familia…

Más información para desarrolladores. Vía.

Adobe lanza el Open Screen Project

Foto promocional del Open Screen Project de Adobe

Dice la correspondiente página web que (traduzco libremente)

El Open Screen Project pretende impulsar experiencias ricas de Internert consistentes sobre televisiones, ordenadores personales, dispositivos móviles y electrónica de consumo.

Los puntos más importantes:

  • Eliminar las restricciones en el uso de las especificaciones SWF y FLV/F4V.
  • Publicar las APIs de la capa de portado de dispositivos del Adobe Flash Player.
  • Publicar los protocolos Adobe Flash® Cast? y AMF para servicios de datos robustos.
  • Eliminar los costes de licencia — haciendo gratuitas las próximas versiones de Adobe Flash Player y Adobe AIR para dispositivos.

Y todo esto con la colaboración de nombres como Cisco, Intel, LG, Motorola, NTT DoCoMo, Samsung o Sony Ericsson. ¡Y Nokia!

El análisis [no tan] malintencionado: Microsoft está dando caña tanto con la tecnología Silverlight como con su política de licencias y además parece que se están tomando el rollo “abierto” en serio, o sea que mejor espabilamos antes de convertir a Flash y familia en el próximo Netscape. ¿Cómo? Facilitando la vida al máximo a los desarrolladores y eliminando cualquier barrera para que los fabricantes (incluyendo el movimiento de código abierto/libre) implanten nuestras tecnologías en sus dispositivos. Leído en positivo: la competencia siempre está bien para estimular la innovación (sí: aún cuando provenga del “lado oscuro de la Fuerza”.

Me encanta la apertura que supone para especificaciones, protocolos y licencias … Y que el redactado parece indicar que, efectivamente, AIR será desplegado en dispositivos móviles (y, en consecuencia, a lo mejor hasta Flex corriendo en dispositivos, como apunta Scott Janousek) y que la convergencia entre Flash y Flash Lite da otro paso adelante más.

No me gusta tanto… la imagen que han elegido para la web promocional [si es que de verdad se la creen]. La experiencia de usuario a lo mejor puede ser consistente a través de dispositivos. Es un tema que también suena en la música del Live Mesh de Microsoft, por ejemplo, lo que parecería indicar que los dos grandes en “user experience” abierta (MS y Adobe, con Apple jugando la carta cerrada) se creen bastante el tema, al menos como opción de futuro para sus cuentas de explotación. Pero la foto de Adobe duele: ¿quién quiere la misma interfaz en la tele que en el ordenador que en el móvil? Yo, al menos, no. Y no solo porque los tamaños de pantalla, DPIs e interfaces de usuario sean diferentes: también porque lo que hago cuando me siento frente al ordenador, uso el móvil en el metro o en la calle o me apalanco en el sofá frente a la tele no es lo mismo. Vamos, que uno se alegra mucho de que la vida de los “desarrolladores de experiencia” (por llamarles de alguna forma) sea más confortable, pero espera que no se acomoden demasiado: poder tener una única interfaz de usuario (y un único juego de contenidos) no significa que sea una buena idea…

Flex, en código abierto

Casi nada. Adobe está en guerra. Y la última noticia es que han decidido pasar Flex (su plataforma para la creación de RIAs) a un modelo de código abierto, bajo la licencia de Mozilla. Los frentes abiertos entre Adobe y Microsoft se animan… Mas detalles, aquí. Vía.