Nuestro Top 40 del 2009

Parece que se acaba el año (yo sigo buscando desesperadamente mis meses de octubre y noviembre: si alguien los ha visto, que avise) y toca hacer las listas de costumbre de fin de año (también cerramos década, pero con eso no me voy a atrever).

De la mía, poco que decir:

La lista la encabezan The Go! Team, Mogwai, The Rolling Stones, Calexico y Ratatat
Pocas cosas '2009'...

Al fin y al cabo, la mantiene last.fm desde hace unos cuantos años… Pero este año voy a destacar la nuestra, la del medio millón de usuarios que tiene el servicio: Last.fm’s Best of 2009. Me quedo con ella porque creo que destaca muchos de los aspectos que hacen que me gusten tanto tanto last como la filosofía de la web 2.0: efecto red, filosofía abierta, ‘data inside’, personalización…

La página de Laroux en el Top 40 indica que comenzó a 'pegar' entre el invierno y la primavera pasados, que 'lo rompió' a principios de verano y que se mantiene desde entonces. También indica que yo no llegué muy tarde y comencé a escucharla relativamente pronto
Por una vez, no llegué muy tarde...

Y es que juntar la agregación de todos los datos con la de tus datos hace que todo ‘top 40’ se conviera en tu ‘top 40’. Y eso… mola (incluso cuando te recuerdan que sí, que has oído una de Kelly Clarkson en el último año).

Ahora mismo aún falta publicar la parte de la lista que va del 10 al 1 (imagino que lo harán esta tarde y me pillarán en un avión, esloquetiene…), pero no dejéis de visitar el Last.fm’s Best of 2009.

(Para los interesados en “listas de la década”, la opción ‘generalista’ sería The Noughtie List: the 2000s in Review y la ‘musical’ Best of the Decade (2000-2009) Online Music Lists

Blogs y participación. ¿Inteligencia emergente?

Se juntan dos noticias sobre “participación y blogocosa”, la primera de entidad global, la segunda mucho más hispana.

Por un lado, rediseño de Boing Boing (que además de ser uno de los blogs decanos y de referencia, en Technorati es el segundo de la lista mundial en ‘autoridad’ y el que más usuarios han marcado como favorito). El rediseño, que no está mal, rescata los comentarios que habían desparecido hace un par de años. Punto uno: es comprensible que los dejaran (de la misma forma que hicieron, a nivel local, los Microsiervos), dado que el alud de comentarios que a buen seguro recibían cada día debía ser muy difícil de manejar. Punto dos: sea cual sea la ratio señal/ruido, está claro que los conceptos de “wisdom of crowds“, “crowdsourcing” y similares son muy importantes. Tanto como para que en Boing Boing se hayan decidido a contratar a Teresa Nielsen Hayden como “community manager” (ella se denomina moderadora, que suena más simple y se entiende más) y reactivar los comentarios. No creo que contratarla haya sido barato, lo que quiere decir que Doctorow, Frauenfelder & Co le dan un valor más que alto a la conversación generada.

Por otro lado Antonio Ortiz se ha montado un coRank. Aquí el problema de los comentarios en alud no lo es tanto: en primera página hay ahora mismo 33 comentarios, que representan una cantidad envidiable pero no demasiado complicada de gestionar (Error500, eso sí, no es precisamente pequeño: sus estadísticas son más que notables). Se trata, eso sí, de generar comunidad y poner los medios para que emerja la señal del caos. Como ya comenta el propio Antonio y habíamos dicho también alguna vez por aquí, sitios como Menéame tienen su interés, pero degeneran con demasiada facilidad, mientras que mecanismos similares alrededor de un blog que guía y focaliza pueden resultar muy valiosos. Y al fin y al cabo esto de la blogosfera, a partir de ciertos niveles que desde aquí apenas alcanzamos a divisar, no deja de ser una componente más de la mediasfera, y hay que espabilar para salir en la foto y rentabilizar esfuerzos.

Para acabar, y quizá bajando un nivel de magnitud más en cuanto a eco, que no en cuanto a calidad editorial, el otro día David en sus Apuntes de la Red (blog de poca masa editorial pero extremadamente denso en contenido de calidad) reflexionaba ante una enorme cola de canales por leer sobre los problemas de pasar por el cedazo el flujo del río de blogs para localizar las pocas (pero muy valiosas) pepitas de oro, preguntándose (aquí estamos igual) para cuándo una buena gestión por parte de las aplicaciones existentes de los datos de atención de sus usuarios que permita al menos sugerir dónde está la aguja en el pajar.

Tres facetas de un mismo problema: demasiada información que hace falta controlar (aún con la laxitud del doscero) como en el primer caso, aprovechar el conocimiento colectivo de los lectores que queremos convertir en usuarios y, si se quiere, ‘stakeholders’ en el segundo y, en el tercero, de aprovechar los metadatos de atención para ayudar a filtrar contenidos de calidad. Como uno está bastante pasado de moda y acostumbrado a los mass media y su unidireccionalidad, mi interés es más cercano a la “tercera vía”, pero toda ayuda por otros canales será bienvenida, y si hay que rectificar y seguir por otro camino, tendremos que bajar del burro conservando la dignidad.

PS 20070830 Debe haber algo, en el agua, porque parece que todo el mundo esté hablando del tema. El último, Michael Hoover con Del.icio.us Is The Recommendation Service For The Internet, una oda a del.icio.us (yo tacharía del.icio.us y diría “social tagging”, pero son manías mías, lo sé). El argumento: tras la muerte de los índices editados por humanos, estos volvieron a nacer con del.icio.us en 2003 (¿podríamos colocar el nacimiento de la webdoscero en el día del lanzamiento de del.icio.us?). En cualquier caso, sí es cierto que mis dos canales RSS más preciados son el de del.icio.us/popular y el de Hot Links (la solución diametralmente opuesta: los enlaces publicados por un selecto grupo de linkbloggers que, de alguna forma, encuentran diariamente los mejores enlaces de la red). Y si alguien quiere saber qué se cuece en la cabeza blogger del que suscribe, la mejor manera es mirar a qué le he puesto estrellita en Google Reader