Siete

El número 7
Imagen (cc) Kevin Collins. Clic en la imagen para acceder al original en Flickr

Pues nada, que, como cada San Juan, este blog cumple años. Y ya van siete. El último año no ha sido especialmente productivo, con menos de cien entradas, pero el tráfico se mantiene en unos niveles decentes (un pelo más de trescientas mil visitas, dice Google Analytics). Quién sabe, igual este año pisamos un poco el acelerador para poder celebrar el 8 con más ganas :-).

¡Feliz resaca de San Juan a todos!

Blogger, 10

Felicidades a Blogger (nacido Blogspot) por su décimo aniversario. Sí, el 23 de agosto de 1999 se lanzaba un proyecto de una empresa llamada Pyra Labs, cofundada por Evan ‘Twitter’ Williams con Meg Hourihan (actualmente, esposa de Jason Kottke), dedicada al software de gestión de proyectos y que lanzó su producto estrella como algo secundario (nadie sabe qué triunfará en la web, y menos aún sus creadores) y sin modelo de negocio (como corresponde a su fecha de nacimiento), cosa que tuvo a los currantes sin cobrar una buena temporada. Pyra Labs sería adquirida por Google en febrero de 2003…

Pero sin Blogger probablemente la ‘revolución blog’ no habría sido lo que fue, y sin su adquisición y el montón de pasta que le cayó a @ev hoy tampoco tendríamos Twitter, o sea que demos gracias y felicitemos el décimo aniversario.

Seis

Seis años. Dos mil ciento noventa y dos días. Ese es el tiempo que ha pasado desde que se me ocurriera montar un blog para intentar ‘espamear’ un poco menos a amigos y compañeros de trabajo (objetivo no cumplido, por cierto) y ponerle el originalísimo nombre de ‘otro blog más’. No ha sido el último año el más productivo, precisamente (unas 275 entradas, cuando la media de los cinco años anteriores casi llegaba a 600), pero esto nos sigue divirtiendo, a mí y a ese par de colaboradores “habituales” que de vez en cuando se pasan por aquí, o sea que con un poco de suerte el año que viene cumpliremos siete.

Si ven una vela por ahí, sóplenla de mi parte :-).

35

Recuerdos de muchos años...
Recuerdos de muchos años...

Libro de escolaridad con aguilucho predemocrático… tengui. Carné de biblioteca de hace veinte años con enormes gafas (eran los ochenta, oiga)… tengui. Entrada de concierto de hace casi 15 años (1,400 pesetas que me costó entrar en el Apolo a ver a la Vargas Blues Band, aunque no se vea en esa imagen que no tengo ninguna intención de colgar a más resolución)… tengui. Carné de hace algo menos de cinco en cuya foto no me reconozco ni yo… tengui.

Va a ser que sí. Que llevo dando la paliza (sobre todo a mis padres) ininterrumpidamente desde 1973 y que ya van 35 añazos. Como dijo alguien, qué 35 cerdos podría haber criado tu madre :-P… Pero en fin, habrá que celebrarlo igual :-).

Felicidades también a William Golding (habría cumplido 97 hoy), Adam West (alias teleBatman, que cumple 80), Jeremy Irons (60), Twiggy (59), Jarvis Cocker (45), Candy Dulfer (39) y Victoria Silvstedt (chica Playboy 1997, 34). Y lamentamos las muertes en este mismo día de Italo Calvino (en 1985) y Gram Parsons (justamente en 1973).

Por cierto… si a alguien no se le ocurre qué, ideas ;-). El pedal USB y el refrescalatas molan, el reposapiés es una pasada y por la silla vendería mi alma al diablo, directamente…

Feliz cumpleaños, reproductor de MP3

Nos recuerda hoy El País que el reproductor de MP3 ha cumplido la friolera de 10 años.

El primer modelo, el MPMan F10, tenía una capacidad de 32MB, que dan, aproximadamente, para un disco de larga duración ripeado a 128 Kbps.

Pero lo que a mí, personalmente, me ha impactado más, es que se conectara al ordenador mediante puerto paralelo. Impresionante. Impresionante la visión de ese puerto paralelo en la imagen de la Wikipedia para el Rio PMP300. Todavía recuerdo, en una vida anterior, que teníamos una impresora en el trabajo y, para poder imprimir desde varios ordenadores que estaban conectados a la Red pero no en red, compramos un hub y cable paralelo de unos 8m. “Vas a perder la mitad de datos por el camino”, me decía uno del Servicio de Informática.

Ahora, si tiramos cable, es un USB, un Firewire o un RJ45 a toda pastilla. Y si nos apuran, sin cable y listos.

Lo mejor de todo es que, con la tontería, ya hay mucha gente que confunde el continente por el contenido, llamándole “MP3” (a secas) al cacharrito e ignorando que MP3 se refiere a un formato de compresión de audio. ¿Qué no? Prueben y vean…

Perdonen ustedes por tan disgresora interrupción. Pueden seguir trabajando.