H.264 y patentes

Impresionante la joya que “esconde” Bruce Lawson en su última Reading List:

Hace dos años, Dean Hachamovitch, General Manager de Internet Explorer escribió:

Hoy en día, los derechos de propiedad intelectual para H.264 están ampliamente disponibles a través de un programa bien definido gestionado por MPEG LA. Los derechos de otros códecs son a menudo menos claros, como se ha descrito en la prensa. Por supuesto, los desarrolladores pueden contar con el códec H.264 y soporte de aceleración de hardware del sistema operativo subyacente, como Windows 7, sin pagar ningún royalty adicional.

Esta semana, la BBC informa Motorola gana la prohibición de Xbox y Windows 7 en Alemania (y también software de sistema de Windows 7, Internet Explorer y Windows Media Player):

Sigue una sentencia que Microsoft había infringido dos patentes necesarias para ofrecer a la codificación y reproducción de vídeo H.264.

Lleva tu mediateca a todas partes con Zumocast

Captura de pantalla del cliente web de Zumocast
Todos mis vídeos, allá donde vaya

En estos tiempos de ‘nubes’ uno aspira a poder disponer de sus contenidos de audio y vídeo allí donde vaya: si se dispone del suficiente ancho de banda de subida (algo que no sucede con frecuencia, dada la extrema asimetría de las líneas ADSL, por otra parte), la potencia del ordenador medio debería ser más que suficiente para coger un vídeo y enviarlo en streaming allá donde sea. Y de hecho, habíamos llegado a comentar por aquí (allá por 2008) la existencia de Orb, que solucionaba (y sigue solventando) el problema, pero cuya interfaz está un tanto caduca y no parece haberse movido mucho en estos dos últimos años.

Y ahora se le suma, finalmente, un adversario: ZumoCast (de los responsables de ZumoDrive, una ‘unidad de disco en la nube’ de funcionamiento correcto pero que, mucho me temo, poco puede hacer contra el omnipotente y omnipresente Dropbox). Poco más que decir de la aplicación que, al menos en una primera prueba muy preliminar hace lo que anuncia, correctamente: tras la instalación, basta navegar hacia las carpetas que contengan los archivos que deseemos compartir, hacer clic con el botón derecho y usar el esperable menú contextual para conectarlo a nuestra cuenta y que los contenidos de turno estén disponibles inmediatamente.

Cuenta con la inevitable aplicación para dispositivos iOS. De momento, no dicen que tengan nada en mente para Android y, para sorpresa de nadie, la versión web no es apta para el navegador de mi Nokia N97.

WebM: ¿el futuro del vídeo en la web?

Faltan muchas preguntas por contestar (la tinta del anuncio aún no está seca) pero se han confirmado los rumores y Google ha lanzado la evolución de lo que compraron, por la bagatela de 20 millones de dólares, hace unos meses: el códec de vídeo de VP8 ahora se llama WebM, está libre de patentes… y de momento es una ‘developer preview’.

Si H.264 no me convence para el vídeo de HTML5 (es una tecnología cerrada y Firefox y Opera no estaban dispuestos a implementar el códec), WebM tiene mejor pinta: las demos que se han visto en la ‘quinout’ de Google I/O parecen bastante impresionantes (aunque, claro, las he visto a través de YouTube, en Flash y a 360p… :-P ) y el hecho de estar libre de patentes hace que la lista de colaboradores del proyecto sea espectacular, con los ‘players’ del mundo del hardware (AMD, ARM, nvidia, Qualcomm, TI…) que deben incorporar el códec en sus chips y Mozilla y Opera junto a Google (que aporta Chrome y Android) e incluso Skype y la mismísima Adobe.

Los únicos ‘players’ que faltan en el mundo del software son Microsoft y Apple. Es obvio que el coste que representa implementar un códec como WebM para cualquiera de los dos es básicamente despreciable, pero falta ver si a los dos grandes les dará la gana hacerlo. Si se lanzan, parece claro que el futuro del vídeo en HTML5 está básicamente solucionado a medio plazo. Si no, vamos a seguir en un panorama especialmente deprimente, en el que la tecnología está lista pero todo el mundo tiene que pelearse con una situación Beta y VHS por culpa de las estúpidas patentes y los aún más estúpidos intereses comerciales de unos pocos. Toquemos madera.

PS Microsoft dice que IE9 soportará el vídeo VP8 solamente si el usuario tiene el códec instalado en el ordenador. Podría ser peor, pero bueno no es….

PPS Aquí dan algún detalle más: WebM es un contenedor Matroska, más el vídeo en VP8 y el audio en Vorbis…

Va a ser que el futuro del vídeo en la web pasa por On2…

O, al menos, eso dicen algo más de 100 millones de dólares (en forma de acciones) que se ha sacado Google del bolsillo para adquirir On2 Technologies, empresa dedicada al desarrollo de soluciones para la codificación de vídeo en la web, que cuenta entre sus clientes a “pequeños” jugadores como Adobe o AOL…

No cuesta mucho intuir que para dentro de nada Chrome soportará vídeo nativo con On2 VP6, el códec de On2 (que ya usan Flash y JavaFX) y, en paralelo, o se abrirá el código de dicho códec o se licenciará a coste nulo, mientras se acelera el trabajo en VP8 que, según On2, delivers equivalent visual quality using significantly less data than required by leading H.264 implementations (ahí es ná).

La nota de prensa (nótese que el acuerdo está pendiente de pasar la aprobación de los accionistas de On2 y de los reguladores).

PS Las implicaciones para el mundo del desarrollo web son más que notables, desde luego: HTML 5 tiene una etiqueta <video> que los navegadores están comenzando a implementar, pero no hay un acuerdo sobre qué códecs implementar… A finales de junio Ian Hickson, el “dictador benévolo” encargado de editar la especificación de HTML 5 explicaba la situación actual:

Apple se niega a implementar Ogg Theora en Quicktime por defecto (es lo que usa Safari), alegando falta de soporte en hardware y un panorama incierto en cuanto a las patentes.

Google ha implementado H.264 y Ogg Theora en Chrome, pero no puede proveer la licencia del códec de H.264 a los distribuidores de Chromium y han indicado que creen que la calidad por bit de Ogg Theora aún no es conveniente para el volumen gestionado por YouTube.

Opera se niega a implementar H.264, alegando el obsceno coste de las licencias de las patentes relevantes.

Mozilla se niega a implementar H.264, puesto que no podrían obtener una licencia que cubriese a sus distribuidores.

Microsoft no ha dicho nada sobre su intención de dar soporte para <video>.

(Ogg Theora es un códec abierto de vídeo, desarrollado a partir de código propietario donado en 2001 a la comunidad de código abierto por… On2, qué pequeño es el mundo, pero, como apunta la propia Google, la calidad parece que no está a la altura de los códecs propietarios.)

Así que, por cien kilos (que para Google no son tanto dinero) Google se ahorra el dolor de cabeza de encontrar un códec que (i) pueda usar en YouTube sin incrementar mucho el bitrate y, por tanto, la inversión en ancho de banda y (ii) ningún fabricante de navegadores va a a tener excusa para no implemetarlo: licencia a coste cero (aún no anunciada, pero al tiempo) y soporte de hardware en breve. No es una solución barata, pero sí más que razonable.

Un vídeo. Una semana. 38000 dólares de distribución

Vamos a jugar a juntar noticias…

  1. El vídeo de la señora esta de un pueblo perdido de la Inglaterra profunda que canta como un ángel. Viralidad por un tubo. 20 millones de visualizaciones en menos de una semana (busquen ‘Susan Boyle’ en YouTube). Joé qué potente que es internet (de hecho, joé qué potente que es YouTube…)
  2. La noticia del agujero (económico) que supone para Google… YouTube. Que dice un banco que, así a ojo de buen cubero, Google debe perder con YouTube unos cuatrocientos y pico millones de dólares al año. Más de un millón de dólares diario.

Anda ya. Es la respuesta universal al agujero que dice el banco que tiene YouTube. Aha. Volvamos al primer punto. 20 millones de visualizaciones de un vídeo de unos 7 minutos. Robert Cringely ha hecho sus números y le salen unos 520 teras de ancho de banda consumidos. En una semana. Pensemos en la manera más económica que conoce un servidor de distribuir archivos: Amazon S3. Y sí, salen unos 38,000 dólares. Para un vídeo en una semana. 50 vídeos así en una semana bastarían para llegar a los mil millones de visualizaciones y cuatro millones de dólares a la semana en S3, muy por encima de los gastos que se le suponen a YouTube. Desde luego, vídeos como ese hay pocos. Pero vídeos, en YouTube, hay muchos, muchísimosDice la Wikipedia que ya en julio de 2006 se veían 100 millones de vídeos al día y se subían otros 65,000, también diariamente. La propia Wikipedia apunta a TechCrunch, donde Chad Hurley (CEO de YouTube) decía que cada minuto se suben 15 horas de vídeo a YouTube… De golpe, para que las pérdidas de YouTube sean solo las apuntadas, los costes de almacenar y servir archivos de Google tienen que ser, al menos, un orden de magnitud más económicos de los que cobra Amazon por su S3. Vamos, que no son tan poco creíbles, ese millón de dólares largo perdido al día…

PS ¿Coincidencia? Hace un par de días Yahoo! anunciaba (la noticia en techCrunch, por ejemplo) que cierra en junio definitivamente Jumpcut, una de sus propiedades “vídeo”, adquirida en septiembre de 2006…

PS’ Hemos alargado el último párrafo de la entrada con más detalles.