Project Natal, o el video juego sin interfaz

Ya lo habíamos comentado alguna vez por aquí (y Opera le dedicó su último “april’s fool”): el interfaz perfecto para jugar es la ausencia de interfaz. Uno de los ‘memes’ del día es el ‘proyecto Natal’ con que Microsoft avisa de lo que se nos viene encima con la XBox a largo plazo. El inefable Johnny Chung da algún detalle sobre el funcionamiento: en el corazón de la cosa hay un sensor 3D que usa luz láser para captar lo que tiene frente a sí, y un buen montón de matemática de esa que provoca dolor de cabeza.

No vayan a hacer cola a la tienda, que la cosa está todavía a años de llevarse a la práctica, pero alegra pensar que el músculo de Microsoft Research se está usando para ‘hacer el bien’… (opinión que no creo que comparta la industria de accesorios para consolas, pero qué se le va a hacer).

PS Sí, tres entradas en un día después de no escribir una línea en dos semanas. Viva la constancia.

Tendremos videojuego barcelonés…

Los lectores de excelente memoria recordarán que hace ya unos meses (en junio) a la concejal de educación de Barcelona se le ocurrió intentar censurar un videojuego ambientado en Barcelona, por la mala imagen que daría de la ciudad en el mundo (no, no me he equivocado: la de educación, no de turismo). Pues, afortunadamente, va a ser que no. No es que la edil haya recapacitado (se dedica a la política, no debe tener en los genes tal capacidad…), no: es que los servicios jurídicos del ayuntamiento dicen que la cosa no hay por donde cogerla.

Nótese también que la señora Ballarín no ha encargado un estudio para comprobar si los videojuegos violentos ambientados en una ciudad han tenido un efecto negativo sobre la imagen de alguna ciudad (considerando los ejemplos de San Francisco, Los Ángeles o Londres, por ejemplo, no fuera el caso que le dijeran que no y le fastidiaran la brillante idea) y ha acudido directamente a los servicios jurídicos. Supongo que cuando surge un conflicto en alguna escuela barcelonesa (a lo mejor no ha pasado nunca y es por ello que la pobre debe buscarse trabajo) obra de la misma manera.

Menos mal. Me quedo, eso sí, con la siguiente cita de la señora Ballarín (extraída de la noticia de EFE en El País):

…el Ayuntamiento de Barcelona “no quiere ni ser represor ni moralista, porque no estamos en contra de los videojuegos en general, pero si había alguna posibilidad de evitar daños contra la imagen de la ciudad la hubiéramos utilizado”

Vamos, que solo es represora y moralista cuando se considera afectada. Está bien la cosa… O no.

fMAME: los arcades clásicos en el navegador con Flash

Pacman en el emulador Flash fMAME
Pacman en el emulador Flash fMAME

Impresionante. Espectacular. ¿Qué no cabrá dentro de la ventana de un navegador capaz de ejecutar Flash? Lo último (visto MAME (el emulador de máquinas arcade clásicas), bajo el nombre de fMAME (“made in Korea”, algún detalle más). Como avisa el desarrollador, aún no hay sonido. Además, de momento “solo” hay un par de docenas de juegos disponibles (además de PacMan, tenemos el 1943, Commando, Donkey Kong, Green Beret, Mario Bros…) y los “framerates” que se pueden alcanzar no son óptimos para una buena parte de ellos (Galaga entre ellos). ¡Pero es que estamos emulando una máquina dentro de la máquina virtual de Flash dentro de un navegador! Simplemente alucinante…

Aburrimiento en el consistorio barcelonés

O tedio. O algo peor. Que alguien les busque trabajo ya. Es posible que recuerden que hace cosa de mes y medio les comentábamos el lanzamiento de un videojuego ambientado en Barcelona, Wheelman (para regocijo de un servidor). Pues bien, resulta ser que me entero por El País de que Barcelona no quiere ser escenario de un videojuego violento por lo que la concejal de Educación, Montserrat Ballarín, ha pedido (creo, el redactado del primer párrafo de la noticia no es ningún prodigio de buen hacer lingüístico) “un informe jurídico para ver si se pueden emprender medidas legales para retirar del mercado el videojuego” (alguien debería aclarar que el videojuego aún no está en el mercado, por lo que va a ser complicado retirarlo). De traca. Porque claro, el GTA IV ha tenido un efecto muy pernicioso para la imagen de la Nueva York que calca con tanta gracia. Igual que The Getaway con Londres. Porque… ¿a quién se le ocurriría visitar ambas ciudades después de ver ambos videojuegos, eh? (Si alguien no lo había notado, este último trozo del párrafo es irónico).

Digo yo que ya habrán emprendido medidas para detener el rodaje de El Cor de la Ciutat (para los no catalanoparlantes, un culebrón de TV3 según el cual no existe un habitante de Barcelona que no sea adicto al sexo, yonqui, traficante ocasional, defraude a su seguro, engañe a su pareja u otras gracias similares, cosa que igual tampoco transmite la mejor imagen posible de la ciudad…). Y cuando acaben con esto, se pondrán a buscar y destruir todas las copias de las películas en que se refleja violencia en las calles de Barcelona. Yo propondría que, acto seguido, pasen a censurarse todas las noticias sobre la ciudad de Barcelona, no sea que a alguien se le ocurra contar algo malo malísimo sobre esta idílica ciudad en la que jamás de los jamases ha ocurrido nada malo.

(Y todo esto, claro, porque la educación en Barcelona funciona con tanta perfección que la pobre Montserrat Ballarín se aburre…)

Barcelona. The Video Game

Disculpen un momento que me quite las gafas de pasta. Sí, el buen cine de autor está muy bien. Pero el cine de acción mola. Y las escenas de acción callejeras y las persecuciones de coches más. ¿Quién no ha visto el San Francisco de alta velocidad de Bullitt? ¿La Los Ángeles de Heat? ¿La Niza de Ronin? ¿Y quién no se ha imaginado detrás del correspondiente volante? Y entonces llegaron los videojuegos. Nueva York reproducido hasta la saciedad (véase Driver: Parallel Lines, por ejemplo). O Londres, o… Y la experiencia se hizo mucho más real, pero mediada por la distancia a esas ciudades. Pero ahora llega Barcelona, de la mano del videojuego The Wheelman (bueno, en otoño, pero supongo que podremos esperar). Persecuciones de alta velocidad por la Plaza Cataluña, las Ramblas, el Moll de la Fusta… Por lo visto en el trailer (de obligado visionado), ¡hasta se puede bajar al metro!. Hay más vistas espectaculares en el vídeo con comentarios de los desarrolladores. Además, por lo que comentan en IGN, el juego no parece estar nada mal.

(Si el tipo del trailer les recuerda a Vin Diesel, no se preocupen, que no les engaña la vista: parece ser que el tipo se ha cansado de hacer de prota de pelis de acción y ha decidido pasarse a estrella virtual…)

Vía hermanito.

PS Por lo que leo en la Wikipedia, para después del juego se anuncia la película. Sí, han leído bien: la película será secuela del juego, y no al revés. Qué cosas… Si alguien se entera de dónde hay que apuntarse para hacer de extra, que avise :-D.

PPS 20080425 Eso sí, para ciudad retratada en los videojeugos, inevitamblemente, Nueva York. Y si no, véase esta historia.