Si no tienes nada que decir, no digas nada

Una diapositiva de una presentación afirma que hay menos de una llamada interrumpida adicional por cien llamadas al comparar el iPhone 4 con el iPhone 3GS
¿Y? (Crédito de la foto, engadget; clic en la foto para acceder al original)

No pasa con frecuencia que uno pueda criticar a uno de los mejores “presentadores” de los que tengamos constancia. O sea que, para una vez que nos deja, aprovecharemos la ocasión… Para los que no sean conscientes del contexto, Apple ha tenido una cierta crisis (al menos de comunicación) en Estados Unidos por los [presuntos] problemas de recepción del iPhone 4 (véase) y ayer celebró una rueda de prensa sobre el tema, en la se mostraba la diapo que abre esta entrada, que comete el egregio crimen de no decir absolutamente nada.

La vida del fabricante de teléfonos es dura, sobre todo cuando se casa, como pasa con frecuencia, con operadores de telefonía, ya que las normas de esos matrimonios suelen incluir todo tipo de cláusulas de secretismo que no permiten ser transparente ni aún queriendo. En el caso de la los problemas de recepción del iPhone 4 (un teléfono que me parece una absoluta virguería, por otra parte, aunque “no es mi tipo” y no tengo intención de comprarlo), difícilmente podrá Apple publicar los datos de llamadas perdidas que obran en poder de la operadora AT&T.

Así que, ¿cómo cuantifica Apple esos problemas? (Se trata de un problema nada baladí, pero esa es otra historia.)

Menos de una llamada adicional interrumpida por cien llamadas en comparación con el iPhone 3GS

¿Quiere decir algo ese dato? Sin más información, absolutamente nada. Supongamos por un momento que ese “menos de una” significa, exactamente 0,1 (seguramente sea mayor: si no, imagino que AT&T habría corrido a decir “menos de una cada mil”). La cuestión es… ¿cuántas llamadas se interrumpían con el iPhone 3GS?

  • ¿Diez de cada 100? (Espero que no: dicen que el servicio de AT&T es malísimo, pero un 10% sería verdaderamente patético) En ese caso hemos pasado de 10 a 10,1, un incremento del 1%. Poca cosa.
  • ¿Una de cada 100? En ese caso pasamos de 1 a 1,1. Un incremento del 10%. Un verdadero problema.
  • ¿Una de cada 1000? En ese caso pasaríamos de 0,1 a 0,2. Un incremento del 100%. Una verdadera catástrofe.

¿Cuál es la realidad? No tenemos ni la más remota idea. Y el presentador ha invertido una diapositiva, y el tiempo de su audiencia en, insisto, no decir absolutamente nada.

La entrada no pretende, por una vez, criticar el cacharrito de Apple: sólo una política de comunicación que me parece un insulto a la inteligencia de la audiencia, aunque las pocas entradas en la blogocosa que he leído el tema se han tragado el anzuelo entero y no dudan en calificar el problema como ‘poca cosa’. Y podría ser, y seguramente es, poca cosa, pero Apple no ha dado ninguna información al respecto.

Flash en todas partes. Sí, hasta en el iPhone…

Donde dije Diego… A pesar de lo que todos desearíamos, de momento no parece que vaya a haber Flash Player para Safari Mobile, el navegador del iPhone (y el iPod Touch). Ni siquiera un Flash Player “standalone” desde el que cargar archivos ‘swf’. Pero los desarrolladores Flash sí van a poder, cuando Flash CS5 salga al mercado, desarrollar para el iPhone. De hecho, el correspondiente artículo Developing for the Apple iPhone using Flash ya está en línea en el “devnet” de Adobe, y explican que se tendrá acceso a “casi todas las APIs de AIR 2.0 y Flash Player 10.1”, incluyendo SQLite, acceso directo al sistema de ficheros, a la cámara y al micrófono, multitouch y geolocalización. Oficialmente no hay Flash Player para iPhone, insisto, y lo que hará Flash Pro CS5 será compilar para el procesador ARM del cacharrito.

No, la beta de Flash CS5 aún no está disponible. Lo estará “antes de fin de año” en los Adobe Labs.

Sí, ya hay aplicaciones Flash disponibles para iPhone. Hasta media docena, de momento (detalles).

¿Con permiso de Apple? Buena pregunta. Puede que sí, puede que no. Uno tiende a pensar que Apple no habría dado su autorización para algo así, pero la probabilidad de colarle un gol de este tamaño a “tito Estif” y sus huestes es baja, muy baja… Adobe indica que hay que registrarse en el programa de desarrolladores de Apple y tener el certificado de desarrollador iPhone. Insisten, además, sobre el hecho de que no hay runtime de Flash Player, que todo es código nativo (y que, por tanto, no se podrán ejecutar swf’s en el cacharrito de la manzana). Aunque por otro lado se dice que se podrán cargar dinámicamente SWFs con ActrionScipt 3

En fin. Seguiremos informando…

El iPhone (y el iPod Touch) ¿”legal” o “hackeado”?

La pregunta no es trivial… Faltan 30 días para que se ponga en marcha la tienda Apple de aplicaciones para el iPod (y el iPod Touch). Cinco minutos de trabajo y diez dólares (diez euros por estos lares, imagino) devolverán mi Touch primero a su condición inicial y le darán, después, la capacidad de bajar aplicaciones “legales” de la tienda. No tengo la menor duda que ese mismo día descubriré unas cuantas aplicaciones que me gustaría usar… pero si lo hago, como mínimo dejaré de correr la que para mí es la “killer app” del Touch, MobileScrobbler (más en obm), porque esa aplicación, aparte de ser “ilegal”, incumple los términos del SDK de Apple…

Apple, “tito Estif” y sus manías…

El iPhone (y el iPod Touch) para ver la tele

Al paso que vamos, para cuando salga la primera aplicación “oficial” para iPhone y iPod Touch, nadie va a querer usarlas… Si ya hablamos hace tiempo de los cacharritos de Apple como fantásticos clientes para escuchar last.fm, ahora encontramos en iPhone hacks una segunda “killer app”: cómo conectar el iPhone (o iPod Touch) vía WiFi o la conexión de datos (a ver cuándo le ponen 3G al dichoso teléfono) al ordenador de casa (o de dónde sea) al que previamente habremos instalado un servidor Orb (gratuito, aunque ni abierto ni libre), permitiendo acceder a los archivos de vídeo de este y, en caso que el ordenador tenga una sintonizadora de televisión compatible, también a los canales de televisión disponibles…

(Evidentemente, esto tenía que pasar el fin de semana largo en que me he olvidado el iPod en la oficina, con lo que no podré probar hasta el martes.)

Una nota final. La gente de Orb no ha tenido ningún problema ni para desarrollar la aplicación ni para colgar un “howto” en su sito explicando cómo funciona la cosa, sin la connivencia de Apple. Imagino que el día que se anuncien las primeras aplicaciones oficiales para iPhone y iPod Touch OrbLive estará en la lista, pero aún así, me reafirmo en quedar atónito con las políticas de los de Cupertino.

Una pregunta para usuarios de iPhone y iPod Touch

¿Cuántas veces habéis utilizado el “multitouch”? (Sin contar las demostraciones que habéis hecho del cacharrito)

Yo, particularmente, solo lo uso para hacer zoom en páginas web… y solo en los casos en que el doble clic, que me parece mucho más usable, ha fallado. ¿Soy el único que piensa que en una pantalla tan pequeña el “multitouch” es poco más que un “gimmick” divertido para llamar la atención?