Réquiem por Presto

La bomba ha explotado hoy, pero la liebre saltó hace casi un mes:

Sí. Opera, los noruegos del navegador que casi nadie conoce (en mi entorno: Chris Mills nos contaba en Mosaic, hace dos años largos, que en mercados como Rusia, Bielorrusia y Ucrania tenían un share nada desdeñable (una entrevista en la que yo halagaba la capacidad de desarrollo de los noruegos, por cierto)) pero que, entre otras cosas, dio a luz el elemento de interfaz sin el que no podríamos pensar en los navegadores (las pestañas) y una tecnología sin la que la web no habría podido llegar a donde ha llegado (CSS, nada más y nada menos)… se proponía lanzar un navegador sustituyendo su motor de rendering, Presto, por el que ‘anima’ a Chrome y Safari: Webkit. Hell. Freezes. Over.

Pero si aquello sonaba cataclismático, lo de hoy ha ido mucho más allá…

Opera va a abandonar Presto y Carakan, su excelente motor de JavaScript, por WebKit y V8, el motor JavaScript de Chrome y su hermano de código abierto, Chromium. Quizá no sea tan doloroso como el día que murió Netscape, pero dentro de nada vamos a pasar de tener cuatro grandes motores de rendering (Presto, Webkit, Gecko y Trident) a tres (y lo mismo pasará con los motores JavaScript). La biodiversidad del entorno se ha reducido en un 25%. Eso, en cualquier ecosistema, es, ya usaba la palabra antes, un cataclismo.

Como dice Bruce Lawson, Presto va a seguir vivo una buena temporada:

(buena parte del negocio de Opera se alimenta de los navegadores embebidos en teles y otros dispositivos)… pero si ese tuit no suena a entierro, so sé qué lo hará…

Si hay que buscar culpables, la lista va a ser inacabable:

Mientras para muchísimos desarrolladores sólo exista Webkit primero (en la forma de Chrome y Safari, principalmente), y Firefox y el inevitable Internet Explorer (que se mueve muy lento y es víctima de muchísimas inercias imparables, pero hoy en día es un navegador más que aceptable, en sus últimas versiones) después, y ni dios tenga en cuenta el resto, la vida de Opera dependiendo de respetar los estándares pasaba por decisiones tan controvertidas como las de ‘adoptar’ los prefijos -webkit- (y pensar que creímos que el ruido que oímos entonces era el del infierno congelándose…). Y eso, aceptémoslo, era insostenible.

Como sucede en todos los sepelios, ahora resulta que el muerto era un tipo fantástico:

Lo jodido (disculpad el vocabulario, pero es que todo esto me ha dolido bastante) es que el muerto de verdad era un tipo fantástico. Personalmente, durante mucho tiempo ignoré Opera tan absolutamente como cualquier otro. Pero un Mac con sólo 2 gigas de RAM y una época de versiones Firefox especialmente voraces me llevaron a adoptar al navegador noruego durante unos meses. Al final dos gigas de RAM más y una moderación del apetito de Firefox hicieron que volviese a los orígenes (la cabra tira al monte, y ahora se siente culpable), pero durante aquel periodo tuve la oportunidad de comprobar que Opera era, efectivamente, un software fantástico… maltratado hasta la saciedad por propios y extraños (con el coloso Google a la cabeza del pelotón) con prácticas como el sniffing de agentes de usuario implementado con el culo (se me vuelve a descontrolar el vocabulario, me temo que me vais a tener que aguantar). La rendición de Opera me duele como al que más, pero no queda más remedio que aceptar (hasta aplaudir, con dolor) la decisión…

Para los que no veáis la dureza del mazazo que se llevan hoy los estándares web (que se culmina hoy, quizá habría que decir mejor), el tuit que, creo, dice más en menos:

Apenas ha hecho ruido fuera de una comunidad de freaks, pero hoy ha sido un muy mal día para la web. Descansa en paz, Presto.


Una recopilación de artículos sobre el tema:

La web móvil, vista desde Opera Mini

Interesantes los números del State of the Mobile Web, September 2010 de Opera, que recoge el tráfico generado por su navegador para móviles Opera Mini. Algunos detalles destacados:

  • Globalmente, más de 70 millones de usuarios únicos y treinta y seis mil millones de páginas servidas. Para 30 días, no está mal, y sale a alrededor de 50 páginas por usuario y mes…
  • España es su séptimo mercado… dentro de la UE. Y ninguno de sus ‘top 10’ está en la UE. El top 10 lo componen Indonesia, Rusia, India, China, Ucrania, Sudáfrica, Vietnam, Estados Unidos, Nigeria y Brasil.
  • Es interesante ver en qué dispositivos se usa Opera Mini dependiendo del país. En Indonesia, India o Nigeria, los diez dispositivos más usados son de Nokia (que nadie entierre a Nokia antes de tiempo: el mercado de los smartphones no será suyo, pero siguen siendo los reyes en unidades vendidas). En Brasil manda el Sony Ericsson W800, y en muchas listas aparecen Samsungs y LGs. Eso sí, allí donde se venden iPhones, estos mandan: es el dispositivo número uno en Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Italia, Francia, la República Checa, Holanda y España (y el sexto en Brasil, el quinto en Polonia y Eslovaquia y el tercero en Rumanía). Que quiere decir, de regalo, que aceptar otros navegadores en la App Store de Apple sí tenía un cierto sentido (aunque, aún sin saber los números exactos, es fácil suponer que el uso de Opera en el iPhone es muyminoritario).
  • Por lo que respecta a España, el crecimiento en páginas vistas desde el año anterior es del 205%, y del 58% en usuarios únicos: por tanto, se dobla el consumo en páginas vistas por usuario, hasta llegar a 200 páginas por usuario y mes, con un peso medio por página (después de la compresión que hace Opera) de 27 KBs. Las páginas más vistas (en usuarios únicos) son: Google, Facebook, Marca, Youtube, El Mundo, Tuenti, live.com, my.opera.com, Wikipedia (míranos qué cultos) y ElPaís.com.

El Opera Web Standards Curriculum, en español y catalán

Como sucede de vez en cuando, voy a juntar trabajo y blog en una entrada. Y es que parte de mi trabajo durante los últimos meses ha sido encargar y revisar la traducción, edición web y publicación del Opera Web Standards Curriculum, que desde hace unos días se encuentra disponible tanto en castellano como en catalán:

El Opera Web Standards Curriculum es una gran obra (por su calidad y su tamaño) para introducirse en el mundo del diseño y desarrollo web con estándares. Hace unos nueve meses ya (como un parto, oiga) comenzamos a buscar alternativas para la asignatura de Lenguajes y estándares web del grado de Multimedia de la UOC y el Curriculum, con su licencia Creative Commons, nos pareció una gran forma de dar a nuestros estudiantes un recurso de aprendizaje de calidad notable y, a la vez, contribuir a la comunidad en general con un recurso abierto.

“Sólo” tenemos los primeros 38 artículos y la cosa aún no está completamente acabada (¿qué lo está, en la web?). Para cualquier error que detectéis, tenéis los comentarios de esta entrada, mientras habilitamos un mecanismo mejor (sabemos, de momento, por ejemplo, que la navegación presenta algún problemilla en navegadores ‘webkit’ y que, precisamente con Opera :-S, el CSS para los <code> es más bien enorme…).

En unas semanas espero tener publicado en Mosaic algo un poco más extenso sobre el tema en un par de semanas pero, de momento, sirva esta entrada como anuncio no oficial. Espero que os sea de utilidad :-).

Opera Web Standards Curriculum

Supporting the Opera Web Standards Curriculum: Learn to build a better Web with Opera

Recurso de obligado añadido a los favoritos del navegador: Opera Web Standards Curriculum, un curso que de momento tiene 23 artículos (hay unos 30 más “en cola”) sobre desarrollo web con estándares, incluyendo HTML, CSS, teoría y principios de diseño y los fundamentos de JavaScript. Teniendo en cuenta que acaba de salir, obviamente apenas le he echado una ojeada, pero parece muy interesante. ¿Alguien se apunta a traducir? ;-)

Navega anónimo y seguro con OperaTor

Por si a alguien le interesa navegar de manera anónima y sin dejar rastro en cualquier ordenador que visite, una buena solución puede ser OperaTor, una combinación de Opera 9.5 (preparada para correr sin instalación previa, y por lo tanto apta para ejecutarse desde un ‘pendrive’) con Tor (una red que protege tu tráfico mareándolo por toda la web (con el efecto secundario de hacer que la navegación sea considerablemente más lenta)) y Privoxy, un proxy sin caché que mejora la privacidad, entre otras cosillas…