Los grandes éxitos no existen

Excelente experimento el que se han marcado con What’s happened in the last hour? en last.fm:

Captura de pantalla que muestra las canciones más reproducidas en la última hora en last.fm. Más de un millón cuatrocientas mil canciones en total. El 'top fifteen' va de las 877 reproducciones de la más reproducida (Radioactive de Imagine Dragons) a las 404 de la número 15 (Retrograde de James Blake)
Ojo a los números…

Primero, porque demuestra la barbaridad de información que gestiona last: 400 scrobbles por segundo, que representarían (con unos conservadores 3 minutos por canción como estimación) 8 años y cuarto de música escuchados por los usuarios de last conectados en una hora. Ahí es nada. Y poner toda esa información a libre disposición pública es (last pertenece a la CBS) digno de elogio, como mínimo.

Segundo, porque deja bien claro que de música no tengo ni idea… ¿Imagine Dragons? (Tienen disco nuevo, parece.) ¿¡U-KISS!? (En mi descargo, el k-pop nunca fue lo mío.)

Pero, sobre todo, porque desmonta el mito de que los grandes éxitos planetarios existen: las dos canciones que acumulan Imagine Dragons representan un 0.094% de las canciones que hemos oído los usuarios de last en la última hora. Todo el ‘top 15’ junto representa un patético 0.61%… Aparta, long tail, que ha llegado last… (por cierto, que la lista la lidere el k-pop teniendo en cuenta que la captura se hizo cuando en Corea había pasado la media noche hacía un buen rato dice lo suyo, sobre el k-pop, sobre la audiencia de last y sobre el mundo en general…)

En cualquier caso, por favor, dejemos de creernos los Grammys, las listas de Billboard y demás presuntas listas de éxitos. Los grandes éxitos, de verdad, no existen. Al menos en cuanto a canciones, eso sí, porque la lista de bandas cuenta una historia ligeramente diferente:

Del 1 al 20, Nirvana, 5601 reproducciones; Radiohead, 4745; Lana Del Rey, 4536; Muse, 4238; Rihanna, 4088; SHINee, 3916; Foals, 3907; Mumford & Sons, 3886; The Beatles, 3878; Coldplay, 3660; Linkin Park, 3635; Pink Floyd, 3539; Imagine Dragons, 3466; The Black Keys, 3441; The xx, 3436; Arctic Monkeys, 3212; Metallica, 3087; Red Hot Chili Peppers, 2997; Florence + The Machine, 2756; The Strokes, 2603
Esta captura, además, era, un rato más tarde, sobre alguna canción menos…

Diferente, pero no tan diferente: Nirvana, con docenas de canciones, viene a suponer el 0.4% de la lista. Más impresionante es lo de Lana del Rey, compitiendo con gigantes (quizá sería mejor comenzar a entrecomillar, «gigantes») con una carrera bien corta a sus espaldas, la verdad…

Ahora falta que alguien visualice veinticuatro de last…

Hackers de bien

Estos días Antonio ‘Error 500’ Ortiz se ha marcado un par de entradas en el blog que me han llamado poderosamente la atención… por un lado El valor de Change.org y de la cultura de la adscripción y, por otro, Derechos civiles, intelectuales y “geeks” (no os perdáis el origen, Geeks are the New Guardians of Our Civil Liberties), que están íntimamente relacionadas entre sí (y si alguien no seguía Error 500, también puede aprovechar para repasar Aaron Swartz, in memoriam, bastante en la línea).

El tema lleva, casi automáticamente, a pensar en un puñado de proyectos que han visto la luz en los últimos tiempos, como España en llamas, Fixmedia.org o tuderechoasaber.es, por citar los tres que más han sonado en mi entorno (por cierto, todoos ellos salidos de esa fantástica fábrica de proyectos que es GOTEO, de la que hemos hablado recientemente en Mosaic, por aquello de tirar aún más de serendipia). Además, los dos últimos manifiestan características prodemocracia que me llevan al siguiente punto…

En unos días marcados por iniciativas legislativas populares y los problemas de nuestros partidos políticos mayoritarios con entender la democracia y lo que esta significa, los problemas de legitimidad con que carga Change.org últimamente me retrotraen a una iniciativa de la que me hice eco por aquí hace cosa de dos años y medio y que podría haber significado el paso adelante que Change no ha querido, sabido o podido dar hasta el momento: Usa tu DNI electrónico: recogida de firmas con e-ilp.org (que también recogieron en su momento Antonio en Recogida de firmas en internet con DNI electrónico e Ismael Peña en Firma online contra el Canon (este último en SociedadRed, otro recurso imprescindible sobre estas materias, que echa humo estos días)). A día de hoy www.e-ilp.org (un proyecto del grupo de investigación CCSG de la UAB con el soporte del Plan Avanza del Ministerio de Industria), languidece un poco (un mal endémico y casi inevitable entre los proyectos que nacen en las universidades cuando se seca el pozo del dinero público :-S), hasta el punto que os hará saltar una advertencia de seguridad porque el certificado de seguridad, mucho me temo, debe haber caducado. Aún así, el proyecto, afortunadamente, sobrevive como Recsig en SouceForge (una de las grandes virtudes del código abierto es que facilita que el código sobreviva al proyecto que le hizo nacer).

Y de ahí saltamos a otra iniciativa genial, hackforgood.net/barcelona, que se celebrará en el Campus Nord de la UPC los próximos 1, 2 y 3 de marzo. Ojalá se pudiese recuperar, mejorar y ampliar Recsig en ese marco. Pero, aunque no se consiga, es otro escenario en que dar unos cuantos pasos más adelante para demostrar que la comunidad hacker es una de las mejores vías con que contamos para salir de una situación que se me antoja cada vez más insostenible si no cambiamos de rumbo urgentemente.

Por qué Google no nos está volviendo estúpidos… ni inteligentes

Le robo el título (y la inmensa mayoría del contenido de esta entrada) a Chad Wellmon, un estudioso de la Ilustración de la Universidad de Virginia, que publicaba hace unos meses Why Google Isn’t Making Us Stupid… or Smart en The Hedgehog Review, uno de los journals de su universidad, dándole un poco de necesaria caña a tecnodistópicos como Nicholas Carr y su popular (y ya casi un clásico, que es de 2008) artículo Is Google Making Us Stupid? que, si bien contiene puntos interesantes, no aguanta el análisis de un académico serio ni el primer asalto del combate.

Siempre me han fascinado las falacias de tecnoutópicos y tecnodistópicos, los unos siempre a punto de olvidar, por ejemplo, la historia y los puntos negativos de lo que tenemos actualmente, y los otros dispuestos a olvidar la historia (sí, también) y los puntos positivos… Como el artículo, para ser de una revista académica, es bastante interesante, os recomiendo encarecidamente su lectura en su versión original (también tenéis el texto subrayado por mí, si queréis, cortesía de Diigo). Una vez acabado de leer, y viendo que el subrayado tenía una cierta coherencia, me he animado a traducirlo para los que seáis más bien alérgicos a la lengua de Shakespeare. Son tres mil y pico palabras (aseguro que el original es bastante más largo), pero su lectura no debería ser demasiado pesada y, os lo aseguro, contiene unas cuantas joyitas de valor :-).

[…]

Para entender cómo nuestras vidas están ya profundamente formadas por la tecnología, debemos tener en cuenta la información no sólo en términos abstractos de terabytes y zettabytes, sino también en términos más culturales. ¿Cómo las tecnologías a las que han dado forma los seres humanos para interactuar con el mundo acaban, a su vez, dándonos forma a nosotros? ¿Qué nos hacen estas tecnologías, que son de nuestra propia creación y elementos irreductibles de nuestro propio ser? La tarea analítica yace en identificar y adoptar formas de acción humana particulares de nuestra era digital, sin reducir la tecnología a una mera extensión mecánica de lo humano, a una mera herramienta. En pocas palabras, preguntar si Google nos hace estúpidos, como algunos críticos culturales han hecho recientemente, es la pregunta equivocada. Asume distinciones entre los seres humanos y la tecnología que ya no son, si es que alguna vez lo fueron, sostenibles.

Dos narrativas

[…] Por un lado, hay quienes afirman que los esfuerzos de digitalización de Google, el poder de las redes sociales de Facebook y la era del big data en general están finalmente haciendo realidad el viejo sueño de unificar todo el conocimiento. […] Estas afirmaciones utópicas se relacionan con visiones similares sobre un futuro transhumanista en el que la tecnología superará los que fueron los límites históricos de la humanidad: físicos, intelectuales y psicológicos. El sueño es de una era posthumana.

Por otro lado, observadores menos optimistas interpretan la llegada de la digitalización y del big data como augurios de una edad de la sobrecarga informacional. […] A muchos les preocupa que los hipervínculos de la web que nos lanzan de una página a otra, los blogs que reducen largos artículos a una más consumible línea o dos y los tweets que condensan pensamientos a 140 caracteres han creado una cultura de la distracción. Las mismas tecnologías que nos ayudan a gestionar toda esta información socavan nuestra capacidad para leer con ninguna profundidad o cuidado. […] Como dice Nicholas Carr, «lo que la Red parece estar haciendo es minar mi capacidad de concentración y contemplación. Mi mente espera ahora absorber información tal y como la Red la distribuye: en un rapidísimo flujo de partículas en movimiento». […] Para Carr y muchos otros como él, el verdadero conocimiento es profundo y su profundidad es proporcional a la intensidad de nuestra atención. En nuestro mundo digital que alienta la cantidad sobre la calidad, Google nos está volviendo estúpidos.

[…] Ambas narrativas, sin embargo, cometen dos errores básicos.

En primer lugar, imaginan que nuestra era de la información no tiene precedentes, pero las explosiones de la información y las declaraciones utópicas y apocalípticas que las acompañan son una vieja preocupación. La aparición de toda nueva tecnología de la información trae consigo nuevos métodos y modos de almacenar y transmitir cada vez más información, y estas tecnologías afectan profundamente la forma en que los humanos interactúamos con el mundo. […]

En segundo lugar, ambas narrativas cometen un error conceptual fundamental al aislar los efectos causales de la tecnología. Las tecnologías, sea el libro impreso, sea Google, no nos hacen ilimitadamente libres o ni incansablemente estúpidos. […] Las afirmaciones simples respecto a los efectos de la tecnología ocultan supuestos básicos, para bien o para mal, sobre la tecnología como causa independiente que eclipsa el resto de causas. Asumen que los efectos de la tecnología puede ser fácilmente aislados y abstraídos de su contexto social e histórico.

[…]

En este sentido, la tecnología no es ni un diluvio abstracto de datos ni un simple apéndice mecánico subordinado a las intenciones humanas, sino la manera misma en que el ser humano participa en el mundo. Celebrar la Web, o cualquier otra tecnología, como inherentemente edificante o embrutecedora es ignorar su dimensión más humana. […] Del mismo modo, sugerir que Google nos está volviendo estúpidos es ignorar el hecho histórico de que con el tiempo las tecnologías han tenido un efecto en nuestra forma de pensar, pero de maneras mucho más complejos y en absoluto reducible a afirmaciones simples.

[…] Las tecnologías digitales hacen la Web accesible haciéndola parecer mucho más pequeña y manejable de lo que imaginamos que es. La Web no existe. En este sentido, la historia de la sobrecarga informacional es instructiva menos por lo que nos enseña acerca de la cantidad de información que por lo qie nos enseña acerca de cómo las tecnologías que diseñamos para interactuar con el mundo nos dan forma a nosotros a su vez. […]

[…] Carr y otros críticos de las formas con que interactúamos con nuestras tecnologías digitales tienen buenas razones para estar preocupados, pero, como espero demostrar, por razones bastante diferentes de las que podrían pensar. La cuestión central no se refiere a modos particulares de acomodar las nuevas tecnologías, sino a nuestra propia concepción de la relación entre el ser humano y la tecnología.

Demasiados libros

Como la historiadora Ann Blair ha demostrado recientemente, nuestras preocupaciones contemporáneas sobre la sobrecarga informacional resuenan con las reclamaciones históricas sobre «demasiados libros.» […] Eclesiastés 12:12, «De hacer libros no hay fin» […] Séneca, «la abundancia de libros es una distracción» […] Leibniz, la «horrible masa de libros sigue creciendo». […]

Las quejas sobre exceso de libros experimentaron una mayor urgencia en el transcurso del siglo XVIII, cuando explotó el mercado del libro, especialmente en Inglaterra, Francia y Alemania. Mientras que hoy en día nos imaginamos a nosotros mismos engullidos por una avalancha de datos digitales, a finales del siglo XVIII los lectores alemanes, por ejemplo, se imaginaban infestados por una plaga de libros [Bücherseuche]. […]

[…] En 1702 el jurista y filósofo Christian Thomasius expuso algunas de las preocupaciones normativas que ganarían tracción a lo largo del siglo. Describió la escritura y el negocio de los libros como una especie de enfermedad epidémica que ha afligido Europa durante mucho tiempo, y es más apropiada para llenar los almacenes de los libreros que las bibliotecas de los eruditos. Cualquiera podría entender que esto es resultado del deseo de escribir libros que aflige a las personas actualmente. Hasta ahora nadie sino los sabios, o al menos los que deben ser considerados así, se entrometía con este tema, pero hoy en día no hay nada más común, se extiende a través de todas las profesiones, de modo que ahora casi hasta los zapateros remendones, y las mujeres que apenas pueden leer, tienen la ambición de ser impresos, y puede que los veamos llevando sus libros de puerta en puerta, como un vendedor ambulante hace con sus cajas de peines, pasadores y cordones.

El surgimiento de un mercado de libros impresos rebajó el listón de entrada para los autores y poco a poco comenzó a hacer los filtros y las limitaciones tradicionales de la producción de libros cada vez más inadecuados. La percepción de un exceso de libros fue motivada por un supuesto más básico acerca de quién debería o no escribirlos.

[…] En su escrito de 1975, Llamada a mi Nación: Sobre la Plaga de Libros Alemanes, el librero y editor alemán Johann Georg Heinzmann lamentaba que ningún país ha impreso tanto como los alemanes. Para Heinzmann, los lectores alemanes de finales del siglo XVIII sufrían bajo un «reinado de los libros» en el que eran peones involuntarios de ideas que no eran las suyas. Dando a esta ansiedad cultural un marco filosófico, y ganando a Carr por más de dos siglos, Immanuel Kant se quejaba de que tal superabundancia de libros animaba a la gente a «leer mucho» y «superficialmente». La lectura extensiva no sólo fomentaba malos hábitos de lectura, sino que también causaba una condición patológica más general, la Belesenheit [la calidad de ser muy leído], ya que exponía a los lectores a un gran «desperdicio» [Verderb] de los libros. Cultivaba el pensamiento acrítico.

[…]

De manera no tan diferente a los lectores contemporáneos con sus herramientas digitales, los lectores alemanes del siglo XVIII tenían una gama de tecnologías y métodos a su disposición para hacer frente a la proliferación de libros —diccionarios, bibliografías, revistas, tomar notas, enciclopedias, anotaciones en los márgenes, «commonplace books«, notas al pie. Estas tecnologías hicieron las cantidades crecientes de impresión más manejables ayudando a los lectores a seleccionar, resumir y organizar un almacén cada vez mayor de información. La enorme gama de tecnologías demuestra que los seres humanos suelen tratar la sobrecarga informacional a través de soluciones creativas y a veces sorprendentes que desdibujan la línea entre los humanos y la tecnología.

[…] Una tecnología de búsqueda relacionada, la concordancia bíblica —las primeras se remontan a 1247— indexaba cada palabra de la Biblia y facilitaba su uso más amplio en los sermones y, después de sus traducciones a la lengua vernácula, a un público aún más amplio. Del mismo modo, los índices se hicieron cada vez más populares y grandes argumentos de venta de textos impresos en el siglo XVI.

[…] Para principios del siglo XVIII había incluso una ciencia dedicada a la organización y la contabilidad de todas estas tecnologías y libros: la historia literaria. […]

[…]

Mientras muchos lectores abrumados daban la bienvenida a estas técnicas y tecnologías, algunos, sobre todo a finales del siglo XVIII, comenzaron a quejarse de que conducían a una forma de conocimiento derivativa, de segunda mano. […] J.G. Herder, se mofaba de los franceses por sus intentos de hacer frente a tal proliferación de libros con enciclopedias: Ahora se crean enciclopedias, hasta Diderot y D’Alembert se han rebajado a ello. Y ese libro que es un triunfo para los franceses es para nosotros la primera señal de su decadencia. No tienen nada que escribir y, por tanto, crean abregés, vocabularios, esprits, enciclopedias— las obras originales desaparecen.

Haciéndose eco de las preocupaciones contemporáneas acerca de cómo nuestra dependencia de Google y la Wikipedia podrían llevar a formas superficiales de conocimiento, Herder se preocupaba de que estas tecnologías reducían el conocimiento a unidades discretas de información. […]

A mediados del siglo XVIII la palabra «erudito» —utilizada anteriormente para describir de forma positiva a una persona educada— se convirtió en sinónimo de diletante, alguien que simplemente ojeaba, agregaba y acumulaba montones de información, pero que nunca aprendía mucho de ello. En suma, enciclopedias y similares habían reducido el proyecto de la Ilustración, afirmaban los críticos, a mera gestión de la información. Estaba en juego la definición de «verdadero» conocimiento. […]

Como sugiere esta breve historia de tecnologías de la información de la Ilustración, afirmar que una tecnología en particular tiene un efecto único, ya sea positivo o negativo, es reducir a la vez histórica y conceptualmente el complejo nexo causal dentro del que los seres humanos y las tecnologías interactúan y se dan forma mutuamente. Loss reciente y generalmente bien recibidos argumentos de Carr preguntándose si Google nos vuelve estúpidos, por ejemplo, se basan en un paralelo histórico que se dibuja con la era de la impresión. Afirma que la invención de la imprenta causó una forma de lectura más intensa y, por extrapolación, la imprenta causó una forma más reflexiva de pensamiento —las palabras sobre la página centraban al lector.

Históricamente hablando, esto es tecnodeterminismo hiperbólico. Carr supone que las tecnologías simplemente «determinan nuestra situación», independientemente de los seres humanos, mientras que esas mismas tecnologías, métodos y medios de comunicación emergen de situaciones históricas particulares con su propio complejo de factores. […]

Argumentos como los de Carr […] también tienden a ignorar el hecho de que, históricamente, la imprenta facilitó una serie de hábitos y estilos de lectura. Francis Bacon, propenso a condenar los libros impresos, hablaba de al menos tres formas de leer libros: «Algunos libros son para ser probados, otros para ser engullidos, y algunos pocos para ser masticados y digeridos.» Como bastantes académicos han demostrado últimamente, diferentes formas de lectura coexistieron en la era de la imprenta. […] Incluso la forma de lectura intensiva considerada hoy una práctica moribunda, la lectura de novelas, fue ridiculizada a menudo en el siglo XVIII como un debilitamiento de la memoria que conduce a la «distracción habitual», como afirmó Kant. Se consideraba especialmente peligroso para las mujeres que, según Kant, ya eran propensas a formas inferiores de pensamiento. […]

[…] Tales reducciones omiten el hecho de que Google y la tecnología de la imprenta no operan independientemente de los humanos que los diseñan, interactúan con ellos y constantemente los modifican, al igual que los seres humanos no existen independientemente de las tecnologías. Al centrarse en la capacidad de la tecnología para determinar el ser humano (insistiendo en que Google nos vuelve estúpidos, que la impresión nos convierte en lectores más profundos), corremos el riesgo de perder de vista cuán profundamente nuestra propia agencia está envuelta de tecnología. […] Enfatizar un vínculo causal simple y directo entre la tecnología y una forma particular de pensar es aislar la tecnología de las formas de vida con que está ligada.

[…]

La nota al pie: de Kant a Google

Hoy en día las herramientas más comunes para organizar el conocimiento son algoritmos y estructuras de datos. A menudo imaginamos que no tienen precedente. Pero los motores de búsqueda de Google se aprovechan de una tecnología bastante antigua: la cosa más académica y aparentemente inútil, la nota al pie. […] Resulta que [los] enlaces digitales tienen un antecedente revelador histórico y conceptual en la nota al pie de la Ilustración.

El moderno hipervínculo y la nota al pie de la Ilustración comparten una lógica que se basa en suposiciones acerca de la naturaleza basada en texto del conocimiento. Ambos asumen que los documentos, los textos impresos del siglo XVIII o los digitalizados del siglo XXI, son la base del conocimiento. […]

[…] La lógica citacional de la Ilustración es fundamentalmente autorreferencial y recursiva —es decir, los criterios de juicio vienen siempre dados por el propio sistema de textos y no algo externo, como autoridad divina o eclesiástica. El valor y la autoridad de un texto se establecen por el hecho de que otros textos apuntan a él. Cuantas más notas al pie apuntan a un texto en particular, este adquiere mayor autoridad por el hecho de que otros textos le apuntan.

[…]

[…] La autoridad, relevancia y valor de un texto se sostenían —tanto conceptual como visualmente— por una serie de notas que apuntaban a otros textos. Como nuestros hipervínculos contemporáneos, estas citas interrumpían el flujo de la lectura —a menudo marcadas con un gran asterisco o un «consulte la página 516.» Tal vez más importante, sin embargo, es que todas estas notas al pie y citas no apuntaban a un único texto inspirado divinamente o autorizado, sino a una red mucho más amplia de textos. Las notas al pie y citas eran las fibras que conectaban y coordinaban una gran cantidad de textos impresos. […]

La Lógica Citacional de Google

Los fundadores de Google, Larry Page y Sergey Brin, modelaron su revolucionario motor de búsqueda en la lógica citacional de la nota al pie y por lo tanto traspusieron muchos de sus supuestos sobre el conocimiento y la tecnología a un medio digital. Google «organiza la información del mundo,» como dice su lema, modelando la estructura de hipervínculos inherente a la web basada en documentos. […]

Page y Brin partieron de la idea de que la web «se basaba libremente en la premisa de la citación y anotación —al fin y al cabo, ¿qué es un enlace, sino una citación, y qué es el texto que describe ese vínculo, sino una nota?» El propio Page veía esta lógica citacional como la clave para modelar la estructura propia de la Web. La cita académica moderna es simplemente la práctica de señalar el trabajo de los demás, de forma muy similar a la nota al pie. […]

[…]

El Yo Algorítmico

[…] Al resaltar las analogías entre Google y la cultura de la imprenta de la Ilustración he tratado de resistirme al alarmismo y la visión utópica que tienden a enmarcar las discusiones actuales sobre la cultura digital, en primer lugar por poner en un marco histórico estas preocupaciones y, en segundo, demostrando que la tecnología debe ser entendida en conexión profundida y corpórea con lo humano. Considerada en estos términos, la cuestión de si Google nos está volviendo estúpidos o inteligentes podría dar paso a preguntas más complejas y productivas. […]

[…] Cada vez que hacemos clic, escribimos un término de búsqueda o actualizamos nuestro estado en Facebook, la red cambia un poco. «Puede que Google no nos esté volviendo estúpidos, pero nosotros lo estamos volviendo (y a Facebook) más inteligente», porque toda la información con que alimentamos a ambos cada día. […]

Pensando más en términos de una ecología o medio ambiente digital y menos en una dicotomía de ser humano versus tecnología, podemos entender la Web, como James Hendler, Tim Berners-Lee y colegas han dicho recientemente, no sólo como una máquina aislada «para ser diseñada para mejorar su rendimiento «, sino como un «fenómeno con el que nos relacionamos». Escriben «en la escala micro, la Web es una infraestructura de lenguajes y protocolos artificiales; es una obra de ingeniería. Sin embargo, es la interacción de los seres humanos que crean, enlazan y consumen información la que genera el comportamiento de la Web como propiedades emergentes en la escala macro».

[…]

Por otro lado, los seres humanos individuales son agentes centrales en las operaciones de Google porque crean hipervínculos. Columnistas como Paul Krugman y Peggy Noonan toman decisiones sobre qué enlazar o no en sus columnas. Del mismo modo, a medida que hacemos clic de un enlace a otro (o elegimos no hacer clic), también decidimos y juzgamos sobre el valor de un enlace, y por tanto del documento que lo hospeda.

Como los algoritmos aumentan la escala de las operaciones procesando millones de enlaces, sin embargo, ocultan este elemento más humano de la Web. Todas esas decisiones de enlazar desde una página particular a la siguiente, de hacer clic de un enlace a otro implica no sólo un algoritmo alimentado por enlaces, sino por cientos de millones de seres humanos que interactúan con Google cada minuto. Estas son las interacciones humanas que tienen un impacto en la Web en el nivel macro, y quedan ocultas por las promesas de la caja de búsqueda de Google.

Sólo en este nivel macro de análisis podemos entender el hecho de que los algoritmos de búsqueda de Google no funcionan en una absoluta pureza mecánica, libre de interferencia externa. Sólo si entendemos la web y nuestras tecnologías de búsqueda y filtrado como elementos de una ecología digital podemos dar sentido a las propiedades emergentes de las complejas interacciones entre humanos y tecnología: engañar al sistema de Google a través de estrategias de optimización de búsqueda, las decisiones de empleados de Google (no algoritmos) de censurar ciertas páginas web y dar privilegios a otras (¿nunca han notado el predominio relativamente reciente de las páginas de Wikipedia en las búsquedas de Google?). La Web no es sólo una tecnología, sino una ecología de interacción hombre-tecnología. Es una cultura dinámica con sus propias normas y prácticas.

Las nuevas tecnologías, ya sea la enciclopedia impresa o la Wikipedia, no son máquinas abstractas que nos vuelven estúpidos o inteligentes por sí mismas. Como hemos visto con las tecnologías de lectura de la Ilustración, el conocimiento surge de complejos procesos de selección, distinción y juicio: de las interacciones irreducibles de los seres humanos y la tecnología. Debemos resistirnos a la falsa promesa que la caja vacía debajo del logotipo de Google ha venido a representar, sea esta acceso inmediato al conocimiento puro o una vida de distracción e información superficial. Se trata de un ardid. El conocimiento es difícil de ganar, diseñado, creado y organizado por los seres humanos y sus tecnologías. Los algoritmos de búsqueda de Google son sólo la más reciente de una larga historia de tecnologías que los seres humanos han desarrollado para organizar, evaluar y participar en su mundo.

Una de libros electrónicos y precios…

Interrumpo mi silencio bloguero (anda uno corto de ideas estos días) para recuperar algunas cosas que han salido de un tuit de ayer por la noche… Este tuit:

Los libros motivo del tuit salen directamente de la lista de recomendaciones que me hace Amazon.es en función de lo que ya he comprado (me da que soy un bicho raro: yo compro libros digitales):

El catálogo de Amazon me recomienda el libro "Las ventajas del deseo: Cómo sacar partido de la irracionalidad en nuestras relaciones personales y laborales", de Dan Ariely, por €13,29 en castellano y por €4,48 en inglés
Adivinad cuál de los dos va a caer…

Al cabo de un rato me retuiteaba @antonello y sus once mil followers (y lo goloso del tema, quiero pensar) han hecho que el tuit ande por encima de los 500 600 retuits (mis tuits normalmente acumulan entre uno y cero retuits…) y un buen puñado de menciones y respuestas. Algunos de ellos son lo suficientemente interesantes como para dejarlos aquí y que no se los lleve Twitter el viento…

La editorial española (Ariel) está usando el mismo canal de distribución que la anglosajona… Es probable que el régimen fiscal que afecte a Ariel sea muy diferente que el de la editorial anglosajona, pero estamos hablando de un ‘premium’ del 196%… (y sí, hay que tener otros criterios en cuenta, desde luego, como que la tirada en castellano será mucho más limitada que la inglesa o que el libro es algo más novedad en castellano que en inglés, pero, aún así… ¿un 196% más caro?).

No es el caso de Dan Ariely, cuya nómina en Duke, por un lado, no debe ser nada despreciable y que, por otro, después del exitazo de su anterior libro, se debe haber llevado un adelanto por este de seis cifras… Aún así, sí, es interesante pensar cómo se reparten el pastel editoriales y autores (y el resto de implicados en el proceso), pero es un análisis para el que carecemos de datos (y, además, me parece lícito que Ariel ‘subvencione’ con un ‘best seller’ casi garantizado un buen montón de libros con los que seguramente pierden dinero, que una editorial seria no es exactamente el mejor de los negocios). Aún así… ¿un 196% más caro?

Otra de las que duelen: el curro del traductor (en este caso, traductora: Elisenda Julibert González, y hay que apuntar un tanto a favor de la editorial Ariel por hacerla constar en los títulos) tampoco es lo que encarece el libro hasta estos extremos (aún suponiendo y deseando que la compensación de Julibert González haya sido la adecuada).

Primero, reconocer que iniciativas como las de B de Books nos hacen ver que la industria editorial española se da cuenta de que hay que experimentar y buscar dónde están los precios que hacen que el libro sea un negocio. Apunta Marta en otro tuit que, aún así, también se descargan sin pagar copias de su libro. Desafortunadamente, sí, siempre va a haber quien se descargue el libro sin pagar un duro por él, independientemente del precio. No se trata de acabar del todo con ello (más que nada, porque es imposible), sino de llevar a la inmensa mayoría a un modelo en que autores y editores se lleven su justa compensación. Y B de Books, insisto, es un paso enorme en esa dirección que merece el aplauso de todos.

No hay mal que por bien no venga :-).

Para nada simple. En absoluto. Si no, nos habríamos metido todos en el negocio editorial. Y no es el caso. Nacho también apunta que hay que pagar al traductor. Pero, insisto, el coste de traducción no es el núcleo del problema y la adquisición de los derechos de la obra, en primer lugar, tiene en cuenta la tirada esperada del libro (si no, Ariel se habría hundido hace ya mucho tiempo) y, en segundo, es muy inferior a lo que habrá cobrado en este caso el autor por los derechos de explotación en lengua inglesa.

En fin. Esta entrada no tendrá el enorme eco del tuit, pero aún así me parecía interesante dejarla aquí guardada con algunos de los apuntes surgidos que me han parecido más interesantes. Antes de cerrar querría provechar para dejar claro que Ariel, en particular, es una de esas editoriales que vienen trabajando desde hace mucho en difundir conocimiento y que su tarea me parece encomiable: que no comparta su política de precios no quiere decir que no me parezca una buenísima editorial.

Steve Albini, sobre la «piratería»

Steve Albini es uno de los personajes míticos e indescriptibles del mundo de la música. Entre sus créditos se encuentra haber trabajado como ingeniero en discos de los Pixies, las Breeders, Boss Hog, Urge Overkill, Jon Spencer Blues Explosion, Fugazi, Nirvana, Mogwai, Godspeed You! Black Emperor o Jarvis Cocker (entre muchos otros). Es todo un espectáculo verlo con su banda actual, Shellac, y hace unos días hizo un «ask me anything» (una especie de «entrevista crowdsourced») en Reddit en la que, entre otras muchas cosas, le preguntaban, cómo no, por la piratería. Su opinión me interesa especialmente porque se trata de un tipo que se gana la vida principalmente haciendo discos:

Rechazo el término «piratería». Es gente que escucha música y la comparte con otras personas, y es bueno para los músicos, ya que amplía la audiencia para la música. A la industria discográfica no le gusta el intercambio de música , porque lo ven como una pérdida de ventas, pero eso es una tontería. Las ventas han disminuido porque los discos físicos ya no son el medio de distribución para la música pop que atrae a las masas, y esperar que las personas traten archivos informáticos como objetos físicos a inventariar y comprar de forma individual es absurdo.

La tendencia a la baja en las ventas ha afectado el negocio de la grabación, obviamente, pero no para nosotros particularmente, porque nunca buscamos nuestra clientela en la industria discográfica convencional. Las bandas siempre van a querer grabarse y siempre habrá un mercado de discos bien hechos entre los amantes serios de la música. Señalaré el éxito de la etiqueta de Chicago Numero Group como ejemplo.

Nunca más volverá a haber una industria de la grabación para mercados masivos, y a mí me está bien, porque esa industria no trabaja para el beneficio de los músicos o el público, las únicas clases de gente que me importan.

La distribución gratuita de la música ha creado un enorme crecimiento en la audiencia para la música en vivo, que es donde la mayoría de las bandas pasan la mayor parte de su tiempo y energía, de todos modos. Los precios de las entradas han aumentado hasta el punto de que incluso bandas itinerantes a nivel de club pueden llegar a ingresos de clase media, si no pierden la cabeza, y toda banda tiene ahora acceso a una audiencia en todo el mundo sin coste de adquisición. Y eso es fantástico.

Además, los lugares mal atendidos por el negocio de la música de la vieja escuela (las ciudades pequeñas o aisladas, el tercer mundo y los países de habla no inglesa) ahora tienen acceso a todo en vez de a una pequeña muestra controlada por la retrógrada industria local. Cuando mi banda recorrió Europa del Este hace un par de años llenamos a pesar de no haber vendido, literalmente, ningún disco en la mayoría de esos países. Gracias internets.

Por cierto, que hace unos días Isma me pasaba otra referencia muy interesante y con un punto de vista muchísimo más negativo (pero bien informado), sobre el tema, Meet The New Boss, Worse Than The Old Boss?, que también debe leerse con atención como parte del debate sobre el tema (David Lowery, su autor, tiene un currículo nada despreciable, después de haber fundado Camper Van Beethoven y Cracker y haberse interesado por la industria desde bastantes puntos).